La americanización de Emily. Arthur Miller



___________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: The  americanization of Emily
País: Estados Unidos
Año: 1964
Duración: 110 minutos

Dirección: Arthur Miller
Guión: Paddy Chayefsky, basado en la novela de William Bradford Huie
Director de Fotografía: Philip Lathrop, a.s.c.
Música: Johnny Mandel
Director artístico: George W.Davis, Hans Peters, Elliot Scott
Edición: Tom McAdoo
Decorador del set: Henry Grace, Robert R.Benton
Efectos visuales especiales: J.McMillan Johnson

Diseño de Vestuario: Bill Thomas
Supervisión maquillaje: William Tuttle
Estilista de peluquería: Sydney Guilaroff

Produtor Martin Ransohoff
Productor asociado: John Calley
Metro Goldwin Mayer, Martin Ransohoff's Production, Filmways Pictures

___________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

James Garner: Comandante Charles E.Madison
Julie Andrews: Emily Barham
Melvyn Douglas: Almirante William Jessup
James Coburn: Comandante ?Bus' Cummings
Joyce Grenfell: Señora Barham
Edward Binns: Almirante Thomas Healy,
Liz Fraser: Sheila
William Windom: Capitán Harry Spaulding
John Crawford:  Jefe suboficiales  Adams
Douglas Henderson: Capitán Marwin Ellender
Edmond Ryan: Almirante Hoyle
Steve Franken: joven marinero
Paul Newlan: General William Hallerton
Keenan Wynn: viejo marinero

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

En 1944, mientras los aliados preparan el desembarco de Normandía,  Inglaterra se ve invadida por miles de americanos, con los bolsillos repletos; un oficial de marina se enemora de una viuda británica, pero este romance se ve amenazado por una peligrosa misión en la que debe participar el militar.

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.

Aeropuerto de Hendon, Inglaterra, 4 de mayo de 1944. Con este título comienza un curioso film bélico en torno al desembarco de Normandía, cuyo protagonista, un' ladrón de perros', como llamaban en el ejército a los que cuidaban del bienestar de sus generales,es  un auténtico cobarde que ama más que nada la vida, un antihéroe por excelencia, al que, por un desafortunado error,  el ejército norteamericano está a punto de levantar un monumento al  marinero desconocido en las costas en las que se produce esta hazaña tantas veces llevadas al cine. Un hombre que declara abiertamente que es egoísta, amante de  sus cosas: un hogar, un país, el mundo y el universo, en ese orden y que cree que los que predican la moral hacen polvo a los demás. Un  paradigma de ser humano que sólo pretende ser lo que es aquí y ahora y no lo que puede llegar a ser en el futuro.

Muchos considerarán estas filosofías cínicas y asociadas al estado de ánimo del que las verbaliza; Arthur Miller construye un personaje que sólo quiere vivir, y probablemente tenía necesidad de trasladar a la pantalla este sentimiento tras la amarga  experiencia  del fallecimiento de su ex-mujer, Marilyn Monroe,  a los 36 años. Charli (James Garner) no pretende pasar a la historia, pero los delirios de un general de la marina enfermo, le colocan en una terrible situación para complacer sus deseos: debe filmar el desembarco de Normandía, el dia D, 6 de Junio de 1944. Arthur Miller nos ofrece unas imágenes impresionantes de un cobarde solo, cargado con su cámara, encabezando como un mirmidón-a-la-fuerza  el avance de las lanchas a distancia; un cineasta obligado que arriesga su vida para hacer una película de la que acabará siendo el protagonista. Sin haberlo buscado se convierte en ese marinero  desconocido, el primero en morir en la magna operación con que soñaba el  almirante; cuando descubren que no ha muerto, sino que sólo está herido el compañero que lo sustituye y que lo había herido para forzarlo a filmar el desembarco, se lamenta profundamente: " Teníamos un héroe muerto y ahora tenemos un cobarde vivo".

El mal ya está hecho y ahora hay que sacarle el mayor provecho posible, ya que la prensa había creado un héroe que había ocupado las primeras planas de todos los periódicos norteamericanos, lo que provoca un problema moral entre los dos oficiales y la novia de Charles, que se resuelve de la forma más pragmática, con unos argumentos muy difíciles de asimilar por quienes se autodenominan patriotas. Película curiosa, divertida y sexista, como mandan o mandaban  los cánones de la época. ¿Qué de malo tenía pegar una palmada en el culo de las mujeres-chófer que conducían los automóviles de los  militares en Francia? ¿Y por qué no alegrar a los 'pobres' oficiales, lejos de sus familias y sus esposas, si encima les regalaban ropa interior de seda y bonitos vestidos? Parece que el mayor problema, el que más humillaba a los franceses no era éste, sino que les ofrecieran chocolate. Luís Martínez, del diario 'El País', la definió  como  una comedia cínica, negra, y , por momentos, deliciosamente cruel.



 

Comentarios