Golfas, cursis y beatas.La costilla de Adan y Eva. Victor Nelly , Jr.





__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: GCB
Duración: 40 minutos

Dirección: Victor Nelly, Jr.
Guión: Henry Alonso Myers y Andy Reaser , basado en el libro de Kim Gatlin
Casting:Lowry-Johnson/Goldstein, c.s.a., Lisa Soltau.  Original: Rick Pagano y  Debi Manwiller.
Director de Fotografía: Michael Meyers
Música: Jeff Beal
Edición: Heather MacDougall, a.c.e.
Director artístico: David Ensley
Decorador del set: Bryan John Venegas, s.d.s.a.

Diseño de Vestuario: Robert Blackman; supervisor: Carol Kunz
Departamento de maquillaje: Ani Maloney
Departamento de Peluquería: Michael Peter Reitz

Diseño de Producción: Denny Dugally
Productor ejecutivo: Sarah Kaplan, Victor Nelly, Jr., Aaron Kaplan, Robert Harling, Darren Star..
Productor: Andy  Reaser
Darren Star Productions

_________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:


Miriam Shor:
David James Elliott
Mark Deklin
Brad Beyer
Kristin Chenowett
Grant Bowler
Kevin Alejandro
Michael Arden

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Serie de TV (2012). 1 temporada. 10 episodios. Amanda, una de las antiguas chicas populares del instituto, vuelve a su ciudad veinte años más tarde y después de que su matrimonio terminara con un gran escándalo. Ella ya no es la “chica mala” de su juventud, pero, ¿sus antiguas compañeras? Amanda y su familia tendrán que descubrirlo mientras intentan adaptarse a su nuevo hogar. (Filmaffinity)

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Victor Nelly, Jr.
Victor Nelly  ha dirigido  tres capítulos de esta sorprendente serie, un film que aparenta ser una aportación a la denuncia del constructo de género patriarcal, pero que, por el contrario,  es muy oscuro y confuso. La forma, que es lo que importa en definitiva, contradice el discurso hablado, en el que se ataca a un tipo de mujer-barbie, de la que ya existen réplicas humanas, (Valeria Lukyanova), horrorosamente vestida y maquillada, pero con un glamour destinado a hacer soñar al ama de casa convencional, a la que se quiere epatar con esas cabelleras rubias oxigenadas y trajes de colores brillantes.

El conflicto que se pleantea entre hombres y mujeres no es por dar la mejor clase, hacer el mejor diagnóstico u ocupar un puesto en un consejo de administración, sino por hacer la mejor barbacoa en días festivos, en los que es el hombre el encargado de hacer feliz a su familia. Esta costumbre se lleva a una competición anual entre los hombres de la zona residencial y Amanda se atreve a enfrentarse a ellos. Pero la cuestión va derivando hacia un terreno bizarro y descerebrado. propio de los rednecks americanos, que no aceptan  que sus mujeres se inmiscuyan en su terreno. Como no podía ser de otra forma, -¡Pobrecitas las gatitas!-, se permite que ellas ganen el concurso, aunque no se les priva de la humillación: el guiso con el que obtienen el  trofeo se llama 'la pechuga gigante', detalle que marca el tono de la serie.


En un momento de desesperación, cuando Amanda se ve incapacitada para realizar una barbacoa medio decente, confiesa a su madre su dolor por el estatus perdido. Lo que le resultaría  más cómodo es permitir que un hombre pensara y decidiera por ella, al tiempo que la rodeaba de todas las comodidades, como ocurría en el pasado. No sabemos qué ha pretendido transmitir Victor Nelly Jr. con esta puesta en escena tan kitsch, si fascinar o provocar un revulsivo en la mujer que observa; lo cierto es que ambas situaciones se pueden dar, dependiendo de la mujer que observa, que puede acabar rechazando a todos los personajes femeninos que presentan todas las caras del prisma del ama de casa conservadora, beata y según el título golfa.

Lo verdaderamente triste es que hay chicas que moldean su cuerpo, como la de la fotografía, para parecerse a las muñecas de gran éxito comercial como la Barbie, y series como éstas favorecen el fenómeno.


Comentarios