ejecutivo agresivo. Peter Segal





Ficha técnica:

Título original: Anger Management
País: Estados Unidos
Año: 2003
Duración: 106 minutos

Dirección:  Peter Segal,
Guión:  David Dorfman
Casting: Ajay Dass, Cash Oshman, Elizabeth Boykewich, Jacqueline Kristel, Kendra Carter...
Dirección de Fotografía: Donald McAlpine
Música: Teddy Castellucci
Edición: Jeff Gourson
Dirección artística:

Diseño de Vestuario: Adrienne  Greshock...
Maquillaje: Ann Pala, Christine Leiter, Joy Zapata...

Productores: Barry Bernardi, Jack Giarraputo
Productores ejecutivos: Adam Sandler, Allen Covert, John  Jacobs
Diseño de producción: Alan Au
Compañías.Productoras: Revolution Studios, Jack Giarraputo Productions, Happy Madison Productions, Anger Management LLC; distribución: Sony Pictures Entertainment

Intérpretes:

Adam Sandler :   Dave Buznik,
Jack Nicholson :. Dr. Buddy Rydell,
Marisa Tomei:   Linda,
Luis Guzmán :  Lou ,
Allen Covert : Andrew,
Lynne Thigpen :  Juez  Brenda Daniels,
Kurt Fuller  Frank Head,
Jonathan Loughran :  Nate,
Krista Allen :   Stacy,
Más créditos en Imdb

Sinopsis.

Dave Buznik (Adam Sandler) es un ejecutivo aparentemente muy pacífico. Sin embargo, durante un vuelo pierde el control a causa de un pequeño malentendido. Tras el incidente, el juez le impone una pena poco habitual: debe someterse a sesiones de terapia para controlar su ira. El responsable de la terapia es el excéntrico doctor Buddy Rydell (Jack Nicholson). Cuando Buddy se extralimita en el ejercicio de sus funciones y se va a vivir a casa de su paciente, Dave supera su timidez y se enfrenta con él. (Filmaffinity)

Críticas:

La crítica de Roger Ebert, del Chicago Sun Time, recoge el espíritu que se impone en las del resto de las publicaciones: "La idea es original. La ejecución es pobre. (...) Una película que podría haber sido una de las mejores de Adam Sandler, se convierte en una de las peores de Jack Nicholson." A pesar de ser acertada esta valoración hay que reconocer que pasas un buen rato viendo al viejo  zorro en su  salsa, haciendo  mil perrerías al pobre personaje interpretado por Adam Sandler, tarea que facilita una  paradoja en la base  que  la ilustra estupendamente el  bizarro  y cafre Dr. Buddy, el encargado de domeñar la ira de sus pacientes,  cuando dirigiéndose a un monje budista, un místico occidental 'arrepentido', un auténtico canalla, le provoca diciéndole que adora a un 'dios' que pesa 300 kilos y aconseja contención a los demás. En el contexto del film esta provocación marca el tono delirante y en ocasiones hasta escatológico de una película que busca a toda costa divertir al público. Unas veces lo consigue y otras no.

La decisión de incorporar un final feliz que incluye develamientos significativos y la previa secuencia del estadio, derivan la película por un sendero moralizante que destruye lo que había de positivo en el planteamiento de la historia desde sus inicios, algo que descoloca al espectador. Si lo que se busca es una evasión sin más pretensiones, se le puede perdonar este desliz que dejará contentos a los espectadores que desean  que  toda  historia acabe bien. Al menos en el cine.


Comentarios