Ahora me ves. Louis Leterrier









Ficha técnica:

Título original: Now You see me.
País: Estados Unidos.
Año: 2013.
Duración: 115 minutos.

Dirección: Louis Leterrier.
Guión: Boaz Yakin y Edward Ricourt y Ed Solomon, según un argumento de Boaz Yakin y Edward Ricourt.
Casting: Carmen Cuba, c.s.a.
Dirección de Fotografía: Larry Fong, a.s.c. y Mitchell Amundsen
Música: Brian Tiller; Tom Rowlands, Ed Simons.
Edición: Robert Leighton y Vincent Tabaillon
Supervisor efectos visuales: Nicholas Brooks
Coordinador de especialistas: Stephen Pope
Director artístico: Scott Plauche
Decorador del set: Beauchamp Fontaine, s.d.s.a.

Diseño de Vestuario: Jenny Eagan

Productores: Alex Kurtzman, Roberto Orci y Bobby Cohen
Productores ejecutivos: Boaz Yakin y Michael Schaefer; Stan Wlodkowski
Diseño de producción: Peter Wendham
Summit Entertainment, Kurtzman Orci Products, See Mee Louisiana.

Intérpretes:

Jesse Eisenberg : J. Daniel Atlas,
Mark Ruffalo: Dylan Rhodes,
Woody Harrelson : Merritt McKinney,
Isla Fisher :Henley Reeves,
Dave Franco : Jack Wilder,
Mélanie Laurent: Alma Dray,
Morgan Freeman: Thaddeus Bradley,
Michael Caine : Arthur Tressler.
Mélanie Laurent: Alma Vargas,
Michael Kelly: Fuller,
Justine Wachsberger: Nicole Mercier,
David Warsholsky: Cowan.

Sinopsis:

 Un equipo del FBI debe enfrentarse a un banda de'criminales'expertos en magia que se dedican a atracar bancos. Son "los cuatro jinetes”, un grupo formado por los mejores ilusionistas del mundo. Durante los atracos, dirigidos siempre contra hombres de negocios corruptos, hacen llover el dinero robado sobre los espectadores, ante la atónita mirada de un equipo de élite del FBI que les sigue la pista. Es la historia de un grupo de magos que en plena era de la hipervisibilidad perpetran una serie de robos amparados en un poderoso show audiovisual.Y este grupo liderado por el personaje interpretado por Jesse Eisenberg se reafirma, de algún modo, como los evocadores de la fantasía, como los protectores de una forma de concebir el mundo desde el misterio. (Roberto Alcover Oti).

 Comentario:

Frente a las valoraciones adversas de los concienzudos críticos una adolescente me recomendó esta película, de la que ya me habían llegado buenas vibraciones a través de la amplia reseña de Roberto Alcover en Dirigido por... y me reafirmo en la impresión de que hay quien todavía quiere ver en el cine una réplica de un mundo que sólo existe ya en su imaginación, con un atrezzo constituido por malas imitaciones de cuadros y otros objetos clásicos que construyen la diégesis de un universo clásico en decadencia. Louis Leterrier es un joven director francés que ha entendido bien la magia que encierra el cine americano de ficción, y que en la proclama final y por medio de la pareja 'protagonista' decide que todo en el cine no debe ser explicado, que no hay que aclarar todas las dudas sino encerrar secretos y sellarlos con un candado y por fin tirar la llave al río para que descanse junto a cientos de compañeras que guardan todo aquello que sus dueños no han querido que salga a flote.

Sabemos que es redundante y hasta cansino hablar todos los días de la crisis económica, pero por desgracia cada mañana los medios de comunicación nos despiertan con una mala noticia para nuestros bolsillos que se traduce en un nuevo obstáculo para la salud de nuestra psique. Y, ¡qué le vamos a hacer!, cualquier utopía sirve de placebo, como la de imaginar que los mejores magos del mundo al servicio de la justicia, no de la venganza, unen sus mentes y consiguen trasladar los billetes, desde los paraísos en los que duermen a los bolsillos de los ciudadanos saqueados por los Davos Men corruptos. Y el cine pone toda su capacidad de generar ilusión y fantasía al servicio de una creencia: existe un gran ojo, que todo lo ve, y que al final pone a cada uno en su sitio.

Leterrier construye un formidable discurso visual, apoyado en grandes magos de la comedia americana, la más ácida y corrosiva, -Jesse Eisenberg, (La red social, Bienvenidos a Zombieland...), Woody Harrelson (Asesinos natos)...- o consumados actores como Mark Ruffalo, Morgan Freeman o Michael Cane. Todos los recursos tecnológicos de última generación se ponen al servicio de los cuatro jinetes del Apocalipsis, los Robin Hood actuales, capaces de despistar al FBI y la Interpol juntos, especialmente porque gozan del apoyo y la solidaridad de las masas, muy escarmentadas por los banqueros. Pero no sólo sale trasquilada la policía, la banca y las grandes compañías de seguros, sino los antiguos magos que obtenían pingües beneficios por adormecer a las masas.

No estamos a favor ni en contra de Sara Stewart de New York Post cuando afirma que se queda con un Mark Ruffalo con el pelo grasiento (...) murmurando que no tiene tiempo para esta chorrada mágica. Simplemente nos preguntamos de qué película habla, cuestión que entenderá quien sí la haya visto.Quizás abandonó la sala antes de terminar la proyección; Johny Utah dejó escapar a Bhodi, el protagonista de la película de Kathryn Bigelow, lider de la banda de 'Los Cuatro Presidentes', porque algo intuyó; lo mismo le ocurre a Alma Dray (Mélanie Laurent, Malditos Bastardos), cuando permite que huya J. Daniel. Cuatro magos sustituyen a cuatro surfistas y ya no se esconden tras cuatro caretas, sino tras unos enormes focos que sólo dejan ver lo que decide el que los maneja. La clave está en un cementerio, donde, en apariencia, sólo descansan los muertos.

Dedicado a  aquellos que esperan sentados en sus butacas a que desfilen los títulos de crédito que nos recuerdan quiénes han hecho posible cada una de las ficciones que se representan, unas imágenes nos recuerdan que algunos de los cuatro magos ya trabajaron antes juntos.¿Será verdad que la ciencia-ficción está al servicio de uno de los elementos de la nueva economía del 1 y del 99%?


Comentarios