Las zapatillas rojas.Michael Power y Emeric Pressburger




___________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Título original: The red shoes
País: Reino Unido
Año: 1948
Duración: 133 minutos

Dirección:
Guión: basada en el original escrito por Emeric Pressburger y diálogo de Keith Winter
Director de fotografía: Jack Cardiff, a.s.c. Color-tecnicolor; composición fotográfica: F.George Gunn & E. Hague
Cámara: Christopher Challis
Música. Compuesta, arreglada y dirigida por : Brian Easdale
Edición: Reginald Mills
Director artístico: Arthur Lawson; color: Hein Heckroth y Arthur Lawson
Coreografía: Robert Helpmann


Productor asistente: George R.Busby
Diseño de producción: Hein Heckroth
Archers, The Entire Productions

___________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

Anton Walbrook: Boris Lermontov
Marius Goring: Julian Craster
Moira Shearer: Victoria Page
Robert Helpmann:  Ivan Boleslawsky
Leonide Massine: Ljubov
Albert Basserman: Ratov
Ludmilla Tcherina: Boronskaja
Esmond Knight: Livy


___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Drama ambientado en el mundo del ballet que aborda el tema de los sacrificios realizados por la conquista del éxito profesional. Una joven bailarina de ballet se debate entre dos hombres, un compositor con el que mantiene un romance y un autoritario empresario que la obliga a abandonar a su marido a favor de su carrera, una decisión que traerá consecuencias.

___________________________________________________________________________________________________________________

Premios: Oscars 1949

La película mereció dos estatuillas de oro en 1949:

  1. Mejor dirección artística en color para Hein Heckroth y Arthur Lawson
  2. Mejor Banda Sonora, compuesta para un drama, a cargo de Brian Easdale
___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Basada en el relato homónimo de Hans Christian Andersen, un cuento de hadas, de cuya primera lectura infantil y la moraleja consecuente es casi mejor olvidarse, pues  narra la historia de una niña tan pobre que no tenía ni siquiera zapatos. Una anciana se hizo cargo de ella, y cuando llegó a la adolescencia, el momento en que los cristianos confirman su fe, su protectora le compró unas zapatillas rojas de las que se había encaprichado, pero lo que no sabía la pobre niña es que su ambición iba a ser cruelmente castigada, pues tan pronto como se puso las mil veces soñadas zapatillas, estas se pusieron a bailar hasta casi acabar con ella, momento en el que la misericordia divina se apiadó de la joven. Los cuentos no son siempre amables,  y en ocasiones enseñan a los más pequeños, en esta ocasión a la niña pobre, que debe conformarse con lo que tiene y no aspirar a nada más.Triste.

Pero llegó el cine y vio otras posibilidades en el cuento de Andersen. ¿Por qué no convertir a la niña en una virtuosa bailarina que tendrá que debatirse, cuando llegue el triunfo, entre dedicarse de lleno a su pasión por el arte de la danza, o a su pasión por un hombre que la abraza? De esta forma surgió un nuevo cuento, en el que Victoria Page (Moira Shearer) va a sufrir sobre su pequeño  y enclenque cuerpecito todo el peso, no sólo de la religión, sino de la sociedad patriarcal en su conjunto. El marido amante tirará de ella por un lado, a pesar de que hasta el momento no le había dolido que la mujer abandonara su carrera mientras el progresaba hasta estrenar una ópera en el Covent Garden; Lermontov, el empresario, tirará, también con fuerza, en sentido contrario,  susurrándole al oído las desventajas de convertirse en un ama de casa y abandonar su pasión por el baile para el que está dotada. Triunfará el amor, pero el amante se quedará con los trozos de una muñeca rota, que ya no servirá para nada ni para nadie. Lo que en el escritor danés era un objeto ambicionado que cambiaba la vida del que lo poseía, aquí se convertirá en una parte esencial del ser humano, su capacidad creadora, sin la cual, ni un hombre ni una mujer pueden vivir.

'Tetro' de Francis Ford Coppola
Así lo vio Francis Ford Coppola cuando utilizó este ballet para una de las películas más representativas y mejor realizadas de la historia del cine sobre el constructo moral e intelectual de la sociedad patriarcal, en la que está presente también el arte y sus víctimas: Tetro Los encargados de los elementos climáticos, como el color o la música, lograron que la película oliera a cuento del siglo XIX, que la recorramos con la vista de la misma manera que haríamos con un libro de esta época entre las manos, y que la fragilidad de la protagonista nos haga estremecer desde el primer instante que aparece en la pantalla, capitidisminuida ante la arrogancia del empresario y la fortaleza varonil del compositor, que la manejan como a una muñeca de porcelana. Por esta razón, por adelantarse tanto a su tiempo, la película de Power y Pressburger no ha perdido actualidad y nos sigue produciendo inquietud en el siglo XXI, cuando en algunas zonas del mundo todavía desarrollado existen departamentos universitarios que estudian el constructo de género y sus consecuencias, no sólo en las mujeres, sino también en los hombres, como demuestra Coppola.



Comentarios