Diana. Oliver Hirschbiegel



________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original:
País: Francia/Reino Unido/ EstadosUnidos
Año: 2013
Duración: 113 minutos

Dirección: Oliver Hirschbiegel
Guión: Steven Jeffreys
Dirección de Fotografía: Rainer Klausmann
Música:  Keefus Ciancia, David Holmes
Edición:

Estudio: eOne Films
Compañías. Ecosse Films, Le Pacte, Scope Pictures

_________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

Naomi Watts: Princesa Diana,
Naveen Andrews: Dr. Hasnat Khan,
Geraldine James: Oonagh Toffolo,
Cas Anvar: Dodi Fayed,
Douglas Hodge: Paul Burrell,
Charles Edwards: Patrick Jephson Daniel PirrieJason Fraser

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Cuando la princesa Diana voló a Pakistán en mayo de 1997, fue a conocer a la familia del Dr. Hasnat Khan, el hombre con quien deseaba casarse. Diana, una de las mujeres más famosas y bellas del mundo, esperaba persuadir a la madre del Dr. Khan haciéndole ver que sería la esposa adecuada para su hijo. De haber tenido éxito, los acontecimientos de aquel verano podrían haber sido muy diferentes.

__________________________________________________________________________________________________________________

Críticas y  Comentario:

La crítica ha azotado a un film con pocas probabilidades de éxito, porque las masas todavía no han superado el trauma que les produjo la muerte accidental de la 'Princesa del pueblo', y Naomi Watts, una actriz que nos encanta, no da la 'talla',  en sentido literal y figurado. Telebasura de lujos, 'royal con queso' (alusión al paso desaprovechado  de John Travolta por Europa, en el film de Tanantino, 'Pulp Fiction'), comedia involuntaria... Claudia Puig, (USA Today) llega a exclamar que podría hacer revolverse a Diana en su tumba. La paliza es notable y con toda seguridad desproporcionada, aunque merecida por el jardín en el que se ha metido Oliver Hirschbiegel, que por circunstancias históricas y sociales, y por el interés de los programas del corazón en seguir tirando del hilo, no podía dar demasiado de sí.



Comentarios