El color púrpura.Steven Spielberg



___________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: The color Purple
País: Estados Unidos
Año: 1985
Duración: 154 minutos

Dirección: Steven Spielberg
Guión: Meynno Meyjes, basado en la novela de Alicde Walker
Dirección de Fotografía: Allen Daviau, a.s.c.
Casting: Reuben Cannon y Asociados, c.s.a.
Música: Quincy Jones
Edición: Michael Kahn, a.c.e.
Director artístico: Robert W.Welch
Decorador del setLinda DeScenna

Diseño de Vestuario: Aggie Guerard Rodgers
Diseño de maquillaje: Ken Chase

Productores: Steven Spielberg y Kathleen Kennedy, Frank Marshal y Quincy Jones
Productores ejecutivos: Jon Peters y Peter Guber
Productor asociado: Carol Isenberg
Diseño de Producción: J. Michael Riva
Warner Bros.Pictures, Amblin Entertainment. Unit Production Manager Gerald R.Molen

_____________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Danny Glover: Albert
Adolph Caesar: Viejo Mr.
Margaret Avery: Shung Avery
Rae Dawn Chong: Squeak
Oprah Winfrey: Sofia
Akosua Busia: Nettie
Villard Pugh: Harpo
Whoopi Goldberg: Celie
Desreta Jackson: joven Celie
Dana Ivey: Señora Millie
Carl Anderson: Reverendo Samuel
Susan Beaubian: Corrine
...

____________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis.

La película narra la historia de Celie, una joven adolescente de 14 años, a la que su padre embaraza y  le arrebata a sus hijos, matando de dolor a la madre. Los primeros treinta años de Celie son horribles: su padre la vende a un hombre que la maltráta física y psicológicamente, y su hermana Nattie es deportada a África, tras un intento frustrado de violación por parte del marido de su hermana. Pese a recibir 11 nominaciones, no mereció ningún Oscar.

____________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

'El color púrpura'  denuncia el constructo de género del sistema patriarcal imperante en la sociedad negra, un réplica del de la sociedad blanca dominante,  que se transmite de generación en generación. La historia de dos hermanas, sometidas a todo tipo de humillaciones y vejaciones desde su nacimiento, que vislumbran en la educación su única vía de liberación;  aprender a leer y  escribir las hará independientes y libres, y el libro elegido para este viaje es Oliver Twist de  Charles Dickens, con la que muchos aprendimos  también a pensar y tener conciencia, mientras rechazábamos el maltrato de que eran objeto los niños ingleses del siglo XIX, las principales víctimas de la revolución industrial que trajo tanta prosperidad, arrancada a través de las  luchas reivindicativas de hombres y mujeres sufragistas, a la humanidad y en especial a las mujeres y a sus hijos. El daño psicológico y moral a la mujer fue tan grande que la propia protagonista aconseja a  su hijastro que pegue a su mujer para domeñarla, y a ella que aguante,  porque esta vida dura poco y el cielo es para siempre. La creencia en un paraíso después de la muerte le hace más llevadero el infierno de su vida.

Mas la ética imperante no es válida para Sofie, la mujer de Harpo,el  hijo de Albert, educada entre hombres, que ha aprendido a vivir entre ellos y hacerse respetar, hasta que harta de las palizas que se propinaba el matrimonio, abandona a su marido y se marcha del hogar con sus hijos. Mientras, el infierno de Celie sigue en casa, aumentado ahora con la humillación de tener que soportar  y servir a la amante enferma de su marido , Shug Avery, una mujer del mundo del espectáculo, un cantante de blues, que  la desprecia  y se ríe de su aspecto físico. El maltratador de mujeres se convierte en siervo  de la femme fatale, ante la mirada atónita de la leal y obediente esposa.  La secuencia en la que acude con él al garito donde canta la diva, también negra, es muy significativa: ¿Qué lazo ha surgido entre las dos mujeres? (bellísimas imágenes, dignas de varios Oscars)

La homosexualidad se desliza en este mundo tradicional y sórdido: Celie hace el amor  por primera vez de forma consciente y apasionada con la amante de su marido, que  no sólo va a recomponer su autoestima, sino a vengarla antes los hombres  que la han dañado, empezando por su propio padre. Las tres mujeres de  Spielberg, la sumisa, la rebelde y la que elige un vida licenciosa, sufren de forma diferente la esclavitud que les impone la sociedad dominada por el hombre, lo que provoca una mirada nostálgica de las mujeres hacia el continente africano, que  conecta con el espíritu de la negritude y la idealización de África por parte de los negros afroamericanos, que fracasará igualmente. En este infierno el realizador  dispone un final mágico y emocional para  la bondadosa Celie, propio de un realizador  que convierte el cine en la fábrica de los sueños . El malvado Albert la despide con una amenaza, un verdadero resumen de las causas de la discriminación de las féminas: Volverás porque eres negra, eres fea, eres pobre y eres mujer, y por tanto no vales nada." Más tarde comprobará que la primera víctima de la educación sexista, propia del patriarcado de las sociedades blancas o negras del momento, es él mismo. Un final innecesario y convencional desluce una historia bien encaminada, del que se infiere la tijera del censor, o al menos la autocensura,  para evitar que los hijos de Celie, fruto del incesto, sean a su vez sus hermanos.

La historia de Spielberg es una historia de arrepentimiento  y perdón, en la que el hombre no debe pasar indiferente ante el color púrpura, una sencilla metáfora de las cosas bellas y amables que conviven con las feas y desalmadas. Albert hace posible el reencuentro de Celie con sus hijos y ello, de alguna manera, compensa la infelicidad que le ha producido a lo largo de su vida.

Comentarios