Godzilla. Roland Emmerich



Ficha técnica:

Título original: Godzilla
País: Estados Unidos.
Año: 1999
Duración: 139 minutos

Dirección: Roland Emmerich
Guión: Dean Devlin
Casting: April Webster, David Bloch, Faras Rabadi...
Dirección de Fotografía: Ueli Steiger
Música: David Arnold 
Edición: David Siegel y Peter Amundson
Dirección artística: Robert Woodruff, William Ladd Skinner
Sonido: Alan Rankin
Efectos visuales: Aaron Smith; efectos especiales: A.Robert Capwell


Vestuario:  Anita Louise Brown,  Joseph A. Porro, Lois Dearmond...
Maquillaje: Beate Eisele, Chantal Boom'la, Clayton Martínez...

Producción: Dean Devlin
Productores ejecutivos: Roland Emmerich, Ute Emmerich, William  Fay
Compañías. Productora: Toho Film (Eiga) Co.Ltd. ; disttribuidora: Columbia TriStar Film de España


Intérpretes:


Matthew Broderick : Dr. Niko Tatopoulos,
Jean Reno : Philippe Roaché,
Maria Pitillo : Audrey Timmonds,
Hank Azaria : Victor 'Animal' Palotti,
Kevin Dunn:  Coronel Hicks,
Michael Lerner:  Mayor Ebert ,
Harry Shearer : Charles Caiman,
Más créditos en Imdb


Sinopsis:

Las pruebas nucleares realizadas por los franceses en el Pacífico provocan la aparición en el océano de un gigantesco reptil mutante, que ha sido localizado tras atacar un barco de pesca japonés. Pero lo peor es que el monstruo es anfibio y saldrá del océano para dirigirse a Nueva York, en cuyas calles causará el pánico.

Crítica:

Esta es una de las películas en las que Pablo Kurt, (Filmaffinity) se moja y deja un comentario:  "Quizá en busca de la conquista definitiva del mercado asiático, Hollywood -mejor dicho, la Sony, dueña de la Columbia Pictures- no escatimó esfuerzos en esta superproducción que relata las legendarias -y orientales- correrías de un gigantesco lagarto mutado por las radiaciones. A pesar de su impresionante campaña de márketing -con el famoso y ambiguo lema "El tamaño importa"- resultó un pequeño fracaso de taquilla en USA -sospecho que debido a su extraño casting-, aunque funcionó mucho mejor en el resto del mundo. La estrategia principal de la productora fue apostar por un director potente -Roland Emmerich, que venía de arrasar con su "Independence Day"-, y se eligió un reparto sin caras demasiado conocidas porque se quería que el "monstruo" fuera el verdadero protagonista -lo que explica su póster sin humanos-, pero la fórmula sólo funcionó a medias. Excelentes efectos especiales al servicio de un pobrísimo guión para un film lleno de acción para mentes (o momentos) poco exigentes, en los que se deja ver."

Comentario:

El gigantesco anfibio nos deja las imágenes de destrucción de la ciudad de Nueva York, que tanto gustan a Roland Emmerich , en el que la ciudad resulta más dañada por la actuación de los ejércitos que por los destrozos que ocasiona el gigante, que no parece muy agresivo con los hombres, si éstos no lo atacan, pero que es  peor que un tifón si se ve amenazado. Franceses y americanos se reparten la responsabilidad de esta mutación y el mérito de acabar con ella.

A pesar de los medios empleados no se consigue una integración perfecta del monstruo en la ciudad de los rascacielos, lo que reduce el efecto de sorpresa y tensión  buscado  y deja indiferente al espectador. El sueño de la razón genera monstruos, (Goya),  cuando la tecnología se pone al servicio del poder y de su control por unos pocos, y sus pesadillas traducen nuestros miedos, nuestros temores, producto de una época en el que el hombre vivía bajo la presión de las armas nucleares o la guerra biológica; la proximidad de ciertos acontecimientos (Hirosima, Nagashaki, Atolón de Bikini...) tradujo a la realidad estos demonios, favoreciendo el nacimiento de los kaijus, bestias enormes, que tanto rendimiento han tenido en el cine y en el universo del cómic. De origen  nipón ha ejercido una gran atracción sobre el público occidental al que apasionan las artes marciales y las luchas con estos seres espectaculares no solo por su forma, sino por su espectacular tamaño. El Godzilla de Emmerich no es precisamente equilibrado, lo que reduce la plasticidad de las imágenes de un monstruo aprisionado entre altos rascacielos, filmado generalmente durante la noche.

Comentarios