Grandes esperanzas. Mike Newell. Ficha técnica y comentario




________________________________________________________________________________________________________ _______

Ficha técnica:

Título original: Great Expectations País: Gran Bretaña/USA
Año: 2012
Duración: 128 minutos

Dirección:  Mike Newell
Guión: David Nicholls, según la novela de Charles Dickens.
Casting: Susie Figgis
Dirección de Fotografía: John Mathieson, b.s.c.
Música: Richard Hartley
Montaje: Tariq Anwar
Director artístico: Mike Stallion
Decorador del set: Caroline Smith

Diseño de Vestuario: Beatrix Aruna Pasztor
Diseño de maquillaje y peluquweía: Jenny Shircore

Productores: Elizabeth Karlsen, Stephen  Woolley, David Faigenblum y Emanuel Michael.
Productores ejecutivos: Zygi Kamasa, Norman Merry, Peter Hampden, Mike Newell; Ed Hart, Jana Edelbaum, Cliff Curtis, Charlotte Larson; Christine Langan
Co-Productor: Laurie Borg
Diseño de producción: Jim Clay
Compañías:  BBC Films, Lipsync Productions,Number 9 Films, Unison Films.

___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes: 

Toby Irvine: Joven Pip
Jeremy Irvine: Pip,
Helena Bonham-Carter: Miss Havisham,
Ralph Fiennes: Magwitch,
Olly  Alexander: Herbert Pocket,
William Ellys: Compeyson,
Hollidad Grainger: Estella,
Robbie Coltrane: Sr. Jaggers,
Jason Flemyng: Joe Gargery,
Ewen Bremner: Wemmick,
Sally Hawkins: Sra.Joe,
Bebe Cave: Joven Biddy
David Walliams: Tío Plumblechook,
Sophie Rundle: Clara,

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis: 

Basada en una novela de Charles Dickens, una de sus novelas más extensas y sofisticadas, narra la historia de Pip, hijo de un humilde herrero, que empeñó su vida en la gran aventura de convertirse en caballero. Se ha considerado esta obra una bildungsroman o novela de aprendizaje y formación, que  muestra el desarrollo físico, moral, psicológico y/o social de un personaje desde la infancia hasta la madurez. Cuando el protagonista  es enviado a Londres a estudiar gracias al dinero de un benefactor anónimo, ve la oportunidad de conquistar a la joven de la que está enamorado desde niño, la sobrina de una vieja aristócrata perturbada que ha educado a la chica para hacer sufrir a los hombres.

___________________________________________________________________________________________________________________


Críticas y comentario:
 
Tomás Fernández-Valentí comienza extrañándose de que haya pasado desapercibido  el doscientos aniversario del nacimiento de Charles Dickens en un momento de crisis, cuando el escritor británico fue uno de los mejores defensores que tuvieron las clases sociales no privilegiadas. Director y guionista, conscientes de la responsabilidad de adaptar una obra de esta categoría, "arrojan una mirada directa y sencilla sobre la obra de Dickens, potenciando  por un lado sus componentes de amarga sátira en torno a las diferencias de clase ( lo cual parece más bien la opción del guionista), y por otro, planteándose la  puesta en escena sobre una base  formal fuertemente naturalista (opción, sin duda, adoptada por Newell). (Grandes Esperanzas.Siempre Dickens. Tomás Fernández-Valentí. Dirigido por...marzo 2013)

 Se extrañaba Tomás Fernández Valentí de que nadie se hubiera acordado de Charles Dickens en el doscientos aniversario de su nacimiento en un momento de crisis económica en el que se está tirando a los niños de los comedores escolares y se les están retirando las becas de libros al mismo tiempo que se diezma el salario de sus padres. Más Mike Newell, o su guionista David  Nicholls, tanto monta /monta tanto, vuelven su mirada a ese Londres mugriento, sórdido, distópico, en cuyo fango se revolcaban los niños-obreros que retrató el escritor utópico de sensibilidad socialista y que hoy molesta a algunos críticos, como Luís Martínez del diario 'El Mundo' que sostiene que," pendiente de devolver el espíritu de aquel tiempo en su mugrienta brillantez, la película pierde por momentos el foco de precisamente lo que importa." No es ningún secreto que los socialistas utópicos del siglo XIX se encargaron de poner en relieve no sólo la mugre imperante, incluso en las mejores familias, sino el regocijo de los niños de todos  los tiempos al rebozarse en el fango.

Mientras David Lean se esfuerza en su adaptación por trasladar a la pantalla la batalla épica de unos personajes que se enfrentaban por el amor, el poder o el prestigio desde sus respectivos lugares de nacimiento, rozando la estética surrealista (vacas que hablan) y el estilo gótico en la habitación de Miss Havisham, aciertos por los que fue recompensado con dos estatuillas de oro para el mejor director artístico y la mejor fotografía, Mike Newell, que hace una réplica de estos decorados,  contextualiza mucho mejor sus imágenes en la Inglaterra de la Revolución Industrial, y los enfrentamientos entre las clases pertenecientes al ancien regime y la burguesía ascendente, y desarrolla mucho mejor los personajes, iluminando partes oscuras de la historia. Pip y  Joe, el herrero, su cuñado, desean que los  soldados no detengan al preso evadido al que el niño ha llevado comida, un típico hombre que nació con la etiqueta carne-de-cárcel, como Monsieur Madeleine, el protagonista de la novela de Victor Hugo 'Los Miserables' (en ambas versiones), sintiendo quizás la solidaridad de clase; cuando Joe visita a Pip en Londres,  éste se avergüenza de sus formas toscas de trabajador. El herrero se despide de él advirtiéndole de que si quiere ver y hablar con el 'hombre' habrá de buscarlo en su medio, donde nadie se esconde tras la máscara de la hipocresía.

Cuando el protector que oculta su identidad deja su fortuna a Pip, le impone dos condiciones: que no renuncie jamás a su nombre, y que no intente desvelar quién lo protege. ¿Quién puede estar interesado en redimir a un obrero de veinte años? De la mano de un caballero en apuros económicos, un antiguo conocido en la Casa Satis de Miss Havisham, Herbert Pocket entra en una hermandad de jóvenes ricos, 'LosPinzones de la árboleda', cuyo líder, que acaba casándose con Stella, le hará sentir todo el peso de su condición. Otros detalles permitirán comprender el papel de todos y cada uno de los personajes que tejieron la desgracia de Miss Havisham, de su tutoranda Stella, de Magwitch y la de todos los desarrapados que circulaban por los aledaños de las clases pudientes, hermanadas por el dinero.  El film  nos cuenta una historia que Dickens sitúo en un periodo de transición de la Edad Media a la Era Moderna, que se realizó gracias  al sacrificio de las masas asalariadas; quien no aceptó el papel de víctima propiciatoria acabó con sus huesos en la cárcel de por vida, algo que se encargaron de denunciar los escritores románticos y los socialistas utópicos, que confiaban en que los nuevos capitalistas financiaran sus proyectos de mejora de las condiciones de los hombres, como los falansterios de Fourier, una especie de comunas que dejaron algunas semillas que fructificaron en los kindergarten. Esto era algo que no entendía Pip, que ya no es un pisaverde como en la película de Lean, que se resistía a creer que siendo hijo de  un obrero, su benefactor tenía que ser un convicto. Acabará por entenderlo; la redención viene del nuevo mundo.



Comentarios