Jules y Jim. François Truffaut








Ficha técnica:

Título original: Jules et Jim
País: Francia.
Año: 1961.
Duración:  107 minutos.
Dirección: François Truffaut.
Guión:  François Truffaut y Jean Gruault, basado en la novela de Henri-Pierre Roché.
Dirección de Fotografía:  Raoul Coutard  (B & W)
Música original : George Delerue.
Edición: Claudine Bouché.
Diseño de producción: Fred Capel.
Les Films du Carrosse/ Sédif Productions.
Distribución de video: DeAPlaneta

Intérpretes:

Jeanne Mreau: Catherine,
Oskar Werner: Jules,
Henri Serre: Jim,
Vanna Urbino: Gilberte,
Boris Bassiak: Albert,
Anny Nelsen: Lucie,
Marie Dubois: Therese,
Sabine Haudepin: La pequeña Sabine,
Michel Subor: Narrador.




Sinopsis:

Tercer largometraje de François Truffaut que lleva a la práctica un deseo que tenía desde mucho tiempo antes de hacer cine: adaptar "Jules et Jim", primera novela de un desconocido de 74 años llamado Henri-Pierre Roché, un autor sobre el que volvería algunos años después adaptando su segunda novela, "Las dos inglesas y el amor". (materiales adicionales DVD) Ambas obras giran en torno a triángulos amorosos: dos hombres y una mujer en la primera, y dos mujeres y un hombre en la segunda.

Desde que se conocieron en 1912, Jules (Oskar Werner) y Jim (Henri Serre) se convirtieron en dos inseparables amigos que un día se enamoran de la misma mujer, Catherine (Jeanne Moreau). Uno de ellos finalmente se casa con ella. Obra capital del cine francés de los sesenta, un hermoso canto al amor y la pasión.  

Comentario:

 Truffaut realiza una pelicula ubicada en  un periodo histórico entre las dos Guerras Mundiales; en su historia van a coincidir jóvenes de nacionalidades diferentes, que luego se verán enfrentados en la contienda  con el temor de matarse entre ellos en el frente. Hay ingleses, franceses, austriacos, alemanes... La historia gira en torno a una amistad entrañable entre dos hombres, que comparten gustos literarios y aficiones ; en la metadiégesis una mujer se inmiscuye entre ellos y dará lugar a una segunda trama abolutamente misógina. Ambos quedan prendados de ella, porque les recuerda un busto de mujer que los cautivó, impregnados del espíritu de Marcel Proust. En una charla sobre el sentido de las palabras Jules hace caer en la cuenta a su amigo, de que mientras en su lengua, el alemán, guerra, muerte y luna son de género masculino, sol y amor son femeninos. La vida es neutra.

Este personaje, en contra del tópico y de la idiosincrasia de un pueblo que provocó la contienda más cruel que ha conocido la historia, es el más comprensivo y carente de autoridad de los tres. Su generosidad, inocencia y vulnerabilidad deslumbraron a Catherine, su falta de autoridad la desengañó. Tras varios años de matrimonio Jules descubre su verdadera naturaleza, que él idealiza: Catherine sólo revela sus fines alcanzándolos; es una fuerza de la naturaleza que se expresa mediante el cataclismo y que vive rodeada de su transparencia. No es bella ni inteligente, pero es una reina, una verdadera mujer. Entendiendo que ya no lo quiere, le ofrece a Jim que se case con ella, para seguir teniéndola cerca. El amigo acepta, pero de carácter más pragmático que Jules, no soporta los caprichos de Catherine. Llegado el momento del desencanto, ella no quiere entender los argumentos de Jim de que en el amor la pareja no es el ideal y de que han fracasado porque ha intentado, de forma egoista, adaptarlo a ella. Intenta matarlo con una pistola, aunque no lo consigue. Entretanto, la quema de libros en Alemania, presagia acontecimientos muy tristes, especialmente para los amantes de la literatura como Jules y Jim. Una conversación entre ambos sobre una obra de un autor sueco, que no especifican, es muy ilustrativa sobre la misoginia de los intelectuales de que hemos hablado: "En la pareja lo importante es la fidelidad de la mujer, la del hombre es secundaria. Según Baudelaire la mujer es natural y por tanto abominable. Jules remata diciendo en plan irónico que siempre le ha extrañado que dejen entrar a las mujeres a la Iglesia, pues no comprende qué tienen que hablar con Dios. Paradójicamente en su relación sentimental real la infidelidad secundaria será la suya.

 Pasado algún tiempo se encuentran los tres en un cine y van a dar un paseo; Catherine le ofrece a Jim darle una vuelta en el coche, él acepta , lo que aproveha la mujer para despeñar el vehículo desde un puente roto al río.Ambos mueren. La venganza, los peores sentimientos generados por sus deseos contrariados triunfan. Una voz en off recita: " No dejaron nada suyo. Jules tenía a su hija ¿Había Catherine amado la lucha por la lucha ? No, pero había aturdido a Jules hasta hacerle sentir náuseas. ¿Es esto un crimen pasional ? ¿ Es violencia de género ? Truffaut nos muestra una mujer egoísta, que juega con los dos amigos y que se guarda friamente la venganza, sin importarle los sentimientos de quien la había amado de verdad. Jules. Teresa de Lauretis, cree que el concepto de género como diferencia sexual se ha convertido en un límite, en un obstáculo para el pensamiento feminista porque no permite diferencia los distintos tipos de mujeres del concepto de Mujer, sin tener en cuenta otras relaciones como las de clase o las de raza. ¿Es esta mujer, Catherine, acomodada y caprichosa, que acaba matando a su amante, el prototipo de mujer desempoderada, el resto por el que hay que luchar? Hay que decir también que Jim se deja guiar por sus deseos y pasiones y acepta el sacrificio de su amigo, mientras le conviene. ¿Está cuestionando Truffaut los comportamientos y hábitos sociales de una burguesía ilustrada? Esto queda para el debate.

Comentarios