Mad Max .George Miller




Ficha técnica:

Título original: Mad Max
País: USA.
Año: 1979
Duración: 93 minutos.

Dirección:George Miller
Guión: James McCausland, George Miller.
Dirección de Fotografía: David Eggby.
Dirección artística: Jon Dowding.
Edición: Tony Paterson.
Música: Brian Mai.

Productor: Byron Kennedy.
Kennedy Miller, Warner Home Video

Interpretes:

Mel Gibson: Max,
Joanne Samuel: Jessie,
Roger Ward: Fifi,
Steve Bisley: Jim Goose,
Tim Burns; Jhnny the Boy,
Hugh Keays-Byrne: Toecutter.

Sinopsis:

Mel Gibson se convirtió en una estrella internacional tras su primera colaboración con George Miller, en uno de los mitos cinematográficos más populares de todos los tiempos. En un mundo futurista, la sociedad se encuentra en una decadencia total. Las autopistas que van de una ciudad a otra se han convertido en una auténtica pesadilla, proporcionando un escenario adecuado para un pasatiempo mortal y apocalíptico entre bandas de salvajes motoristas y un grupo de policías. Gibson interpreta a Max Rockansky, un audaz policía que libra una persecución espectacular con los motoristas asesinos que eligieron como blanco a su familia. Es una batalla brutal en la carretera, ambientada en una Australia post-apocalíptica. Al final, un hombre viajará solo por una autopista, que condujo a Mel Gibson hacia la fama.

Comentario.

En 1979 George Miller crea una distopía futurista autraliana en la que, tras una explosión nuclear que ha causado daños materiales y psíquicos y morales entre amplios sectores de la población, la libre circulación de hombres por la autopista es una utopía difícil de alcanzar merced a las sangrientas batallas que libran en ellas motoristas delincuentes y desaprensivos y policía enfundados en trajes de cuero y conduciendo coches hoy ya desfasados. El realizador introduce la catástrofe en el discurso visual por medio de alguna señal que indica el alto riesgo radiactivo, el abandono de las sedes de justicia y el deterioro de las sedes de la Patrulla de la Fuerza Central (MFP, Main Force Patrol), y de manera indirecta da alguna nota sobre la corrupción instalada en el cuerpo de policía a través de la megafonía que advierte  constantemente a los agentes sobre las prácticas de contrabando de carburante o del término despectivo con que se refieren  a dispositivos de los ayuntamientos, a los que denominan 'chatarra', que evidencia el estado de decadencia de la sociedad posmoderna.

La puesta en escena opta por una estética del spaghetti-western, con la llegada a pequeñas poblaciones filiformes con apenas una sola calle en la que se alinean los escasos comercios de abastecimiento de transeúntes, en la que repentinamente aparece un nutrido grupo de delincuentes que han sustituido los antiguos caballos y las pistolas al cinto por  potentes motocicletas  y armas cortantes de todo tipo, que asesinan y violan a los ocasionales viajeros, sustituyendo las escenas atroces por imágenes sobreimpresas de cuervos que anuncian la muerte. Pero el film toma elementos de la road movie, extremadamente peligrosos. Max, tras el cruel atentado contra su compañero 'Jim el Ganso', empieza a experimentar un sentimiento perverso: la satisfacción  íntima de la venganza más cruel. Aconsejado por su jefe  se toma unos días de vacaciones para ordenar sus ideas, alejado del brutal contexto, pero en el viaje aprende algo terrible, el mal le acompaña allá donde va, y los hechos criminales aumentan de forma progresiva alcanzando a su propia familia, contaminando al espectador que acaba entendiendo e  incluso  deseando un final  de violencia extrema nada edificante. No hay ninguna esperanza para el ser humano.

La liquidación de 'El jinete nocturno' por la Patrulla desencadena una oleada de violencia por parte de los salvajes motoristas, respondida a su vez por las fuerzas del orden y así hasta el infinito. El ataque a la familia de Max no es premeditado, al menos al principio,  ya que desconocen la filiación de la mujer y su hijo, sino uno más de los abusos cotidianos que sufre cualquiera que por azar se cruza en el camino de los salvajes, lo que implica aún más emocionalmente  al espectador, contagiándole el miedo y la empatía. Ciertamente Mad Max creó escuela y le siguieron  muchos títulos  en los que la protagonista es la violencia injustificada, que aquí se explica por los efectos derivados de una contaminación posnuclear.

La película de George Miller aborda una simple batalla de una guerra que continúa, en la que la principal víctima es una sociedad atemorizada, que no se presenta a testificar en los juicios contra sus agresores y que huye despavorida de los agentes de la Patrulla, soportanto en silencio todo tipo de atropellos. Los policías llevan una agresiva indumentaria que combina el casco futurista con elementos del uniforme militar romano y las connotaciones que conlleva, que incluye las grebas metálicas que protegen sus piernas, les dan un aspecto imponente y les protegen en  una lucha sin cuartel, favorecida por el desmantelamiento de una justicia ineficaz. La sociedad ha involucionado y ha retrocedido a las épocas en que la inexistencia de un estado imponía la ley de la fuerza y del 'sálvese el que pueda', cuya consecuencia más atroz era la inseguridad de los ciudadanos.



Comentarios