El Sureño. Jean Renoir




Ficha técnica:

Título original: The Southerner.
País:  Estados Unidos.
Año: 1945.
Duración: 81 minutos.
Dirección Jean Renoir.
Guión:  Jean Renoir; adaptado  por  George Sessión Perryptado por Hugo Butler de la novela "Hold Autum in Your Hand"
Director de Fotografía: Lucien Andriot, A.S.C.
Score musical: Werner Janssen; director de  la Orquesta Sinfónica Janssen.
Edición: Gregg  G. Tallas.
Productor:  David L.Loew ,  Robert Hakim, Jean Renoir.
Productor asociado: Samuel Rheiner.
Productor  Manager: Joe C. Gilpin.
Diseño de Producción: Eugene Lourie.
Sonido: Frank Webster.
Producing Artists



Intérpretes:

Zachary Scott: Sam Tucker,
Betty Field: Nona Tucker,
J.Carroll Naish: Devers,
Beulah Bondi : Granny,
Percy Kilbride: Harnie,
Charles Kemper: Tim
Blanche Yurka: Mama,
Norman Lloyd :  Finley,
Estelle Taylor: Lizzie,
Paul Harvey: Ruston,
Norfeen Nash: Becky,
Jack Norworth:  Doctor,
Nestor Paiva: Barlender,
Paul Burns:  Tío Pete,
Jay Gilpin:  Jot
Jean Vanderwilt: Daisy.


Sinopsis:

Sam Tucker, un esforzado jornalero del algodón, busca un futuro esperanzador para su familia. Para conseguirlo, se hace con su propia plantación y se enfrenta al clima implacable, a la inoportuna enfermedad y a unos hostiles vecinos.

Comentario:

Jean Renoir, cineasta francés exiliado de Europa y  afincado  en los Estados Unidos , se adaptó con dificultad a la política de los Estudios hollywoodienses, aunque realizó alguna película por encargo, especialmente de propaganda política, como  'Esta tierra es mía' con Charles Laughtoon (1942), y alguna que otra adaptación  literaria, como el film que estamos analizando, de exaltación de los valores  individualistas y del carácter emprendedor de los norteamericanos. Predecesor de la Nouvelle Vague, fue fiel a su política de autor, integrándose entre aquellos que consideraban que lo que ocurre en el momento del rodaje, que llamamos filmación o encuadre, es demasiado importante para dejarlo en manos del cámara;  es la escritura del filme.. Pero, además, al contrario de Hitchcock, que visualizaba los planos desde su decoupage sobre el papel, 'necesitaba sentir su decorado, sus paisajes, sus actores, sus extras disfrazados para decidir definitivamente dónde colocar la cámara.'(Dominique Villain. El encuadre cinematográfico.).

En 'El Sureño' Renoir construye su discurso visual con cámaras fijas, algún que otro discreto travelling y  más de un plano largo; cada encuadre, muy estético, tiene un valor narrativo que informa al espectador sobre el medio y los personajes, mediante entradas y salidas de campo y movimiento de los actores dentro del plano. De esta forma nos va contando la historia de  los Tucker, introducida por un narrador, un trabajador de la ciudad, que de vez en cuando vuelve a la tierra donde nació para sentirse vivo. Los Tucker pertenecen a una raza de  hombres individualistas y libres, sobre los que se sustenta el sueño americano, que no aceptan  someterse a nadie, pero que, a cambio, pagan un fuerte tributo a la tierra, a la cruel madre naturaleza, en forma de hambre, miseria, malas cosechas, enfermedad y muerte; la dureza de las condiciones de las que parte el futuro granjero le predisponen para mirar de reojo a los recién llegados  e incluso negarles cualquier ayuda, con el fin de hacerles abandonar su empresa,y hacerles comprender que el que llegó antes tiene un derecho sobre los demás. Sólo un desafío mayor será capaz de unirlos.

Las mujeres son duras y testarudas, tanto la esposa de Sam, que, aunque ha estado a punto de perder a su hijo, se rehace rápidamente  de sus desgracias y se pone con vigor y firmeza al frente de su familia, al igual que la  madre de 'Las uvas de la ira' de Steinbeck;  por otro esa  abuela  Tucker,  terca y egoísta, que se rebela ante cualquier adversidad e intenta imponerse a los demás de todas las formas posibles. Hay una imagen de gran fuerza icónica, que es la de esta mujer sentada en su mecedora, subida en la camioneta con la que han llegado a la vieja casa desvencijada, su nuevo hogar en la nueva granja, negándose a bajar o a que la bajen, hasta que es obligada por la tormenta.

Termina con la confraternización entre el granjero y el obrero de la ciudad, en la que se llega a un acuerdo: ambos son necesarios para el buen funcionamiento de la economía, aunque sea la de subsistencia en la que vive Sam. Necesita escopetas para cazar, tractores,  y otros aperos de labranza, que no crecen en los árboles; pero el obrero industrial precisa de los agricultores que producen lo necesario para su alimentación. La especialización agraria, - producción de algodón en la zona donde se instala la familia, el llamado Cotton Belt en el Sur de Estados Unidos-, no permite comprar verduras o leche, por la ausencia de medios con qué adquirir estos productos,  y tampoco producirlos. por la misma razón. La familia vive de lo que caza y pesca, y el resultado es el escorbuto y la muerte.

Film duro que narra los orígenes épicos de las grandes plantaciones del Sur de los Estados Unidos, con un sistema de producción ajeno al esclavismo que fue dominante en estas zonas, cuestión en la que no entra Renoir. Su mundo es un universo de pequeños granjeros que luchan por su supervivencia  con la ilusión de hacerse ricos, aunque muchos perecieron en el intento, lo que los convirtió en resentidos como Devers (J.Carroll Naish), que perdió en esta  aventura a  su familia y sus ilusiones.


Comentarios