Eyes wide suth. Stanley Kubrick





Ficha técnica:

Título original: Eyes wide suth
País: Estados Unidos
Año: 1999
Duración: 159

Dirección: Stanley Kubrick
Guión: Frederick Raphale,Stanley Kubrick, basado en la novela de Arthur Schnitzler
Casting: Demise Chamian, Leon Vitali
Dirección de Fotografía: Larry Smith
Música: Jocelyn Pook
Edición: Nigel Galt
Dirección artística: John Fenner, Kevin Phipps

Diseño de Vestuario: Jacqueline Durran
Maquillaje: Kerry Warn  y Robert McCann

Productor: Stanley Kubrick
Productor ejecutivo: Jan Harlan
Diseño de producción: Leslie Tomkins y Roy Walker
Compañías. Productoras: Warner Bros. Pictures, Stanley Kubrick Productions, Hobby Films, Pole Star; distribución: Warner Sogefilms S.A.

Intérpretes:

Tom Cruise :  Dr. William Harford,
Nicole Kidman :  Alice Harford,
Madison Eginton :  Helena Harford ,
Jackie Sawiris :  Roz,
Sydney Pollack :  Victor Ziegler,
Leslie Lowe :  Illona Ziegler,
Peter Benson : Bandleader,
Todd Field :  Nick Nightingale,
Más créditos actorales en Imdb

Sinopsis:

William Harford es un respetable médico neoyorquino cuya vida parece ir muy bien: está casado con una preciosa mujer, tiene una hija y hace un trabajo que le gusta. Pero, al día siguiente de asistir a una fiesta, su esposa Alice le habla de unas fantasías eróticas y de cómo estuvo a punto de dejarlo por un desconocido. Abrumado por esta confesión, acaba entrando en un local, donde un antiguo compañero le habla de una congregación secreta dedicada al hedonismo y al placer sin límites. A partir de entonces un mundo dominado por el sexo y el erotismo se abre ante él. (Filmaffinity)

Comentario: 

La película entusiasmó a Carlos Boyero:"Fascinante, misteriosa, dura, agresiva, perturbadora, memorable. Cine insólito, magníficamente escrito, desasosegante, sensual, audaz, más que bueno". Stanley Kubrick cerró su ciclo vital y profesional con uno de los filmes más oscuros que se han realizado sobre la inviabilidad trascendida a cualquier contexto, tiempo y lugar de la pareja, de la imposibilidad de mantener la lealtad y la confianza entre dos personas hasta el final de su relación, simbolizada por un objeto: una máscara que cubre la autentica esencia de las personas y que ve como única solución la receta final de la mujer para salvar su matrimonio: practicar el sexo con mayor frecuencia.

Abre el primer acto de esta puesta en escena teatral una pareja perfecta, agraciada físicamente, triunfadora profesionalmente y con gran capacidad adquisitiva, que les permite un derroche irreflexivo en propinas y pequeños sobornos a empleados y comerciantes de poca monta, disfrutan de su éxito y juegan al filtreo con los demás, seguros de que sabrán cortar a tiempo, pero los efectos de un simple porro hacen saltar por los aires  la confianza que preside la relación y comienza un tránsito del hombre por los bajos fondos de la ciudad en búsqueda de su seguridad perdida, de la mejor forma que conoce un médico de prestigio: pagando los servicios. Esta búsqueda lo arrastra al infierno de Dante, una orgía de connotaciones religiosas, presidida por un papa en su trono, que preside el reino de la hipocresía donde todos llevan máscaras, hombres y mujeres, lo que les permite liberar su alter ego sin temor  a ser identificados en sus excesos; la inexperiencia del recién llegado al club le obliga a desprenderse de su careta ante los demás y le procura daños colaterales.






Pero ¿Por qué aparece la máscara de William Harford encima de su almohada, mientras su esposa duerme en su lado de la cama? ¿Donde  termina la realidad y comienza la pesadilla? ¿Qué buscaba en realidad Billy y qué ha encontrado finalmente? Todas estas preguntas se hacen personajes y espectadores respecto a lo que de hecho  es el legado envenenado de un director que murió antes de ver estrenada su película, un film que acabó, según las lenguas viperinas, con el matrimonio de Tom Cruise y Nicole Kidman, aunque la actriz lo niegue. Kidman hizo unas declaraciones al diario ABC ;y contó que la cinta no se basaba en su matrimonio."En pantalla, el matrimonio está enfrentado, y Stanley quería usar nuestro matrimonio como una supuesta realidad. Así era Stanley: usó el filme como una provocación, haciendo creer que era nuestra vida sexual." En otras entrevistas reconoce que su relación se parecía mucho a la de Billy y  Alice, en apariencia perfecto, hasta que de pronto se hundió.


Comentarios