Nymphomaniac 2. Lars Von Trier



__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: The  Nymphomaniac. Volumen2
País: Dinamarca
Año:  2013
Duración: 120 minutos

Dirección: Lars Von Trier
Guión: Lars Von Trier
Casting:
Dirección de Fotografía: Manuel Alberto Claro. Color
Dirección artística: Simone Grau

Zentropa Entertainment; distribución : Golem

___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Charlotte Gainsbourg : Joe,
Stellan Skasgard : Seligman,
Willem Dafoe : L,
Shia LaBeauf : Jerôme,
Jamie Bell : K,
Connie Nielsen: la madre de Joe,
Christian Slater: el padre de Joe,
Uma Thurman: Sra. H,
Mia Goth: P,
Sracey Martin: joven Joe

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Nymphomaniac es la loca y poética historia del recorrido de una mujer desde su nacimiento hasta los 50 años contada por Joe, la protagonista, que se auto diagnostica como ninfómana. Una fría noche de invierno, Seligman, un viejo y encantador soltero, descubre a Joe tirada en un callejón después de que le hayan dado una paliza. La lleva a su casa y la cuida mientras ella le cuenta durante 8 capítulos la exuberante y multifacética historia de su vida.

___________________________________________________________________________________________________________________

Crítica: 

La dureza del planteamiento que parece haber erradicado cualquier  amago de sensualidad, dejando entrar otras sensaciones. El primer volumen de Nymphomaniac es contenido en sus fogonazos sexuales, en sus planos de genitales, de cuerpos en colisión...No hay atisbos de escándalo buscado, de pornografía moral...(Quim Casas. La compleja matemática de los cuerpos y los deseos...Dirigido por...2014). Lars Von Trier reserva la mayor dureza para esta entrega, al tiempo que denuncia, de forma efectiva, la hipocresía de una sociedad que evita hablar de ninfómanas, sustituyendo la denominación por la políticamente correcta adictas al sexo; él no duda, coloca el término en el centro del debate.

Jordi Costa del diario 'El País' añade que: "Tras el contundente —y melodramático— continuará de la primera parte, era legítimo temer que, en esta segunda entrega, el diálogo entre un deseo irrefrenable que desea ser castigado y una razón civilizada capaz de justificarlo todo podía derivar hacia algún tipo de moralina. No es así. Lars von Trier resuelve el duelo dialéctico de manera modélica —casi con un chiste que es afortunada síntesis—, tras hacer temblar a sus incondicionales con una maniquea lectura feminista que, por fortuna, no supone el punto final."





Comentarios