Corazón roto. Martin Bell




Ficha técnica:

Título original: American Heart
País: Estados Unidos
Año:  1992
Duración: 117 minutos

Dirección: Martin Bell
Guión: Peter Silverman, basado en una historia de  Peter Silverman, Martin Bell y Mary Ellen Mark.
Dirección de Fotografía:James R.Bagdonas.
Música:  James Newton Howard.
Edición: Nancy Howard.

Productor : Roslyn Heller y Jef Bridges
Diseño de producción: Joel Schiller
Triton Pictures presenta a Avenue Pictures, asociada con  Line Entertainment  e Island World,Asis Roslyn Heller Production.

Interpretación:

Jeff Bridges
American Heart
Edward Furlong
Lucinda Jeney
Tracey Kapski
Don Harvey

Sinopsis:

Jack Keely (Jeff Bridges), un  ex-presidiario  en libertad condicional, vuelve a ver a su hijo Nick (Edward Furlong) después de haberlo abandonado años atrás. Jack,  hombre rudo y distante poco habituado a responsabilizarse de alguien distinto de sí mismo,  acaba tomando cariño a su retoño y  responsabilizándose de él. Por el contrario, Nick, un adolescente de catorce años,  desea huir de un medio que lo ahoga y buscar la felicidad en otro lugar con su padre.


Comentario:

Un film de carácter social que pasó sin pena ni gloria es, sin embargo, una cruda crónica del lado oscuro del sueño americano, en el que las sábanas, los pijamas, las habitaciones  y los baños individuales son simplemente un espejismo, una quimera. Edificios poblados de ex-presidiarios, streepers, ladrones, cuyos hijos esnifan cocaina y otras drogas,  se prostituyen o realizan pequeños hurtos, concentrados en lugares a los que acuden proxenetas y todo tipo de degenerados en busca de carne fresca.

Estos americanos sueñan con paraísos fuera de su país, como Canadá, y penosamente recogen el escaso dinero que proporciona un trabajo honesto, que no llega para pagar el alquiler, alejándose cada vez más la posible huida a 'El dorado'. Muchos otros, procedentes de otras latitudes,  sueñan con introducirse, aunque sea ilegalmente, en el país de las oportunidades, queriendo ignorar esta realidad; otros  contemplan tanta miseria como placebo de su conciencia  cuando toman  medidas que arrastran a sectores cada vez más amplios hacia estas situaciones que están por debajo del nivel de subsistencia. Tremenda la imagen en la que un grupo de menores, que arrastran a un bebé, acude a un espectáculo  de streepers a través del cristal de una cabina; cuando esta mujer llega a casa derrotada por el cansancio le esperan los reproches de sus hijos.

Alguien se queja de que la historia de Peter Silverman y Martin Bell no da opción alguna a la regeneración, la reinserción y el happy end. Una mirada atenta al mundo que nos rodea no permitirá visualizar a esta 'corte de los milagros' que a lo máximo que puede aspirar es a un tránsito rápido y tranquilo. Jeff Bridges representa a un hombre relativamente joven, atractivo, sin formación, que lleva a sus espaldas a un hijo con posibilidades de salir de este contexto de miseria  física, moral e intelectual y al que decide apartar de este mundo a cualquier precio. En la sociedad occidental en la que jóvenes y adolescentes estaban, al menos hasta ahora, muy protegidos, cuesta pensar que en algunos medios, como la white trash americana, la salvación puedan consistir en algo tan simple como un pasaje de barco a cualquier otro lugar, situación que los poderes fácticos de este gran país se empeñan en perpetuar; frente a ellos algunos cineastas se empeñan en denunciar esta realidad y lo hacen con bastante crudeza.


Comentarios