Juno. Jason Reitman.






Ficha técnica:


Título original:  Juno.
País: Estados Unidos.
Año: 2007.
Duración: 92 minutos.

Dirección: Jason Reitman.
Guión: Diablo Cody.
Casting: Mindy Marin, C.S.A, y Kara Lipson.
Dirección de Fotografía: Eric Steelberg.
Música: Mateo Messina ; canciones: Kimya Dawson. Supervisores: Peter Afterman y Margaret Yen.
Edición: Diana E.Glauberman.
Directores artísticos: Michael Diner, Catherine Schroer.
Decorador del set: Shane Vieaud.


Diseño de vestuario: Monique Prudhomme.
Maquillaje Victoria Down, Monica Huppert, Sandy Cooper.
Peluqueria: Sherry Cygli y Robert Pandini.

Productores: Lianne Halfon, John Malkovich, Mason Novick, Russell Smith.
Productores ejecutivos: Joe Drake, Nathan Kahane y Daniel Dubiecki.
Co-Productores: Jim Miller, Kelli Konop y Brad Van Arragon.
Diseño de Producción: Steve Saklad
20th. Century Fox Searchlight Pictures presenta a Mandate Pictures y Mr. Mudd Production.

Intérpretes:


Ellen Page: Juno MacGuff,
Michael Cera: Paullie Blooker,
Jennifer Garner: Vanessa Loring,
Jason Bateman: Mark Loring,
Allison Janney: Bren MacGuff,
Olivia Thirlby: Leah,
J.K. Simmons:


Sinopsis:


Juno McGuff (Ellen Page) es un adolescente popular y segura de sí misma que está a punto de tomar un atajo de nueve meses a la edad adulta, en forma de embarazo no planeado. Juno decide dar al bebé en adopción, pero antes debe encontrar a los padres perfectos. Con la ayuda de su discreto novio (Michael Cera), su comprensivo padre (J.K.Simmons) y su práctica madrastra (Allison Janney), Juno elige a una acaudalada pareja (Jennifer Garner y Jason Baterman), ansiosa por adoptar su primer bebé.

Comentario:


Juno es una adolescente, cuyo nombre responde al gusto familiar por la mitología greco-latina, aunque en la realidad no es una reina del Olimpo, sino una pobre adolescente, hija de pequeños 'empresarios' autónomos, que se queda embarazada por la ausencia de cualquier tipo de educación sexual, y por la candidez de unos padres (como los de sus compañeras ) que ignoran que son 'sexualmente activas'. Desechada la idea de la interrupción del embarazo, opta por la donación para la adopción, y busca a los futuros padres en la sección de anuncios de la prensa, junto a la venta de otros artículos, incluidos electrodomésticos. Todo el asunto está rodeado de una gran alegría, aunque una lágrima se deslice por la  mejilla de la parturienta después de dar a luz,  e irresponsabilidad, y solucionado el problema, vuelve a sus clases y a su grupo de música tan feliz. Este planteamiento no se ajusta a la realidad, ni el paradigma de la joven se corresponde con la generalidad de las alumnas que pueblan  las aulas de los Institutos. La literatura ha dejado grandes testimonios de hijos buscando a sus padres biológicos y encontrándolos en momentos en los que a muchos les resultan incómodos.

No parece que el embarazo influya en su acceso a la edad madura o adulta, y se frivoliza un poco sobre un tema que suele ser un auténtico drama para las adolescentes. En este caso ella goza de la comprensión de su padre y su madastra, pero no siempre es así. Que no roza ni de lejos cualquier aspecto conflictivo de un embarazo indeseado, no buscado, de una adolescente, lo prueba el hecho de la unanimidad que ha conseguido, en un tema tan espinoso,  de todo el arco ideológico de la crítica, fiando el éxito de la película en la candidez de Ellen Page, que interpreta de perlas a una adolescente marisabidilla  que  presume de su entrega al   hard rock y acaba haciendo la música indie más moñas que se pueda imaginar.

