La flor del mal. Peter Kosminsky. Ficha técnica ampliada y comentario.






___________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: White Oleander
País: Estados Unidos
Año:  2002
Duración: 112 minutos.

Dirección: Peter Kosminski
Guión:  Mary Agnes Donoghue, basado en la novela de Janet Fitch
Casting: Ellen Lewis
Director de fotografía: Elliot Davis
Música: Thomas Newman: supervisores: Ann Kline y Debra A.Baum
Edición: Chris Ridsale
Director artístico: Anthony Rivero Stabley
Decorador del set: Bryony Foster

Diseño de Vestuario: Susie DeSanto
Estilista de peluquería: Lynda Gurasich
Maquillaje: Ronnie Specter

Productor: John Wells y Hunt Lowry
Productores ejecutivos:  Patrick Markey
Productores asociados: Ilyse Reutlinger, Tracy Underwood
Diseño de producción: Donald Graham Burt
Pandora, asociada con Warner Bros. Pictures, John  Wells Production,

___________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

Alison Lohman: Astrid Magnussen
Robin Wright Penn: Starr
Michelle Pfeiffer: Michelle Pfeiffer
Renée Zellweger: Claire Richards
Billy Connolly:Barry Kolker
Svetlana Efremova: Rena
Patrick Fugit: Paul Trout
Cole Hauser: Ray
Noah Wyle: Mark Richards
Amy Aquino: Miss Aquino
Liz Stauber: Carolee


___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Ariel es una joven que se ve obligada a pasar su adolescencia en diferentes familias adoptivas, después de que su madre, Ingrid, fuera encarcelada por el asesinato de su amante. El paso por reformatorios,centros correccionales y varios hogares de acogida acaba convirtiéndose en un viaje hacia la busqueda de supropia identidad bajo la poderosa y siempre presente influencia de Ingrid, tanto para lo bueno como  p, la libertad de la verdad.ara lo malo. En los tres años que marcarán su paso de una adolescencia inocente a una prematura madurez, Astrid deberá aprender el valor de la independencia y el coraje, la rabia y el perdón, el amor y la supervivencia, para ganar la libertad de su pasado.

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.

El film de Peter Kosminsky, un filmmaker británico para TV (Cumbres Borrascosas 1992),  nos narra la historia de dos mujeres muy fuertes, porque son a la vez muy flexibles, como la adelfa, planta que da nombre a  la película, dura y resistente, cuya actitud ante la vida les obligará a pagar un alto precio: el sacrificio de la propia vida de la madre y el de la adolescencia de la hija, el hacerse mayor con muchas cosas en su contra, que la empujará a iniciar su propio camino hacia una madurez prematura mediante un viaje no sólo físico, trasladada de estado en estado, sino a través de la escala social, desde una burguesía distinguida e intelectual hasta un mundo sin raíces, itinerante, propio del vendedor de mercados itinerantes o el trabajador de espectáculos de feria, pasando por reformatorios con reglas carcelarias, trasmutando en el camino su sentido de pertinencia que la aproxima a grupos juveniles portadores de sentimientos contraculturales de oposición a todo lo que significa el universo materno. Es es el precio que Astrid debe pagar por haber pertenecido a una madre como la suya: la flor es bella, pero a la vez mortal. La adelfa blanca es el símbolo de Ingrid, a cuyo alrededor todo es  claro, desde sus ojos y sus cabellos hasta la ropa y la decoración de su casa, por esta razón Astrid rechaza esta icnonografía y se lanza hacia la estética de lo feo, lo siniestro, lo anti-burgués y contestatario; pero la educación que la joven a recibido no ha sido baldía y  como su madre toma una decisión vital drástica porque ambas son fuertes, y a la vez venenosas.



La flor del mal es una película de mujeres, en la que los hombres realizan un papel muy secundario. Kosminsky mediante un gran flashback, va reconstruyendo la historia de la adolescente que no entiende al principio su desgracia hasta que al final la madre proporciona las piezas que faltaban en el rompecabezas de sus vidas. Ingrid (Michelle Pfeiffer), madre de Astrid (Alison Lohman), es una mujer culta, exquisita, una gran artista, pero tiene un gran defecto: es como las adelfas (vemos algunos planos en los que las conserva en vasos de leche), fuerte y venenosa. La niña vive en este ambiente elegante y elitista, pero su madre no acude a ninguna de las llamadas que se le realizan desde el Instituo, porque cree que no tienen el suficiente interés intelectual , ya que nadie conoce mejor a su hija que ella misma, a la que educa independiente, perfecta y solitaria, no influenciable; es decir, su fiel retrato.

Cuando mata a su amante la hija cae en la más profunda indefensión y comienza un itinerario desde casas de acogida a centros del mismo carácter. Va pasando por diversos ambientes, más vulgares, aunque quizás más humanos, que aquel en que se ha criado, pero su madre intenta seguir dirigiéndola desde la cárcel, mediante cartas que refuerzan el mensaje de que ellas son fuertes y que debe evitar al amor que les dan otras personas, porque las humilla, mientras el odio la hace resistentes.

La adopción de adolescentes no está exenta de dificultades, es difícil su encaje en otras estructuras familiares y escolares, y cuando se trata de una niña guapa y de educación selecta  que,en ocasiones, produce celos de las mujeres que las adoptan. Pero el conflicto decisivo se producirá cuando entre en contacto con Claire (Renée Zellwegwer) una mujer sensible, una actriz fracasada, que llega a quererla de verdad. La madre presa de los celos y el temor de perder el amor de su hija, prefiere verla en la peor casa de acogida; tras una atenta observación de Claire, a la que le envía cartas y con la que fuerza una conversación, la enfrenta a su propia debilidad e inestabilidad, y ésta se suicidia. De esta forma anula la única posibilidad de su hija de integrarse en la sociedad. Astrid vuelve a la East Residence, después de acusar a su madre de envenenar a Claire con palabras y de ser una enemiga de la gente. Alli se reencuentra con Paul Trut, hijo de unos yonkis, y adopta un look siniestro, aquel que más puede dañar a su madre, el polo opuesto de todo lo que ha significado su progenitora, a la que, a pesar de todo quiere y se siente querida por ella. Sólo su sacrificio le proporcionará la redención.





Comentarios