La antena. Esteban Sapir


______________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original:
País: Argentina
Año: 2007
Duración: 87 minutos

Guión y dirección: Esteban Sapir
Dirección de Fotografía: Cristian Cottet, a.d.f.. Blanco y negro
Música: Leo Sojatovich
Edición y supervisión de postproducción: Pablo Barbieri Carrera
Director artístico: Daniel Gimelberg
Diseño de postproducción: Sägas
Diseño gráfico y motion graphics: Tomás García
Supervisión de efectos visuales: fernando Sarmiento y Francisco Botto

Diseño de Vestuario: Andrea Mattio

Productores ejecutivos: Gonzalo Agulla  y José Arnal
Dirección de producción: Alejandro Cinelli
Jefa de producción: Claudia Ferrero
Compañía. Productora. LadobleA


Intérpretes:


Valeria Bertucecelli: Hijo del Hombre TV
Alejandro Urdapilleta: Hombre TV
Julieta Cardinali: Enfermera
Rafael Ferro: Inventor
Florencia Raggi: La Voz
Sol Moreno: Ana
Jonathan Sandor: Tomás
Ricardo Merkin: El abuelo
Raul Hochman: El hombre ratón
Carlos Piñeyro: Doctor Y
Camila Offerman: Niña Hada



Sinopsis:


Una ciudad entera se ha quedado sin voz y vive bajo un largo y crudo invierno. Un hombre malvado y sin escrúpulos, el Sr. T.V., dueño absoluto de las imágenes que animan esta ciudad y de una extensa cadena de productos bajo su sello personal, lleva adelante un siniestro plan secreto para someter eternamente a cada una de las almas que habitan este lugar. Para construir este monopolio ha financiado la creación de una peligrosa máquina que transmite hipnóticas imágenes por la pantalla del televisor para inducir al consumo compulsivo de los productos con su sello.


Comentario:


Un film de vanguardia que no obstante evoca otros tiempos, los de los -istmos y el origen del cine cuyas referencias icónicas y visuales remiten a Meliés y su luna emblemática, que sustituye el símbolo fálico del cohete que se le hunde en el ojo por un enorme puro,  y a  la ciudad futurista y la mujer-cyborg  de  Fritz Lang; 'los tiempo modernos', con sus inmensos engranajes, de Charlot o el arte cinético y futurista de Marcel Duchamp en esas espirales que se pretenden hipnóticas. Un niño atormentado sobre una estrella luminosa de David, militares amenazantes, fotografías rasgadas que separan a las familias, niños secuestrados..., son imágenes traumáticas que se ponen al servicio del cuestionamiento no sólo de la sociedad de consumo y el lenguaje conativo de la publicidad, sino del golpe militar que atenazó al país y lo condenó a la miseria económica y moral que ha padecido el pueblo argentino.

Un tipo de cine al que estamos poco acostumbrados, pero que tuvo su momento en la parte central del siglo XX y que dio sus frutos con Fritz Lang, Buñuel, Dalí y otros directores que militaron en el experionismo y más tarde en el surrealismo, tendencia que inspiran el film de Esteban Serapin, que resulta muy inquietante.

Comentarios