Suburbia. Richard Linklater




Ficha técnica:


Título original: Suburbia
País: Estados Unidos
Año: 1997
Duración: 121 minutos

Dirección: Richard Linklater
Guión: Eric Bogosian, basado en su obra de teatro homónima
Dirección de Fotografía:  Lee Daniel
Música (compuesta y dirigida): Sonic Youth
Edición: Sandra Adair
Director artístico: Seth Reed
Decorador del set: Keith Fletcher
Coordinador de especialistas: Walter Strait

Diseño de Vestuario: Melanie Armstrong
Responsable de maquillaje: Candi Duke
Estilista de Peluquería: Kelly Nelson

Productor: Anna Walker,McBay
Comparías.Producción: Castle Rock Entertainment, Detour Filmoproduction,  Distribución: Warner Bros. Pictures, Sony Pictures...

Intérpretes:


Giovanni Ribisi: Jeff
Steve Zahn: Buff
Amie Carey: Sooze
Kitt Brophy: Madre de Sooze
Samia Shoaib: Pakeesa
Ajay Naidu: Nazeer
Keith Preusse: Oficial Chip
Eric Park: Oficial Gary
Nicky Katt: Tim
Dina Spybey: Bee-Bee
William Martin Hayes: Scuff
Jayce Bartok: Pony
Bill Wise:Limo Driver
Parker Posey: Erica
...

Richard Linlaker

Sinopsis:


Un grupo de adolescentes de un suburbio intentan apoyarse mutuamente antes de ingresar en el mundo de los adultos, al que no ven futuro.

Richard Linklaker


Comentario.


Comenzamos el año 2014 con un film de  Richard Linklater, inspirados por el Concierto de Año Nuevo de Viena, dirigido por Daniel Barenboim, el célebre director de orquesta argentino, que vivió la gran tragedia de ver enfermar y morir a los 29 años a su esposa, Jacqueline Du Pré, que llevó a la pantalla Arnand Tucker en 1998 (Hylary y Jackie), y que desde este blog recomendamos encarecidamente. La elección de Suburbia para esta efemérides no fue nuestra, sino inspirada en la decisión de una cadena televisiva de acabar 2013 con una película de un realizador muy apreciado por ciertos sectores de la  crítica que todavía no ha aceptado a George Lucas y que desdeña a Peter Jackson, y al que  incluyen  dentro de la Generación X, junto con Jarmusch y Paul Thomas Anderson.

Richard Linklater, el realizador  de Slackers, 1991, Dazed and Confused, 1993 o  Antes del amanecer, 1995, Antes del atardecer, 2004, o Antes del anochecer, 2013,  se declara deudor de  Yasuhiro Ozu, Rainer Werner Fassbinder, Josef Von Sternberg o Carl Theodor Dreyer. Tras instalarse  en Austin,  funda un cineclub en su Universidad y  da sus primeros pasos impregnado del discurso audiovisual de las  realizadores más destacados del momento como Jarmusch o Daniel Johnston, de los que hereda un tratamiento de la imagen situado entre  los que crecieron en torno a George Lucas y su famosa trilogía y los que militan en la secta del 'anillo', cuyo enfrentamiento recoge Kevin Smith en su saga de Clerks.

Su marca de autor se caracteriza por el peso de los diálogos, la incursión en territorios  solitarios y degradados y suburbios del casco antiguo cuando la acción se traslada a  ciudades europeas, en los que, en ocasiones se producen encuentros causales, amenazados por  el miedo a decidir el camino a seguir, como en la saga de Before (sunrise,  sunset, midnight), en la que surge una gran pasión entre un hombre y una mujer, cultivada en tres encuentros fugaces. Y eso es lo que representa su cine, nacido en la época del desencanto  tras la crisis de los años 90, el tiempo del grunge y de la pérdida de valores, que se concretan en el film en encuentros en lugares de paso, como servicios de comida rápida o una gasolinera en Suburbia que representan un mundo en constante movimiento, en el que los jóvenes buscan una estética de lo feo, anti-burgués, de ropas feas, cuellos desbocados y  lo que algunos llaman 'pelos-polla.

Los protagonistas de Suburbia se reúnen en torno a una gasolinera regentada por un joven matrimonio pakistaní, que debe soportar cada noche a un grupo de jóvenes apáticos, nihilistas, que beben hasta el coma etílico junto a los contenedores de basura del establecimiento. En su delirium tremens se gastan bromas pesadas, se desplazan de un lado a otro, con una agresividad mayor que la de los jóvenes del enorme radiocasette de Clerks,  Bob 'El silencioso' (Kevin Smith) y  Jay, que oyen música y venden drogas ante el Quick Stop, al que acuden mayoritariamente treintañeros sin futuro. Junto a la desidia y la indolencia de estos jóvenes que no tienen prisa por regresar a sus hogares, crece el racismo y la xenofobia que cobra fuerza en las épocas de depresión, encarnada en un ex-militar sin perspectivas. En este grupo de muchachos indiferentes y abandonados a sí mismos se incluyen algunos 'de buena familia', que  se desplazan en limusina y cursan carreras de prestigio en universidades privadas, que se juntan por la noche con pringados para emborracharse hasta reventar y que muestran en sus formas desenfadadas y  'graciosas'  que sus posibilidades son mayores que las de sus camaradas.


Comentarios