Hairspray. Adam Shankman. Ficha técnica ampliada.




El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras

Ficha técnica:


Título original: Hairspray
País: Estados Unidos
Año:  2007
Duración: 112  minutos

Dirección: Adam Shankman
Guión: Leslie Dixon, basado en la obra homónima de John Waters, y el musical de 2002, basado en el libro de Mark O'Donnell, Thomas Meehan y música de Marc Shaiman.
Casting: David Rubin, C.S.A. y Richard Hicks, C.S.A.
Dirección de Fotografía: Bojan Bazelli, A.S.C.
Música. Score:  Marcs Shaiman; letras: Scott Wittman y Marc Shaiman; supervisor: Matt Sullivan
Edición: Michael Tronick, A.C.E.
Director artístico: Dennis Davenport

Diseño de Vestuario: Rita Ryack
Peluqueros: Janette Hutchinson, Jonny Parsons, Susan  Henley
Maquillaje de efectos diseñado por: Tony Gardner
Diseño de maquillaje: Jordan Samuel

Productores: Craig Zapan y Neil Meron
Co-Productores: Michael Disco, Daryl Freimark y Travis Knox
Productores ejecutivos: Bob Shaye y Michael Lynne; Toby Emmerich, Mark Kaufman, Mark Shaiman y Scott Wittman; Adam Shankman, Jennifer Gibgot y Garret Grant
Productores asociados: Anson Downes, Linda Favila
Diseño de producción: David  Gropman
New Line Cinema, asociado con Ingenious Film Partners. Zadan/Meron Production. Offspring Entertainment

Intérpretes:


John Travolta: Edna Turnblad,
Michelle Pfeiffer: Velma Von Tussie,
Christopher Walken: Wilbur Turnblad,
Amanda Bynes: Penny  Pingleton,
James Marsden: Corny Collins
Quin Latifah: Motormouth Maybelle,
Britany Snow: Amber Von Tussie,
Zac Efron: Link Larkin,
Elijah Kelley: Seawood,
Allison Janney: Prudy Pingleton,
Jerry Stiller: Mr.Pimky,
Paul Dooley: Mr. Spritzer,
Nikki Blonsky: Tracy Turnblad.

Sinopsis:


Tracy Trunblad, una chica grande, con un gran peinado y un gran corazón, tiene  solamente una pasión: bailar. Su sueño es aparecer en el Show de  Corny Collins el programa de baile televisado más codiciado de Baltimore. Tracy ( Nikki Blonsky) parece perfecta para el programa, a no ser por un problema no tan pequeño: no cabe. Su figura generosa siempre le ha apartado de los grupos a la moda, cosa que le recuerda constantemente su amante pero excesivamente protectora madre y de generosa figura, Edna (John Travolta). Esto no detiene a Tracy, porque si existe alguna cosa que esta gran chica sabe, es que ella nació para bailar.

Crítica:


El film de Adam Shankman, Hairspray, tuvo una irregular acogida por parte de la prensa, frente a tres nominaciones al Globo de Oro y, lo que es más importante, un buen recibimiento por parte del público. Si algo destila el film es optimismo, que algunos confunden con una ingenuidad irreal hasta el paroxismo (José Manuel Cuéllar. Diario ABC). Pero si se trata de una utopía, luchar por vivir en un mundo en el que el sometimiento a patrones estéticos elaborados por la industria no sea un motivo de amargura, y en el que las personas 'gorditas' pueden levantarse cada mañana exultantes, sin complejos y con ilusiones es una aspiración hermosa, creada por John Waters en 1988, apoyado en su inmenso actor-fetiche, Harry Glen Milstead, caracterizado como la Drag Queen 'Divine'. John Travolta, travestido de madre de Tracy, es la verdadera atracción del film, un trabajo sobresaliente por el balanceo de sus gruesas caderas postizas y su forma de andar desacomplejada que re`presentan un lujo para los sentidos. Claro que el papel es encarnado por un hombre (el original y la copia), que no sufre la misma presión, aunque le sobren algunos (muchos) kilos, que la mujer. El baile en la terraza con su marido, Wilbur Turnbland, interpretado por un Christopher Walken ya metido en años, descendiendo por una escalera de su humilde casa, representa un simpático homenajes a  los musicales clásicos con todo su su glamour .

 Tracy sueña con ir al Show de Corny Collins, un joven demócrata y tolerante que sufre diariamente la presión de la directora del programa, encarnada por Michelle Pfeiffer, mujer ambiciosa y amargada, que quiere colocar a su preciosa hija en la televisión, empezando como reina del espectáculo. Tracy gana la batalla y se queda con el chico, un guaperas un tanto descerebrado. A la marginación por el físico el film une la discriminación racial. Si el film es una utopía irreal, debemos recordar que ciertas metas ya se han alcanzado, respecto al tiempo representado en la película, y afortunadamente los negros ya no sólo salen en la televisión, sino incluso presiden la Casa Blanca. ¿Será más difícil acabar con la violencia estructural y cultural que produce la discriminación por cualquier causa que llegar a Presidente de los EE.UU?. Woody Allen diría que sí.




Comentarios