After earth. M. Night Shyamalan. Ficha técnica ampliada y comentario.






Ficha técnica: 


Título original: After earth. 
País: Estados Unidos. 
Año: 2013.
Duración: 96 minutos
Género: ciencia-ficción

Dirección: M. Night Shyamalan. 
Guión: Stephen Gaghan, Gary Whitta y M. Night Shyamalan, basado en una historia de Will Smith
Casting: Douglas Aibel
Música: James Newton Howard. 
Dirección de Fotografía: Peter Suschitzky, a.s.c.
Edición: Steven Rosenblum, a.c.e.
Coordinación de especialistas: R.A.Rondell
Directores artísticos: Naaman Marshall, Robert Joseph, Dean Wolcott
Decorador del set: Rosemary Brandenburg
Supervisor efectos visuales: Jonathan Rothbart

Diseño de Vestuario: Amy Westcott.
Jefe Departamento de maquillaje: Tym Buacharern
Maquillaje: Beverly Jo Prior


Producción:  Caleeb  Pinkett, James Lassiter, Jada Pinktett Smith, Will Smith y Ken Stovitz, James Lassiter y M.Night Shyamalan
Productor ejecutivo: E. Bennett Walsh
Productor asociado: Kwame L.Parker
Co-Productores: Ashwin Rajan y John Rusk
Diseño de producción: Thomas E.Sanders. 
Compañías. Sony Pictures, Columbia Pictures. Overbrook Entertainment Production, Blinding Edge Pictures Production



Intérpretes:


Will Smith: General Cypher Raige,
Jaden Smith: Kitai Raige
Zoë Isabella Kravitz: Sanshi Raige
Sophie Okonedo: Faia Raige
Glenn Morshower: Comandante Velan
Kristofer Hivju : Jefe de Seguridad


Sinopsis: 


Tras una serie de cataclismos ocurridos hace mil años, que forzaron a la humanidad a abandonar la Tierra, los hombres han acabado refugiándose en Nova Prime . Una larga misión, ha mantenido al legendario general Cypher Raige alejado de su hijo de 13 años, Kitai, y cuando regresa junto a él una tormenta de asteroides avería su nave y se estrellan contra el planeta Tierra, que ahora es un territorio desconocido y peligroso. Como Cypher ha resultado herido, Kitai debe recorrer ese mundo hostil en busca de la baliza de rescate. 


Crítica:


Debemos prestar atención a la gran proliferación norteamericana de películas de ciencia-ficción de carácter catastrofista, auténticas distopias que recogen la depresión mundial, que afecta no sólo a la economía sino al tono emocional de una población que se está viendo desposeída de todo aquello por lo que ha luchado durante siglos. ¿Estará nuestro futuro en el pasado, como afirma Emmett Lloyd en 'Regreso al futuro'?

Esto decíamos cuando hacíamos el avance de este film. "He oído historias sobre la Tierra, un paraíso, -piensa Kitai semiinconsciente en el suelo) - , hasta que lo destruimos", mientras imágenes de contaminación ambiental y desastres provocados por el calentamiento global inundan la pantalla. Hace mil años, desde el futuro en el que se ubica la historia, que se creó un  Cuerpo Unificado de  Rangers, cuya misión fue la evacuación global  de la Tierra  y  la colonización de un nuevo hogar: Nova Prime. Pero allí no estaban solos, pues los alienígenas soltaron a los Ursa, monstruos creados para matar humanos, que, siendo ciegos, ven  a los hombres a través de las feromonas que segregan  cuando están asustados, lo que colocó de nuevo a la humanidad en peligro de extinción y se vió obligada a recurrir a los Rangers en busca de respuestas; y las hallaron en el General Cypher Raige (Will Smith), el Fantasma original que carecía de temor alguno por lo que era invisible para estos engendros, fenómeno al que los humanos llaman 'fantasmación'.

El subtexto supone una reflexión en torno al paso de niño a hombre, un rito viril en el que Will Smith/General Cypher Raige ayuda a su hijo Jaden/Kitai a realizar esta difícil transición desde el útero materno, la burbuja que lo protege de todo y de todos, al  universo del guerrero, a su 'fantasmación', que conlleva la pérdida de los miedos de la infancia;  personaje y actor se emplean a fondo en  este ritual que comienza con una última operación militar del General a Iphitos, en la que le acompañará el adolescente y en la que éste tendrá que tomar decisiones graves relacionadas con su propia supervivencia. La acción se desarrolla en una naturaleza exhuberante, salvaje, en la que se insertan restos arquitectónicos blandos, que evocan las naturalezas muertas de Dalí, un paisaje surrealista que se convierte en un  personaje más que se defiende tras la devastación de que fue objeto. De nuevo Darwin invade la gran pantalla para dar constancia de la veracidad de su tesis: desaparecido el hombre de la faz de la tierra, el animal más depredador, se han desarrollado nuevas especies, y el mar es invadido por multitud de ballenas que nadan tranquilamente, mientras en la selva vuelve a imponer la ley del más fuerte. Alguna especie comienza a desarrollar cierta inteligencia, como el águila que salva a Kitai porque éste ha protegido a sus polluelos de la agresión de los felinos, aunque no haya podido salvarlos; magníficas imágenes en las que el águila arrastra al joven herido.

La realización es desigual a causa de una historia que carece de profundidad, que apenas da alguna pincelada sobre el origen del desastre que justifica la distopía,  y de una puesta en escena que roza la ñoñería, al representar a un padre que quiere ser duro y distante para que su hijo llegue a ser un auténtico hombre, y la mirada candorosa que dirige a su cachorro. Will Smith ha cedido todo el protagonismo a Jaden y este  lo ha sabido aprovechar; son precisamente las secuencias que él protagoniza las que más enganchan y en las que la fotografía y la reconstrucción de un paisaje amenazante y pletórico, de una vegetación frondosa es más espectacular. El universo femenino, el gineceo donde se originan los monstruos se evoca mediante flashbacks, pero es al que vuelven los hombres fatigados de sus aventuras marciales.


Comentarios