Queimada. Gillo Pontecorvo





________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Título original: Burn!
País : Italia
Año: 1969
Duración: 107 minutos

Dirección: Gillo Pontecorvo
Guión: Franco Solinas, Giorgio Arlorio
Directores de Fotografía: Giuseppe Ruzzolini y Marcelo Gatti
Música: Ennio Morricone
Edición: Mario Morra: supervisor: Enzo Ocone
Director artístico: Piero Gherardi
Set: Sergio Canevaei: decorador : francesco Bronzi
Efectos especiales: Aldo Gasparri

Vestuario: Marilu Carteny
Maquillaje: Mauro Gavazzi
Peluquería: Anna Graziosi

Productor: Alberto Grimaldi
Manager: Mario del Papa
Producción manager; Sergio Merolle
Estudio: Cinecitta
Metro Goldwyn Mayer y United Artists Pictures Inc.

_________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Marlon Brando: Sir William Walker
Evaristo Marquez: José Dolores
Renato Salvatori: Teddy Sánchez
Dana Ghia: Francesca
Valeria Ferran Wanani: Guarina
Giampiero Albertini: Henry Thompson
Carlo Palmucci: Jack
Norman Hill: Shelton
Thomas Lyons:
Joseph P.Persaud: Juanito
Alvaro Medrano: soldado
Alejandro Obregon: Mayor inglés
Enrico Cesaretti...

________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

Una isla caribeña, cuyo nombre, Queimada,  deriva de los frecuentes incendios que provocaban los colonialistas,  a mediados del siglo XIX, un paraíso fiscal que el hombre ha convertido en un infierno. Los esclavos de las vastas plantaciones de caña de azúcar portuguesa están a punto de convertir  su miserable sino en rebelión...Y los británicos están dispuestos a echarles una mano. Para ello envían al agente William Walker (Marlos Brando) con una pérfida triple misión: provocar la revuelta de los esclavos, poner el mercado de caña de azúcar en manos de los ingleses y devolver a los esclavos a su servidumbre. 

Queimada es una epopeya que explora los temas del colonialismo y la insurrección con resultados impactantes tanto en lo visual como en lo narrativo,y lleva en su seno la llama del genio cinematográfico de su director, evidente también en el retrato complejo de un hombre que es al mismo tiempo un caballero y un canalla, un revolucionario y un colonialista. Una historia tan conmovedora que además cuenta con la hechizante música de Ennio Morricone.

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Ninguno de los términos que se utilizan en la sinopsis, caballero/canalla, revolucionario/colonialista, en esta obra maestra de Gillo Pontecorvo, son contradictorios, aunque así parece que lo ha considerado quien ha elaborado esta parte de la ficha del film. Pero no lo son, y queda magistralmente plasmado en la reunión que mantiene Walker (Marlon Brando) con las fuerzas vivas de la isla, en las que dirigiéndose a los caballeros feudales portugueses, al defender las bondades de la revolución burguesa, una de cuyas exigencias es la liberación de los esclavos para convertirlos en obreros que trabajen en las fábricas y compren los productos que éstas producen, pone un ejemplo que ellos puedan entender: las esposas son muy costosas, hay que mantenerlas, incluso cuando son improductivas, no  pueden tener hijos y no sirven para el amor, y si se mueren hay que pagarles un entierro; son mucho más económicas y satisfactorias las prostitutas, a las que sólo se les paga las horas que trabajan.

El agente inglés utiliza a José  Dolores para hacer su revolución, imponer la libertad de comercio en la isla y apoderarse del monopolio de la producción de azúcar; para ello es necesario que  este territorio se independice de la potencia colonizadora, Portugal. Pero Walker no lucha por la emancipación de la clase obrera, sino por otro tipo de sometimiento, similar al que propone al promover la 'libertad' de las esposas. Sin embargo el rebelde se cree la misión liberadora de su pueblo, en el que hasta los niños de tres años levantan sus bracitos cuando oyen la orden de parar, ayudan a sus madres a dar sepultura a sus maridos, y carecen de todo, incluso de la indumentaria más elemental para tapar sus pequeños cuerpecitos y proteger sus pies. Una  vergüenza para la humanidad, una denuncia tan severa que muchos espectadores que confundieron en su momento al actor y al personaje, algo de lo que advierte Ortega y Gasset (El espectador), de convicciones muy conservadoras, jamás han perdonado a Marlon Brando. Además de su protagonismo en 'El último tango en París'.

A pesar de su perversidad y la ausencia de escrúpulos con la que cumple la función para la que ha sido destacado en la isla, que supone casi el exterminio de la población negra, y de las presiones que ejerce sobre  Dolores para que acepte el perdón que se le ofrece y que intentan evitar que el héroe se convierta en mártir y el mártir en mito, aprecia al compañero con el que comparte unos ideales, aunque cada uno de ellos se encuentra en un estadio diferente de un proceso utópico que lucha por la igualdad de todos los hombres. El inglés lucha por el asentamiento de la clase burguesa, que ya se ha producido sin posibilidad de vuelta atrás, por mucho que aún queden media docena de reyes, de monarquías parlamentarias, sometidas a la soberanía del pueblo; el momento de los José Dolores del mundo, que se juegan la vida por la igualdad de todos los hombres, todavía no ha llegado, aunque según el líder antillano, más tarde o más temprano se impondrá la auténtica civilización, en la que nadie será sometido por nadie. Palabras que pronuncia mientras es conducido a la horca. Lo que ambos ignoran
 es que el tiempo de Walker también se ha acabado.

Gillo Pontecorvo tiene la capacidad de trasladar conceptos abstractos e ideas complejas a imágenes, y con el apoyo del recurso a las palabras de  apenas unos cuantos minutos, hace un film que todo el mundo comprende, independientemente de su formación, y cuya vigencia se mantiene a pesar de haber transcurrido más de cuarenta años desde que se estrenó esta cinta, en la que fue llamada la 'década prodigiosa', que se extendió entre  los años 60 y 70 e influyó en la juventud de todo el orbe, por parte de los creadores de música, cine y bellas artes en general.




Comentarios