No hay ninguna razón para optar por cualquiera de las alternativas que se ofrece  a una mujer que se queda embarazada, especialmente si es una adolescente: abortar, tener el niño o darlo en adopción, y Juno, una chica con un teléfono en forma de hamburguesa, cuyo nombre evoca  a la única mujer a la que Zeus amó y a la que fue infiel contantemente, opta por la más conservadora, la más tradicional, verbalizada por la propia protagonista: una adopción a la antigua, cerrada, sin ni siquiera ver al niño, para no añorar su imagen en el futuro.  Claro que hay trampa, porque conoce a los padres, sabe quienes  son y los visita con frecuencia, por lo que se sitúa en un terreno intermedio entre la adopción abierta y la cerrada, para no herir sensibilidades, lo que comienza a ser un poco deshonesto.

Juno no se ha criado en el seno de una familia desestructurada,  ni el 'pavo' del padre de su hijo, interpretado por Michael Cera,  tampoco. Los padres de la adolescente se separaron al poco tiempo de nacer  la niña, pero la madrastra es un modelo de mujer afectuosa, trabajadora, amante de su hogar; el padre  llama a su hija cariñosamente 'Bichito', y aceptan sus decisiones con el respeto que merecen las de una persona adulta, aunque la mujer le advierte de que esa decisión pesará sobre ella toda la vida.

En esta etapa de la concepción de un nuevo ser, el padre, ( en sentido genérico), que luego reclamará, (alguno),  con ahinco la custodia compartida, no parece que tenga mucho que decir. La decisión compete únicamente a la mujer. El novio, o el amigo, Paullie Blooker (Michael Cera), no sólo no puede tomar una decisión sobre un cuerpo que no es el suyo, sino que francamente se inhibe, se enrolla con otras chicas cuando el cuerpo de Juno está más deformado, y se deja convencer por la 'mala' de su madre, una gorda impresentable que intenta allanar el camino de su hijo hacia la Universidad.

La historia se localiza en una ciudad en la que lo único que cambia es la ropa de los estudiantes, los chicos que hacen footing, más ligera  o más abrigada, pero siempre del mismo horroroso color: pantalones amarillos y camiseta  o sudadera granate con letras amarillas, dependiendo de las estaciones en las que Reitman divide su película. La acomodada pareja que va a adoptar a su hijo/hija, vive en una urbanización que tiene un nombre muy significativo: Glacial Valley. Juno irrumpe en su  seno como una 'Lolita', que pondrá a prueba la solidez de unos lazos entre una mujer castrante y un hombre que  aún no ha madurado, es decir, no ha aceptado el fracaso rotundo de sus ilusiones, que mantiene encerradas en cajas en un desván. El hombre disfruta con la adolescente evocando a sus líderes musicales, -ambos son músicos y él vive de hacer melodías para anuncios televisivos, aunque añora el rock-, y sus inclinaciones por el cine gore y de terror: Dario Argento , (Suspiria), o 'La Bruja de Blair, (The Blair With Project, filme independiente de 1999) frente a  Herschell Gordon Lewis (The  Wizard of gore), o el rock blues de los White Stripes  frente  al radical hard rock.  Ambos sienten reverencia por la Less Paul y se intercambian discos de sus grupos favoritos; el hombre adulto se siente atraido por la niña, que se pinta los labios cuando va a verlo, pero se topa con la triste realidad: ella quiere que su hijo tenga un buen hogar, y poco importa que la pareja ya presente los primeros síntomas de ruptura. Juno que ha tomado una decisión, ha elegido  un hogar tradicional para su bebé,  que tiene que ver más con su ideal que con la realidad  que conoce, aunque ella no sea infeliz en el suyo, más modesto pero armónico. Todos deben plegarse a este capricho.

Jason Reitma (Up in the air) un buen director, nos traslada un film ambiguo, que si algo representa bien es esa etapa de la adolescencia en la que los jóvenes exigen bases sólidas en sus padres, a la par que reclaman su independencia y exigen altas cuotas de libertad para ellos mismos. Juno, una vez aparcado su hijo en una casa burguesa, puede volver con tranquilidad a su apacible vida anterior y dedicarse a sus estudios y su música con su novio, el padre de su hijo, que quedó al margen de todo el proceso. Poco importan ya las ilusiones rotas de Mark Loring (Jason Baterman), un simple receptor,  elegido por la implacable Juno, un hombre 'viejo' que debe hacerse responsable de la decisión que adoptó cuando aceptó al hijo de la 'diosa'.


Comentarios