Lo que el día debe a la noche. Alexandre Arcady




_____________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica;

Título original: Ce que lejour doit à la nuit
País: Francia
Año: 2012
Duración: 162 minutos

Dirección: Alexandre Arcady
Guión: Daniel Saint-Hamont, Alexandre Arcady, y Blandine Stintzy, basado en la novela de Yasmina Khadra.
Casting: Pierre-Jacques Benichou
Dirección de Fotografía: Gilles Henry, a.f.c.
Música: Armad Amar
Edición: Manu De Sousa
Sonido: Didier Lozahic, Amaury De Nexon, Alexandre Hernandez
Escenario y diálogos: Daniel Saint-Hamon, Alexandre Arcady y Blandine Stintzy
Decorados:  Tony Egry

Diseño de Vestuario: Eric Perron
Maquillaje: Emmanuelle Velghe-Lenelle
Peluquería: Guislaine Torterau


Productores: Alexandre Arcady, Clément Sentilhes
Productor ejecutivo: Catherine Grandjean
Director de Producción: Tony Egry
Wild Bunch, Studio 37, Alexander Filmsen coproducción con New Light Films.Studio 37-Wild Bunch.-France 2 Cinema-Les Films Du Jasmin-Be Films -UFILM en asciación con UFUND. A Contracorriente Films con la colaboración de Canal  + Cine

_________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Nora Arnezeder:Émilie
U-Aud Aït Aatou: Younés/Jonas
Anne Parillaud:  Madame Cazenave
Vincent Perez: Juan Rucillio
Anne Cosigny: Madeleine
Mohammed Fellag: Mohammed
Nicolas Giraud: Fabrice
Olivier Barthélémy: Jean-Christophe
Marine Vatch: Isabelle
Matthias Van Crache: Simon Michele
Mathieu Boujenáh :Dédé
Tayeb Belmihoub: Issa
Salim Kechioluche: Djelloul
Mousssa Maaskri: Krimo
Abbes Zhamani: Blias
Sarra Elbörj: Zineb
Sébastien Magne: José
...

_______________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Younes sólo tiene nueve años cuando su padre se queda arruinado. Totalmente agobiado, resuelve confiar el niño a su hermano, un farmacéutico integrado en la comunidad occidental de Orán (Argelia). El niño crece entre jóvenes colonos de los que se hace amigo inseparable. Una existencia privilegiada que ni la Segunda Guerra Mundial ni las convulsiones de un nacionalismo árabe en plena expansión pueden perturbar. Hasta el día en que llega a la ciudad Émilie, una joven fascinante que se convertirá en el objeto de deseo de todos ellos y que pondrá a prueba su amistad.

_________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Una larguísima y plúmbea producción francesa que intenta reconstruir la mentalidad dominante en Argelia antes, durante y después de la Batalla de Argel (Campañas de 1934, 1954...), a través de la historia de la vida de Younés/Jonas (U-Aud Aït Aatou), la expropiación de las tierras de su padre por  el cacique del lugar, la muerte de su madre y hermana en un bombardeo, el amor por Emilie y el affaire con su madre. Estructurada en forma de un gran flashback, un racconto que retrocede desde la ancianidad del protagonista a su infancia, la búsqueda de la estética no sólo se logra mediante la elección de un reparto en el que predominan los rostros más bellos de las diferentes etnias, árabes y europeos, especialmente franceses y españoles, sino con suaves y apenas perceptibles cámaras lentas, encuadres muy estudiados y en ocasiones relamidos y un poco cursis, primeros planos más descriptivos que psicológicos y un paleta de colores romántica y delicada.

Jonas huye de Argel y se refugia en Río Salado con sus tíos, el hermano de su padre y su esposa, una europea cristiana, Madeleine (Anne Cosigny);  un matrimonio burgués que regenta una farmacia y que cuida del niño como si fuera su propio hijo y que realizará los estudios del padre de adopción para poder continuar con el negocio. La autocomplacencia y el diletantismo de que hace gala Alexandre Arcady le hace ensimismarse con los cuerpos de los jóvenes, sus bellos rostros, los paisajes brillantes en los que se desenvuelven, las huellas que deja en sus rostros la represión de un amor sin límites, sus conflictos, sus peleas, etc., durante 160 minutos, en los que la independencia de Argelia apenas le distrae el tiempo necesario para mostrar, con unas leves pinceladas, las atrocidades cometidas por ambos bandos en conflicto. Jonas es el símbolo de la imparcialidad, árabe de nacimiento, cristiano de formación.

El protagonista tiene un conflicto identitario, como hemos dicho antes,y, aunque es árabe apenas ha sufrido las humillaciones y la discriminación de que son objeto a diario los suyos, obligados a bajar la vista cuando se dirigen a la casta superior de los colonizadores; desde niño se unió a un grupo de cristianos europeos, tras superar unas duras pruebas, y con ellos creció y se hizo adulto. De ahí a justificar crímenes de guerra hay una gran distancia que recorre Arcady, que mantiene dentro de la lista de amigos para siempre a uno de estos antiguos compañeros de juegos y camaradas de la adolescencia, Jean-Christophe (Olivier Barthélémy), que  realiza una matanza  de argelinos desde un coche cuando empieza la revolución, como represalia por el asesinato de uno de sus camaradas. A pesar de ellos Jonas le ayuda a salir del país y sigue considerándolo su amigo, como lo es también de los guerrilleros argelinos; una equidistancia imposible. Poca cosa más; la mayor parte del metraje la consume en un amor imposible por razones ajenas al conflicto que sacude el país, que tiene mucho más que ver con enredos personales e íntimos, en los que juegan un papel importante los caprichos de la madre de Emilie

Los problemas de identidad del personaje no se resuelven, pero tampoco logra el guionista-realizador contarnos el proceso de independencia de Argel  partiendo de una historia intimista de la que pretende que el espectador extraiga conclusiones generales. Antonio Winrichter hace una recomendación a sus lectores de ABC, tras lamentarse de la futilidad  e inconsistencia del personaje en torno al cual se articula la historia: "No consigue tomar nunca las riendas de su destino, ni siquiera repetir la pareja mixta de la que nació con la rubia de sus sueños: llega un momento en que uno desiste hasta de tirarle de la solapa a ver si despierta. Si quieren ver este tipo de historia mejor contada opten por "La batalla de Argel" o "Outre-mer", según qué lado prefieran.160 minutos de amor platónico resultan un poco excesivos, salvo que se decida ver la película a plazos. 



Comentarios