Man Thing. Brett Lwonard





__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Man Thing
País: Estados Unidos
Año: 2005
Duración: 102 minutos

Director: Brett Leonard (El cortador de césped)
Guión: Hans Radionoff, basado en llos personajes de  un cómic de Steve Gerber, publicado por Marvel
Casting: Greg Apps
Director de Fotografía: Steve Arnold (X-Men),a.c.s.
Música: Roger Mason
Editor: Martin Connor
Efectos visuales: The Lab Sydney/Rising Sun Pictures
Coordinador de especialistas: John Walton
Director artístico:Charlie Reval
Decorador del set: Faith Robinson

Diseño de Vestuario: Cappi Ireland
Maquillaje de efectos especiales: Paul Katte y Nick Nicolaou
Supervisor de maquillaje y peluquería: Jennifer Lamphee

Productor: Avi Arad (X-Men), Christopher Petzel, Scott Karol, Gimel Everett
Productores asociados: Hans Rodionoff, Brendan Fletcher, James Coyne
Productores ejecutivos: Stan Lee, Kevin Feige, Ari Arad, Rudolf G. Wiesmeier, Christopher Mapp
Productor ejecutivo:  Kevin Feige (X-Men)
Productor en línea: Michelle Russell
Diseño de Producción: Peter Pound (Dark City), Tim Ferrier (Farscape)
Lions Gate Films (LGF), Fierce Entertainment, Marvel TM Entertainmen Production, Screenland Movieworld Production

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Matthew Le Nevez: Kile
Rachel Taylor: Teri
Jack Thompson: Schist
Rawiri Paratene: Pete Horn
Alex O'Loughlin:
Steve Bastoni : Rene
Robert Mammone: Mike Floog
Alex O'Lachlan

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Kyle llega al tranquilo pueblo de Bywater, paraíso de los amantes de los pantanos, para ocupar el puesto de sheriff. Pronto, lo que iba a ser un destino tranquilo, se transforma en la sucesión de una serie de asesinatos espeluznantes. En su lucha por conocer la verdad Kyle se enfrentará con los secretos de los nativos del lugar, con el dueño corrupto de una empresa petrolera y con los ciudadano de Bywater, cuyos extraños comportamientos desconciertan al sheriff.

Confuso entre qué y a quién creer Kyle tendrá a su lado a Teri, la joven profesora del colegio; juntos emprenderán una búsqueda por los pantanos para descubrir la verdad y resolver el misterio que ocultan.

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.

Espantosa y bochornosa adaptación de un cómic de Marvel, no sólo atribuible a los escasos recursos que se le suponen a una película de serie B, en la que la mayor parte de los títulos de crédito corresponden a productores de todas las clases. El género tiene  características propias, muy conocidas por todos sus seguidores, que, más o menos se cumplen en todas sus producciones, y de  la genialidad del guionista y del director dependerá que el film nos sorprenda y como consecuencia nos de algún que otro susto. Lo malo es que Brett Leonard comienza con un tópico de la desgastada y maltratada saga de Viernes 13, en la que una pareja, constituida por una chica muy macarra, que acusa al chico que la desea de gallina e incluso de virgencita, y un joven un poco tímido que le recuerda los riesgos de adentrarse en las aguas oscuras en las que el peligro acecha; él la palma y ella, a pesar de su bravuconería, se vuelve loca tras lo que ha visto. ¿Será verdad que un optimista es un pesimista mal informado?

La muerte de esta secuencia preliminar no tiene un significado diferente a las del resto de la historia, y no supone un castigo divino o humano por la práctica del sexo precoz; un personaje secundario informa a la policía de que la madre del joven lo busca desesperada, mientras que no se dice nada de la madre de la muchacha. Otro tópico. Tras este preámbulo se suceden una serie de imágenes contradictorias de desarrollo industrial y atraso cultural, (situación hacia la que vamos retrocediendo a pasos agigantados) que evoca la de los aldeanos de la brutal  'Deliverance' de John Boorman . El  barquero que lleva al nuevo sheriff, un urbanita que busca paz y tranquilidad, a su puesto  está tan desdentado como los que protagonizan este espantoso film. Cuatro casas en torno a un pantano,  una antigua zona sagrada de los indios, que ha sido violado y  perforado por los blancos  para extraer petróleo es el principal protagonista de una historia, en la que  los lugareños se dividen en empresarios, rodeados de matones y del lumpen del lugar y hippies, que emulan  a los de la década de los 60 y  que protestan por el impacto ambiental que produce la extracción del preciado líquido, liderados por la maestra local y un grupo de activistas en pro de los derechos civiles , que engloban  a representantes de los diferentes grupos marginados, ya sean negros, indios o trabajadores empobrecidos.

El primer contacto entre el sheriff y la maestra es un tanto doloroso, ya que ella está encadenada, junto a otros activistas a una máquina excavadora, él intenta cortarla con unas grandes tenazas y ella le arrea una patada donde más duele. Así surge el amor, algo que no debe escandalizar, si recordamos cómo se trataban las parejas en las películas de John Ford; claro que El Hombre-Cosa está hecha en 2005. A partir de ese momento comienzan a aparecer cadáveres destrozados, con manchas verduscas, y todos entran en las aguas pantanosas a buscar un remedio: el indio para rezar a sus antepasados y pedirles venganza; el policía y la maestra para buscar al asesino y el  empresario medieval y su hijo para matarlos a todos. Lo que nadie se espera es que el lago ha generado su propio monstruo, que cuando se materializa y lo vemos, no sólo pierde su encanto y  deja de ser temible, sino que da mucha, pero que mucha risa. Y es que cuando la causa  de nuestros temores toma forma, se pierde toda la ansiedad y la inquietud cesa (Jenaro Talens),

Como ya le ocurriera en 'El Cortador de Césped', Brett Leonard malogra de nuevo una buena idea. Aunque en esta ocasión el resultado es bastante peor, a pesar de la pretensión de ser una adaptación de un cómic de Marvel, al que en su día Javier Ocaña, del diario 'El País', despreció consierándolo "uno de esos despropósitos a los que estamos tan acostumbrados  en materia de tebeos llevados a la pantalla. El realizador utiliza con demasiada frecuencia filtros verdes durante la noche, y de película quemada en situaciones en las que la cámara nos advierte del riesgo, o cuando adopta la posición subjetiva ¿Es esa cosa la que nos amenaza y nos ve? Demasiado evidente y desgraciadamente poco perturbador.


Comentarios