Un cebo llamado Elizabeth. James Toback




Ficha técnica:

Título original: Exposed
País: Estados Unidos
Año: 1983
Duración: 99 minutos

Guión y Dirección: James Toback
Casting: Fabienne Bichet, Lois Planco  y Sylvia Flay
Dirección de Fotografía: Henri Decae
Música: George Delerue
Edición: Robert Lawrence
Dirección artística: Carlos Conti


Diseño  de Vestuario: Aude Bronson-Howard, 
Maquillaje: Anthony Cortino, Irving Buchman, Josée  De Luca...

Productor: James Toback
Productor asociado: Brian Hamil
Productor ejecutivo: Serge Silberman
Diseño de producción: Brian Eatwell
Compañía. Productora: United Artists; distribuidora: Metro Golwin Meyer

Intérpretes:

Nastassja Kinski : Elizabeth Carlson,
Rudolf Nureyev : Daniel Jelline,
Harvey Keitel :   Rivas
Ian McShane : Greg Miller,
Bibi Andersson : Margaret,
Ron Randell :  Curt,
Pierre Clémenti  :Vic,
Dov Gottesfeld: Marcel,
James Russo :  Nick

Sinopsis:


Elizabeth Carlson, una joven modelo (Natasssja Kinski), comienza a salir con Daniel Jelline (Rudolf Nureyev), un violinista profesonal que esconde una doble vida. Ambos viajan a París, y allí la ingenua Elizabeth se verá envuelta en una trama de terrorismo internacional.

Comentario:

Es difícil incluir el film de James Toback en un género concreto, a no ser  el de admiradores irredentos de Natassja Kinski. La crítica de Luís Martínez en el diario 'El País' hace un diagnóstico muy acertado: "Un violinista, un terrorista, una modelo y unos cuántos desafueros más (incluído el repárto con Nureyev) hacen de esta película un jeroglífico de imposible solución. Sólo falta Torrebruno. (El País, 1996)

Una niña rica y con buena formación decide dejar la Universidad, en la que abandonaba  un damnificado, el profesor de literatura, interpretado por el propio Toback; por allí por donde pasa deja un rastro de enamorados, entre los que se encuentra un virtuoso violinista, Rudolf Nureyev, y un frío terrorista, Harvey Keitel. No tiene ningún problema para llegar a las portadas de Mary Claire ni para ingresar en un terrible grupo clandestino, sólo porque el 'jefe' se ha prendado de ella, al verla en las portadas de las revistas. Lo peor es que el director tiene pretensiones de autor, que se aleja del cine comercial.


Comentarios