Pro-Vida. John Carpenter




Ficha técnica:

Título original: Pro-life
País: Estados Unidos
Año: 2006
Duración: 59 minutos
Serie Televisiva 'Masters of Horror, creada por Mick Garris

Dirección: John Carpenter
Guión: Drew McWeenu y Scott Swan
Casting: David H.Rapaport y Lindsey Hayes Kroeger, Stuart Aikins, C.S.A. y Sean Cossey, C.S.A.
Dirección de Fotografía: Attila Szalay, C.S.C.
Música. Score: Cody Carpenter; supervisor: Jennifer Ross
Edición: Patrick McMahon, A.C.E.
Supervisor efectos visuales: Lee Wilson

Diseño de Vestuario: Lyn Kelly
Resposable de maquillaje: Margaret Solomon
Responsable de pelquería: Adina Shore.

Coordinador de producción: James Desroches
Co-productores: Adam Goldworm y Ben Browning
Productor asociado: Steve Best
Productor en línea: Pascal Verschooris
Diseño de Producción: David Fischer
Director artístico: Teresa Weston,
Decorador del set: Ide Foyle
Efectos especiales de maquillaje: Gregory Nicotero y Howard Berger
Industri Entertainment, Starz Media

Intérpretes:

Ron Perlman:  Dwayne Burcell,
Mark Feuerstein: Alex O'Shea,
Emmanuelle Vaugier: Kim,
Bill Dow: Dr. Kiefer,
Chad Krowchuk: Darry Burcell,
Graeme McComb: Caleb Burcell,
Benjamin Rogers: Cole Burcell,
Caitlin Wachs : Angelique Burcell,
Derek Mears: El Padre,
Jeremy Jones: Doug,
Stephen Dimopoulos: Sam,
Ashley Williams: Isobel,
Grace Bauer: Marie,

Sinopsis:

Angelique (Caitin Wachs) es levemente  atropellada tras lanzarse sobre un coche en una carretera aislada de montaña, mientras parece huir de algo o de alguien, y es recogida por  unos facultativos de una clínica en la que se realizan abortos. La joven está embarazada y desea abortar, pero su padre, Dwayne (Ron Perlman), un fanático antiabortista y sus tres hermanos intentan liberar a la joven  de los  'asesinos de embriones', aunque ella teme más a lo que lleva en sus entrañas. Capítulo 5 de la segunda temporada de Masters of Horror.

La contribución de  John Carpenter  a la serie televisiva,  (capítulo 5 de la segunda temporada),entra en el terreno de la agria disputa entre quienes defienden el derecho de las mujeres a interrumpir su embarazo y quienes se escudan detrás de la defensa de la vida, aunque para ello tengan que causar la muerte.  Y lo hace con una metáfora diabólica:  una joven, violada por el  maléfico,  acude en busca de ayuda de  los facultativos de una clínica especializada en este tipo de intervenciones, y practicamente se echa encima de su coche, desencadenando una tragedia de grandes proporciones.

El padre, un miembro activo de una asociación pro-vida, llena la clínica y sus alrededores de cadáveres y sacrifica a sus hijos en pro del derecho de la hija a tener a un  bebé que no quiere, fruto de una violación. Ésta satisface sin querer a su padre y lo que trae al mundo es al hijo del diablo, pero al contrario de Rosemary (La semilla del diablo) no acuna al neonato, sino que lo elimina. Carpenter construye un monstruo con la forma que se le atribuye normalmente, la del cabrón que anda sobre las dos patas  posteriores, mientras el hijo es un híbrido de hombre y araña que a punto está de matar a su madre y al equipo médico al nacer.

Parte de la crítica se ha lanzado de una forma tan feroz contra esta participación de John Carpenter, en un tema que la verdad es que es controvertido y levanta ampollas, que no se puede interpretar de una forma demasiado inocente. Se trata de la aportación con un pequeño relato a una serie, en la que se ha querido ver referentes de todas sus películas, atacando con ferocidad hasta la música que ha compuesto el hijo del realizador, Cody Carpenter. Atreverse se ha atrevido y el público estará tan dividido como la sociedad, especialmente cuando se ataca de forma tan virulenta a quienes dicen defender la vida y no les importa sembrar la muerte; en un film de 59 minutos es muy, pero que muy difícil crear subtramas, pero también lo es dar un giro fantástico, como hace, a este tema y decantarse tan abiertamente.



Comentarios