The Premonition ( Pesadilla en Dover). Robert Allen Schnitzer



Ficha técnica:

Título original: The Premonition
País: U.S.A.
Año: 1976
Duración: 90 minutos

Dirección: Robert Allen Schitzer
Guión: Anthony Mahon y Robert Allen Schnitzer
Director de Fotografía: Victor  C.  Milt
Música original, composición y dirección: Henry Mollicone
Música electrónica: Pril Smiley
Edición: Sidney Katz, a.c.e.; editor asociado: Virginia Katz
Director artístico: John Lawless

Maquillaje: Rita Ogden
Supervisor vestuario: Jennifer Nichols

Productor: Robert Allen Schnitzer
Productores asociados: Laurie Silver y Dale Trevillion
Productor manager: J.Boyce Harman
Productor ejecutivo: M.Wayne Fuller


Intérpretes:

Sharon Farrell: Sheri Bennett
Ellen Barber: Andrea
Richard Lynch : Jude
Jeff  Corey: Teniente Mark Denver
Edward Bell: Milos Bennett
Chiitra Neogy:  Doctora Joena Kingsly
Danielle Brisebois: Janie Bennett
Rosemary McNamara: Lenore
Roy White : Doctor Laraboe

Sinopsis:

La pequeña Janie Bennett vive una vida completamente feliz junto a sus padres adoptivos Miles y Sheri. Sus vidas discurren tranquilas, pero a quilómetros de  distancia, un matrimonio obsesionado por la desaparición de su hija planea secuestrar a la pequeña Janie y convencidos de que se trata de su hija llevan a cabo su plan. Impotentes y desesperados, Miles y Sheri se pondrán en manos de una parasicóloga, que tratará de establecer mediante la hipnosis de Sheri, contacto mental con la pequeña antes de que sea demasiado tarde...para todos.

Comentario.

Curioso film del director estadounidense Robert Allen Schnitzer, apenas conocido en Europa,  un thriller con fuerte influencia del giallo italiano y un clima  constante de alucinación de los personajes, capitaneados por la lunática Andrea, (Ellen Barber),  y el traumatizado, extravagante e imaginativo payaso de feria Jude, interpretado por Richard Lynch, que logran transmitir sus terribles y psicóticas fantasías a una pareja que tiene una hija en adopción, y a la que atemorizan reclamando la paternidad biológica.

El asombro por las extravagantes actitudes de los protagonistas, impregnadas de magia circense, fetichismo y locura desbordada, combinadas con la ciencia y la parapsicología, se impone al terror que se supone que el espectador debe sentir por los asesinatos, en off visual, con grandes cuchillos, y las apariciones de espectros y otros fenómenos paranormales,  aunque hay alguna imagen muy inquietante por su hiperrealismo descarnado como el rescate de la mujer asesinada y arrojada al fondo de un lago. La secuencia final es sencillamente loca y delirante.




Comentarios