Saw II. Darren Lynn Bousman





__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Tçitulo original:
País: Estados Unidos
Año: 2005
Duración: 93 minutos

Dirección: Darren Lynn Bousman
Guión: Leigh Whannell Y Darren Lynn Bousman
Casting: Amy Lippens, c.s.a.; casting canadiense: Stephanie Gorin, c.s.a., c.d.c.
Dirección de  Fotografía: David A.Armstrong
Música: Charlie Clouser; supervisores: Social Capital
Edición: Kevin Greutert
Coordinador de especialistas: Alison Reid
Director artístico: Michele Brady
Decorador del set: Liesl Deslauriers

Diseño de Vestuario: Alex Kavanagh
Responsable de maquillaje: Sarah Fairbairn
Responsable de peluquería: Stephanie Ingram

Productores: Greg Hoffman, Oren Koules, Mark Burg
Co-productor: Daniel Jason Heffner
Productores ejecutivos: Peter Block y Jason Constantine, James Wan, Leigh Whannell, Stacey Testro
Diseño de producción: David Hackl
LGF Lions Gate Films, Twisted Pictures, Burg) Koules/Hoffman Production

__________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

Donnie Whalberg: Eric Matthews
Shawnee Smith : Amanda
Tobin Bell: Jigsaw
Franky G.: Xavier
Glenn Plummer : Jonas
Dina Meyer: Kerry
Emmanuelle Vaugier: Addison
Eric Knudsen: Daniel Mathews

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

"Hola, Michael, quiero que juguemos a un juego..." Jigsaw ha vuelto. La brillante y perturbada mente que causço estragos en la vida de los personajes de Saw, ha regresado con nuevos y terroríficos juegos a vida o muerte. Cuando aparece una nueva víctima de asesinato con las señales características de Jigsaw, el agente Eric Matthew se embarca en una investigación que le permite detener al asesino sin demasiado esfuerzo. Sin embargo, esto forma parte de su plan...

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.

Hay cosas que se me escapan en películas como ésta, y no tanto en lo que se refiere a su concepción y realización, como a la percepción de ciertos sectores del público, que poco o nada tienen que ver con la trama o el argumento, que puede esconder ciertos rasgos de racionalidad, lo que podría hacer el producto un poquito menos inquietante: víctimas y verdugos  acusan a Eric Matthews de haber fabricado pruebas para encarcelarlos  y buscan el apoyo de un sádico desahuciado para vengarse de los años que han pasado en prisión.

A los que no nos amilana el género de terror, que como cualquier otro tiene sus características, sus reglas y sus tópicos, - lugares cerrados, instrumentos de tortura medievales, suciedad y porquería que aumentan la apariencia de sordidez, cuchillos, sangre...-, que se compensan intelectualmente pensando que todo es producto de buenas dosis de ketchup y salsas diversas esparcidas por maquetas, como revela el propio James Wan en relación a esta saga. En Saw además aburre la repetición de situaciones que van ablandando los cerebros de los espectadores y agotando su paciencia.


Lo que preocupa de verdad es el espíritu macarra y chuleta de quien afirma, como Alan Morrison (Empire) que, aunque la película sea moralmente dudosa, esta mezcla de tortura, gore y depravación oscuramente humorística despierta el niño morboso que todos llevamos dentro. Lamentamos disentir profundamente de este juicio; ni vemos por ningún lado esos aspectos humorísticos de que habla. por muy escondidos que estén, ni nos producen ninguna satisfacción morbosa ver mutilar y destrozar los cuerpos de otros  hombres y mujeres. Tampoco creemos que estos cineastas estén construyendo un constructo alternativo al dominante, de carácter claramente burgués, llevando las cosas al límite y provocando el escándalo. Va a resultar que tenía razón Hannah Arendt cuando afirmaba que lo único radical y consciente, lo que necesitamos educar,  es el lado bueno, porque el lado oscuro, el perverso es el intrínseco, el que forma parte de la esencia del ser humano. Dejarse arrastrar por estas emociones insanas es algo que, al parecer, complace a amplios sectores de consumidores del género.

M. Torreiro del diario 'El País', emite un juicio tajante y definitivo: "Un suspense insoportable, un indisimulado sadismo. (...) queda una explotación siniestra del placer por ver sufrir al prójimo (...) y la pregunta de para qué se hacen estas películas enclaustradas, malsanas, definitivamente enfermas." (1)

(1) Ambas citas están extraídas de Filmaffinity.

Comentarios