C.R.A.Z.Y.Jean-Marc Vallée












Ficha técnica:

Título original: C.R.A.Z.Y.
País:
Año: 2005.
Duración: 121 minutos.
Dirección: Jean-Marc Vallée.
Guión: Jean-Marc Vallée basado en una idea original de Jean-Marc Vallée y François Boulay.
Casting: Daniel Poisson.
Dirección de Fotografía: Pierre Mignot.
Música: Varios.
Diseño de Vestuario: Ginette Magny
Director artístico:  Patrice Bricault-Vermette.
Montaje:  Paul Jutras.
Diseño de sonido:Martin Pinsonnault e Yvon Benôit.
Diseño efectos especiales: Marc Coté.
Productores: Pierre Even.
Productora delegada: Nicole Hilaréguy.
Co-Productor: Jean-Marc Vallée.
Productores ejecutivos: Jacques  Blain y Richard Speer.
Cirrus Communications y Crazy Films.

Intérpretes:

Michel Coté: Gervais, Baulieu,
Marc-André Grondin: Zhachary Baulieu,, 
Danielle Proulx
Pierre-Luc Brillant
Mariloup Wolfe
Maxime Tremblay
Alex Gravel
Émile Vallée

Sinopsis:

25 de noviembre de 1960. Nace Zachary Beaulieu, cuarto de cinco hermanos. Vive en el seno de una familia muy tranquila de los extrarradios, con una madre afectuosa y un padre huraño, pero orgulloso de sus chicos. Es el principio de una bonita infancia en la que se suceden las navidades y los cumpleaños, las sesiones de lavado de coche al aire libre y las visitas a un merendero con Zac, el favorito de su padre . Así empieza el relato de un niño, y más tarde el de un adolescente que renegará de su naturaleza más profunda para no perder el amor de su padre.


Comentario:

Ha salido no  hace mucho al mercado el DVD-Blu-ray de 'El café de Flore' , 2012, del  realizador y guionista canadiense Jean-Marc Valle, un cineasta que profundiza en los conflictos  internos de sus personajes, cuya resistencia a aceptar la realidad y evitar los conflictos con el exterior, enfrentándose a las personas que más quiere, nos deja siempre francamente impresionados. Esta es la razón por la que queremos volver  y recordar el  homenaje que le hicimos a los pocos días de iniciar este blog, en noviembre de 2010, inspirado en un post del blog Alicia ante el espejo, orientado a la formación de los jóvenes en contenidos transversales relacionados con la igualdad de los hombres, y en contra del sexismo, el racismo, la xenofobia, el edadismo y cualquier otra razón en la que se basan los grupos que  pretenden aislar socialmente a los diferentes.


En su momento nos  pareció honesto dedicar un espacio a los jóvenes marcados por la diferencia, y para tratar este tema elegimos dos  películas  entrañables :  C.R.A.Z.Y. de Jean-Marc Vallée y "Desayuno en Plutón" de Neil Jordan. Vallée construye la historia de un joven nacido en el seno de una familia burguesa, hijo una madre muy religiosa  que se ocupa y preocupa de sus hijos (cinco); Zac llega a este mundo  marcado por el día  de su propio nacimiento,  un 25 de diciembre , fecha muy emblemática para un cristiano, por lo que sus cumpleaños coinciden siempre con el  día en que los niños reciben los regalos de Santa Claus, que para el  conllevan por necesidad un extra.

El padre, de origen francés, es muy vital (adora la música) y amante de sus hijos, de cuya admiración goza. El equilibrio de la familia y la estrecha relación con su hijo se rompe cuando comienza a observar  lo que  considera desviaciones sexuales de su hijo Zac. El filme  analiza todas las caras del prisma: la madre amante de sus hijos que sufre con ellos, las burlas de los toscos hermanos y pérfidos compañeros de colegio, las agresiones de los vecinos del barrio conservador en el que viven. El sufrimiento comienza a abrirse paso en esta familia feliz, que muy condicionada socialmente, sobrevalora los problemas de su hijo "anormal", sin darse cuenta de que el mayor de sus muchachos se encuentra al borde de un precipicio al que le han conducido las drogas y que merece mucha mayor atención. La orientación sexual de Zac es un asunto suyo y nada más, los problemas de su hermano exigen la atención de todos los que se mueven en su círculo personal e incluso de las instituciones.

 Ser duro y macho vende socialmente, serio reproche que hace Jean-Marc Vallée a la colectividdad, que  sólo considera imperdonable el pecado del sexo. Por otra parte Zac sufre un auténtico martirio en su lucha entre lo que verdaderamente es y no acepta y lo que debe ser de acuerdo con su educación (siempre lleva un gran crucifijo en el cuello, aun cuando se declara ateo). Morirá y renacerá en distintas ocasiones, sufriendo diversas transformaciones en su resurrección ¿ Está justificado tanto sufrimiento personal y colectivo? La auténtica tragedia se producirá a su lado, cuando su hermano sucumba ante el peso de su drogadicción. Una parte de la felicidad  de esta familia morirá en el intento de apartar a Zac de su inclinaciones naturales, la otra  sucumbirá a causa de la bofetada que le dará la vida con la muerte de su hijo mayor. La hipocresía es un pecado mortal que Dante condenará en su "Divina Comedia" obligando al penitente a llevar un manto tan pesado que apenas le permite avanzar.

La secuencia  en el aparcamiento, durante la boda de un   familiar, tiene fuertes connotaciones con el conflicto en el que se ve involucrado el protagonista de 'Esplenedor en la yerba' , dirigida por Elia Kazan en 1961.

Comentarios

  1. Muy buen comentario. Sin duda el conflicto personal del protagonista de esta película es muy grande. Las drogas y la homosexualidad le hacen la vida difícil y dificultad sus relaciones con el exterior, sobre todo con su familia. No obstante, a mí me resultó muy deprimente; la verdad es que estoy cansado de la relación entre gays y drogas, aunque el tratamiento de la hipocresía social y la falta de aceptación de CRAZY es muy interesante. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan! quiero pensar que Jean Marc Valée no asocia la homosexualidad con las drogas, sino que en esa familia de cinco hijos cada uno de ellos representa un camino de los que puede elegir un joven: deporte, estudios, trabajo ...Pero,desgraciadamente, nuestras élites económicas y creadoras de opinión siguen considerando la homosexualidad como una tara que hay que esconder en beneficio de la familia, algo parecido a lo que ocurre on las drogas, sin percatarse que la orientación sexual es una decisión personal que en nada afecta a la integración social del individuo, mientras que la drogadicción pasa una tremenda factura personal y colectiva.
    Tanto en una película como en otra, yo creo que Vallée se preocupa por los conflictos personales que nos pueden destruir física e intelectualmente, ya se trate de las relaciones de pareja, hetero u homosexual, o de las paternofiliales.

    Un saludo muy fuerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!