Mimzy, más allá de la imaginación. Bob Shaye




Fotografía cedida por BMA House a cinelodeon.com



Ficha técnica:


Título original: The last mimzy
País: Estados Unidos
Año: 2007
Duración: 92 minutos

Dirección: Bob Shaye
Guión: Bruce Joel Rubin y Toby Emmerich, basado en una historia de James V.Hart y Carol Skilken
Casting: Margery Simkin
Director de Fotografía: J.Michael Muro
Música : Howard Shore; "Hello (I love you)" de Roger Waters
Editor: Alan Heim, a.c.e.
Supervisor efectos visuales: Eric Durst

Diseño de Vestuario: Karen Matthews


Productor: Michael Phillips
Productor asociado: Jonna Smith
Productores ejecutivos: Bob Shaye, Justis Greene, Sara Risher
Diseño de producción: Barry Chusid
TriPictures, New Line Cinema


Intérpretes:


Joely Richardson: Jo Wilder
Timothy Hutton: David Wilder
Michael Clarke Duncan: Nathanial Broadman
Rainn Wilson: Larry White
Kathryn Hahn: Naomi Schwartz
Chris O'Neil: Noah Wilder
Rhiannon Leigh Wryn: Emma Wilder


Sinopsis:


Durante unas vacaciones, los hermanos Noah (Chris O'Neil) y Emma Wilder (Leigh Wryn) descubren una misteriosa caja negra flotando en el mar. Cuando consiguen abrirla, los niños quedan cautivados por su contenido: un precioso objeto de cristal con un brillo casi sobrenatural, piedras que irradian colores al girar y algo que parece un conejo disecado. Al jugar con estos objetos, los niños van desarrollando unas habilidades extraordinarias. Noah, que nunca había destacado en el colegio, se convierte de repente en un genio de la ciencia y en un gran deportista; además tiene la capacidad de mover objetos sólo con su mente. Emma, con la ayuda del conejo, desarrolla unos poderes parapsicológicos inexplicables. Cuando el profesor de Noah, un hombre muy espiritual, encuentra a los niños, enseguida se da cuenta de que está pasando algo muy raro.


Comentario:


Un film que aborda la cuestión de los niños índigos, término utilizado por la new age para referirse a niños en un estadio cultural superior, en aspectos espirituales, éticos o morales, nunca genéticos, que son reconocibles porque poseen un aura  azulada y están dotados de poderes paranormales. La materialización visual de este fenómeno es pobre y bastante cursi, con un final altamente decepcionante, en el que es difícil saber qué mensaje manda al mundo el creador de los mimzy, un conejo que da informaciones muy superficiales y una serie de objetos que emiten luces azuladas y diseñan figuras geométricas muy complicadas en el espacio.

Algo se ha cargado las esperanzas de los hombres, pero eso no importa casi nada, comparado  con el entretenimiento de  disfrutar de la visión de tanto color, tanta iluminación, conejos que hablan, como los de Alicia, e hipersensibilidad para entender el mensaje de los insectos más diminutos. Decepcionante, a pesar de que el preciosismo recargado de las imágenes y el buen ritmo del film puede captar el interés de muchos espectadores.


Comentarios