El ataque del tiburón de dos cabezas



_________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: 2-Headed shark attack
País: Estados Unidos
Año: 2012
Duración: 88 minutos

Dirección: Christopher Ray
Guión: H.Perry Horton, basado en una historia de Edward DeRuiter
Director de Fotografía: Stuart Brereton
Música: Chris Ridenhour

Productor: David Michael Latt
Compañía. The Global Asylum

________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Carmen Electra: Doctora Annes Babish
Brooke Hogan: Kate
Chalie O'Connell: Profesor Babish
Gerald Webb: Han
David Gallegos: Paul
Geoff Ward : Cole
Tihirah Tallaferro: Michelle
Shannan Stewart: Lyndsey
Lauren Vera: Jamie
Ashley Bissing: Kristen

_________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

Un tiburón de dos cabezas amenaza con acabar con todo lo que encuentre a su paso. Unos sobrevivientes se escapan de un atolón después de que el monstruo hundiera su barco; cuando el atolón empieza a desbordarse, ni mujeres ni hombres están seguros de acabar triturados en las potentes mandíbulas del tiburón de dos cabezas.

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario: 

La productora norteamericana The Asylum es una especialista en rodar auténticos petardos cinematográficos, de esos a los que les prendes la llama y acaban por no explotar. La empresa no se corta un pelo y se especializa en este tipo de películas de serie B, bastante casposas, pero que de una u otra manera terminan teniendo mucho éxito en las plataformas de alquiler digital (o en los videoclubs que todavía queden en activo). Son films dignos de una Troma actual, y hay que reconocer que permiten pasar un buen rato, sacando comedia y carcajada hasta de las historias más serias y profundas. (Vander Fujisaki. Imdb)

La repetición de tópicos y patrones fílmicos hace que el film pierda todo interés y no provoque temor, ni tan siquiera tensión mínima, sino por el contrario mucho estupor al ver a semejante engendro, que, al tener dos cabezas, se supone doblemente destructivo. Y de verdad lo es para las expectativas del público, dispuesto a pasar un buen rato en esa combinación tan explosiva de sexo y violencia, poco ropa y mordiscos.

Comentarios