Una de zombis. Miguel Ángel Lamata




_________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Una de zombis
País: España
Año: 2004
Duración: 99 minutos


Dirección: Miguel Ángel Lamata
Guión:Lamata & Aijón
Dirección de Fotografía: Teo Delgado
Música: Carlos Jean
Edición de imagen y sonido: Nacho Blasco
Dirección artística:José Luís Arrizabalaga y Biaffra
Dirección de efectos visuales: Juan I. Sánchez-IJV Comunicación
Sonido; Antonio Rodriguez "Marmol"

Diseño de Vestuario: Arantxa Ezquerro
Maquillaje, peluquería y maquillaje de efectos especiales: Patricia Rodríguez

Productor : Santiago Segura
Productor asociado: Javier Valiño
Productora asociada y  dirección de producción: María Luisa Gutierrez
Mangafilms, Amiguetes Entertainment IJV Comunicación, Ecmo. Ayuntamiento de Zaragoza, Gobierno de Aragón, Instituto de Cine y Artes Audiovisuales, Antena 3 TV, Canal  + España

_________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Raúl Sanz: Johnny Maldad
Salomé Jiménez: La Puños
Natalia Moreno: Luchi
Miguel Aparicio: Caspas
Mayte Navales: Carla
Aijçon: Aijón
Nacho  Rubio: El Duende
Marianico 'El Corto': Padre de Aijón
María José Moreno: Madre de Aijón
Pedro Rebollo: Rumor
Santiago Segura:  Padre Pelayo/El Entrecot/él mismo

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Los buenos de la película son Aijón y Caspas, dos taradetes que quieren ser directores de cine, a pesar de no tener talento, dinero, ni contactos, ni siquiera una historia que contar. La tensión sexual la pondrá Carla, una atractiva mujer de negocios, que vaya usted a saber por qué quiere ayudarles. Y la enalada de  plomo la servirá el Duende, hçeroe, vengador, porrero...Ah! ¿Que por qué la ensalda de plomo? Muy sencillo, si Aijón y Caspas quieren estrenar su película, primero tendrán que acabar con los Anticristos, una mafia satánica de gansters psicópatas que no sólo han vuelto de la tumba para sembrar el terror y conquistar el mundo, sino que además cuentan chistes malos de cojones.

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.

En otras ocasiones hemos comentado en el blog la oportunidad de los norteamericanos a la hora de generar conceptos que identifican situaciones, grupos, personajes como  los frikis y los nerds, individuos extraños, estudiosos y muy raros, a causa de su aislamiento. En España, como hemos tardado más tiempo en incorporarnos a la cultura y la alfabetización tenemos otro tipo de seres extraños: los/las  macarras, los/las chuletas, con nombres muy significativos como 'La puños' 'El Caspas'...

"El cine español está pasando una época crítica, - le  dice Santiago Segura  a  Aijón en su despacho, rodeado de los carteles  de los filmes más taquilleros que ha realizado.( la saga de Torrente), cuando va a ofrecerle el papel de 'El Entrecot' -,  ahora bien, me has caído simpático, tienes cara de buena persona, alguien a quien yo podría estafar. Luego el guión es muy friki, tiene muchas tonterías, quizás podría funcionar...Le falta un poco de sexo, de erotismo". La película se adecua al famoso chiste español, aquel que dice: "A mí me gusta jugar y perder/ ¿Y jugar y ganar? le pregunta el interlocutor. El perdedor responde: "Eso debe ser la ostia". Esta actitud, coherente con las posibilidades de conseguir una financiación adecuada para una película que no tiene ni guión, le hace presumir a El Caspas que 'lo bonito' es trabajar sin productor y fracasar, y si fracasas con productor aún mejor.

El principio rector de la conducta de 'El Caspa' , Carla, 'El Duende' y 'La Puños', unos auténticos/as macarras y chuletas, que actúan de acuerdo con una filosofía barata que siempre encuentra sustento para cualquier tipo de trauma: el cura que los machacaba, que luego se convertirá en 'El Entrecot', los compañeros que  los acosaba o las madres, tanto las protectoras como las que sacan a sus hijos/as adelante enseñándoles a jorobar  a los demás.

Un retrato demoledor de la España cañí, el ruedo ibérico, sin esforzarse tan siquiera por hacer un guión digno o verosímil, sin que apenas aparezcan los zombis que dan nombre a la película, ni se molesten por aparentar que presentan un producto diferente al que harían unos jóvenes con sus super 8 una tarde de aburrimiento. Unos se ríen, otros se indignan y Santiago Segura se encarga de la producción. No es lo peor de lo que ha hecho hasta el momento.



Comentarios