Luna sin miel. Steven Baigelman





_________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Feeling Minnesota
País: Estados Unidos
Año: 1996
Duración: 105 minutos

Guión y Dirección: Steven Baigelman
Casting: Francine Maisler, c.s.a.
Director de Fotografía: Walt Lloyd
Música.Score: Los Lobos;  Supervisor: Karyn Rachtman
Edición: Martin Walsh

Diseño de Vestuario: Eugenie Bafaloukos

Productores: Danny De Vito, Michael Shamberg y Stacey Sher
Productor asociado: Carlos Santos Macy
Co-Productor: Eric McLeod
Productor ejecutivo: Erwin Stoff
Diseño de Vestuario: Naomi Shohan
Fine Line Features, Jersey Film Production, asciados on 3 Arts Entertainment

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Keanu Reeves: Jjacks Clayton
Vincent D'Onofrio: Sam Clayton
Cameron Díaz: Freddie
Delroy Lindo
Coutney Love
Michael Rispoli
Levon Helm
Arabella Field
David Alan Smith
Russell Konstans
Tuesday Weld
Dan Aykoroyd

__________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

Después de muchos años Jjacks regresa a su pueblo natal. El motivo es la celebración de la boda de su hermano, pero cuando asiste al acto y conoce a la novia se enamora de ella. Pero Freddie es una bailarina de streap-tease, a la que obligan a casarse con Fred para saldar una antigua deuda de Red, el propietario del Night Club; Sam y Freddie se fugan y Sam contrata al detective  Ben Kotikyan , para seguirles la pista y poder vengarse.

__________________________________________________________________________________________________________________

Crítica:

"Arriesgado ejercicio en el que el melodrama rural, el humor emponzoñado y la pura exageración se dan la mano con irregulares y, pese a ello, curiosos resultados." (Luis Martínez. Diario Èl País').

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

La cinta de Steven Balgelman, que nace sin grandes pretensiones. acaba resultando un curioso testimonio del enfrentamiento al que pueden llegar dos hermanos que han recibido un tratamiento diferenciado dentro de la misma familia, en la que el mayor es el preferido de la madre y el pequeño es desplazado, fuera del hogar, y obligado a vivir con su padre. Aunque el segundo ha tenido problemas constantes con la justicia, que lo han llevado en reiteradas ocasiones a la cárcel por pequeños delitos, el mayor no es trigo limpio y sus deudas con la sociedad son mucho mayores, entre ellas comprar una mujer para saldar una deuda, en la que la esposa es el premio y él el castigo.

El asunto se va enredando de tal forma que prácticamente nadie quedará al margen, haciendo bueno el principio latino de que homo homini lupus est (El hombre es un lobo para el hombre); ni gángsters, ni policías, ni regidores de moteles, ni los hermanos, ni la joven, ni nadie, quedan libres de la sospecha; todos son capaces de matar al otro y hacer desaparecer su cuerpo por cualquier razón: dinero, honor, venganza, amor, deseo, pasión...; incluso la camarera de la cafetería a la que acude Sam Clayton herido, en busca de su hermano pequeño Jjacks, -extraño nombre que debe su origen al analfabetismo de quien lo inscribió en el registro -, aunque sospecha de su actitud, cada vez más precaria, escondiendo con diversas prendas las heridas sangrantes que van aumentando, le aconseja que, si se ha hecho con un dinero, independientemente del procedimiento del que se ha servido, que huya con él y no lo comparta con nadie. La ofuscación mental es más poderosa que la ambición, por lo que el conflicto se irá embrollando cada vez más y aumentando el número de damnificados.

Pocas películas muestran una boda semejante a la de 'Luna sin miel', en la que Cameron Diaz, arrastrada por la fuerza por los malhechores que la obligan a casarse con Sam, -tremendas imágenes de la secuencia que abre el film-, aparece con el vestido sucio y desgarrado después de ser arrastrada por el suelo cuando intenta huir, despeinada, contrariada e intentando burlar al marido a la primera ocasión, que es en la misma ceremonia, en la que lanza los tejos a su propio herman. El hijo pródigo ha regresado a casa para la boda, sin llevar un modesto presente, por lo que recibe un sermón de la madre que lo había pospuesto a su hermano en su corazón y que no puede soportar la indiferencia  con que éste se comporta. Una fiesta bizarra en un pequeño pueblo de Minnesota, realizada en un sórdido solar, animada por Los Lobos, con un pastel cutre, es el marco de este matrimonio forzado sin futuro.

Narrada con una estética de los 80, en la que predominan los planos americano y general, lo que permite dotar de significado el fragmento de realidad que se encierra en cada encuadre, sin ahogar a los personajes con primeros planos descriptivos, y  ambientado con una música agradable  a cargo de Los Lobos, es una película que se disfruta, se ve bien, y nos permite una reflexión profunda: con frecuencia el resultado de la educación en el seno de familias con más de un hijo, es un odio acumulado, superior al que se pueden llegar a tener dos extraños, porque hunde sus raíces en los tiempos en los que el niño se está formando y  perfilando su personalidad. La saña con la que se pegan los hermanos, uno de los cuales llega a arrancarle media oreja al otro, acaba inclinando la balanza en contra de uno de ellos, aunque sea por la intervención de un tercero que opta por el más odioso o el que circunstancialmente resulta más cómodo eliminar. Las fuerzas del orden no quedarán al margen de este embrollo que amenaza tragarse a toda la colectividad.



Comentarios