Juego de espías. Tony Scott



__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Spy Game
País: Estados Unidos
Año: 2001
Duración: 120 minutos

Dirección: Tony Scott
Guión: Michael Frost Beckner y David Arata,  basado en una historia de Michael Frost Beckner
Casting: Bonnie Timmermann y Lucinda Syson
Director de Fotografía: Dan Mindel
Música: Harry Gregson Williams
Edición: Christian Wagner

Diseño de Vestuario: Louise  Frodley

Productores: Douglas Wick y Marc Abraham
Productores ejecutivos: Armyan Bernstein,  Iain Smith; Thomas A.Bliss y James W.Skotchdopole
Diseño de producción: Norris Spencer

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Robert Redford: Nathan Muir
Brad Pitt: Tom Bishop
Catherine McCormack: Elizabeth Hadley
Stephen Dillane: Charles Marker
Larry Briggman: Troy Folger
Todd Boyce: Robert Aiken
Michael Paul Chan: Vincent Vy Ngo
Marianne Jean-Baptiste: Glady Jennip
Ken Lung: , David Hemmings...

__________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

El día de su retiro, un agente de la CIA, Nathan Muir (Robert Redford),  se ve obligado a partircipar  una operación de rescate. Debe salvar a un joven discípulo, Tony Bishop, alia 'Boy Scout' (Brad Pitt),  que ha sido arrestado en China durante una misión y acusado de espionaje; se encuentra en una cárcel china y será ejecutado en un plazo de 24 horas. Temiendo que este incidente pueda afectar a un acuerdo comercial entre EE.UU. y China, la CIA decide no intervenir. Así pues, para salvar a Bishop, Muir no sólo deberá actuar al margen de la CIA, sino que, además, tendrá que hallar el modo de burlarla.

In memoriam de la madre de Tony Scott, Elizabeth Jean  Scott

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Tony Scott,  al que se ha tachado con frecuencia de cineasta impersonal, tiene sin embargo un sello tan personal, que es difícil no percatarse, más o menos pronto,de que estás ante uno de sus films, a pesar de no haber conseguido nunca el  prestigio de su hermano Ridley Scott, con el que es inevitable la comparación. Spy game/Juego de espías es una bella historia de 'amor', una buddy movie en la que dos hombres, dos espías, entre los que las reglas del juego están muy claras y son conscientes de que si se las saltan no van a recibir la ayuda recíproca que puedan prestarse en otras circunstancias, acaban rompiendo esta norma y jugándose el futuro e incluso el pellejo por sentimientos tan humanos como la  solidaridad o la  fraternidad, poniendo en jaque incluso  a su propio país. La cuestión que se plantea es la de qué es más legítimo, traicionar a la patria por intereses espurios, que incluyen prácticas comerciales inconfesables, tráfico de drogas y otros intereses económicos bastardos, o por salvar la vida de un camarada que ha cometido un error por amor? Muir cuenta una anécdota a sus colegas de la CIA:  un caballo de su abuelo resultó herido y alguien se ofreció a sacrificarlo; el antepasado del agente respondió que por qué razón iba a pedir a  nadie que matara a un animal que era suyo.

Para contar esta historia Tony Scott recurre a una estructura de racconto o narración preactiva, un flashback prolongado en el tiempo, en el que detalla a los agentes de la central de inteligencia la relación con Bishop, el joven cuyo alias es 'Boy Scout', desde que lo reclutó para el servicio; en la reconstrucción del recuerdo utiliza todos los recursos audiovisuales a su disposición, cargándolos de contenido semántico, calificándo sus evocaciones en contactos, acciones, descripciones...Todo sirve a su relato: diferentes texturas y colores, o no-color (sepia, blanco y negro), fotografía quemada, barridos, grano grueso, fotografía limpia y precisa, enfoque/desenfoque..., artificios que permiten caracterizar al agente de oficina frente al espía de campo, el que se juega la vida cuando se infiltra o se ve inmerso en combates cruentos; años más tarde su hermano Ridley  trataría este mismo tema en 'Red de mentiras', (2008),  protagonizada por Leonardo DiCaprio, un actor que, al igual que Brad Pitt, ha tenido que luchar por hacer olvidar a un sector del público su espléndida apariencia física, que se ha asociado a incapacidad interpretativa. El tiempo está poniendo a cada uno en su sitio.

El reparto lo encabezan dos actores muy similares, con las diferencias que impone el paso del tiempo,  Brad Pitt, aún joven y  Robert Redford en las puertas de la jubilación, ambos atractivos y con posicionamientos ideológicos muy similares. El despacho de Muir lo preside una bandera de los Estados Unidos quemada, hecho que sólo muestran las cámaras, dejando su interpretación al criterio del espectador. El viejo espía compra a agentes chinos con una suma importante depositada en Gran Caiman, mientras usa para convencerles de imágenes de Pamela Anderson en 'Los vigilantes de la Playa.

Corrupcción, fraternidad, amor, traición, venalidad...son algunas de las pasiones que rigen el comportamiento de los hombres en esta historia de cloacas y de espionaje. Un pequeño rayo de luz penetra en este mundo sórdido, en el que la alternativa a lo malo es el mal menor, cuando la secretaria de Muir opta por servir a su jefe, aunque ello pueda suponer el  despido de su puesto de trabajo. Libertad de la que, desgraciadamente, pocos pueden hacer uso, pero que es placentero imaginar.

Comentarios