Cosas que perdimos en el fuego. Susanne Bier


__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Things we lost in the fire
País: Estados Unidos
Año: 2007
Duración:  119 minutos

Dirección: Susanne Bier
Guión: Allan Loeb
Dirección de Fotografía: Tom Stern
Música: Johan Soderqvist

Compañías: Dreamworks Pictures.

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Halle Berry:   Audrey Burke,
Benicio Del Toro :  Jerry Sunborne,
David Duchovny :  Brian Burke,
Alexis Llewellyn :  Harper Burke,
Micah Berry : Dory Burke,
John Carroll Lynch :  Howard Glassman,
Alison Lohman :  Kelly,
Robin Weigert : Brenda,
Omar Benson Miller :Neal,
Paula Newsome :  Diane

____________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Tras perder a su marido (David Duchovny) en un violento incidente, Audrey Burke (Halle Berry), madre de dos hijos, recurre a Jerry Sunborne (Benicio del Toro), un exheroinómano que fue el mejor amigo de su marido en la infancia. Audrey le ofrece cobijo con la esperanza de que pueda ayudarla a ella y a sus dos hijos a superar tan terrible pérdida. Jerry libra una batalla diaria para alejarse de las drogas, pero su inesperado papel como padre quizá pueda constituir un estímulo determinante en su rehabilitación.(Filmaffinity)

____________________________________________________________________________________________________________________

Crítica:

Un absorbente melodrama o un intenso drama, son los calificativos que se atribuyen a una gran tragedia en cuyo origen se encuentra un acto de violencia de género, al que Susanne Bier dedica un mínimo espacio de su metraje, pero cuyas consecuencias en el entorno familiar de las víctimas se dejan sentir durante  las casi dos horas que dura la película. Sin embargo cae en unos trampas discursivas que arruinan un guión difícil de interpretar y que acaba siendo incluso tramposo. La viuda de Brian Burke David Duchovni)  no sólo vampiriza al mejor amigo de su marido, Jerry Sunborne (Benicio del Toro), al que siempre ha despreciado,  sino que se le crea un curriculum digno de  alguien que puede entrar a formar parte de una familia burguesa: el adicto a la heroina es abogado, se puede rehabilitar y  se le busca un magnífico trabajo ayudando a la gente a endeudarse más y más refinanciando sus casas. El negocio de fines del siglo XX y principios del XXI.

Cuando Hollywood da la primera oportunidad a  la cineasta esta  la desaprovecha. Javier Ocaña del diario 'El País' la juzga con cierta aspereza: "Una historia tan dura en apariencia como relamida en su interior. (...) Pese a todo, no es un filme malo; es un producto de escuadra y cartabón". Susanne Bier no logra crear una empatía entre el público y las mujeres del film, especialmente la protagonista, una mujer prejuiciosa y bipolar que mete al amigo de su marido en su cama para que le ayude a dormir, tocándole la oreja como hacía su esposo, pero le niega toda caridad y solidaridad humana cuando más lo necesita. El drogadicto desvalido, letrado de profesión, vive en casa de Audrey como un empleado que debe satisfacer los caprichos del empleador, que tan pronto lo despide como le atribuye papeles de padre de sus hijos. El hombre renace de sus cenizas como el Ave Fenix, pero del mismo modo recae una y otra vez y sólo se siente seguro con una dosis de droga en la recámara. En realidad una dosis de realismo en un film que plantea una situación poco común.

Muchos primeros planos sin pretensiones psicológicas nos muestran los rostros de los protagónistas, en ocasiones fragmentadas de tal modo que es muy difícil penetrar en la psique de los personajes, funcionando como un efecto de extrañamiento que provoca sentimientos muy diferentes a la melancolía y permiten  al espectador distanciarse. Secuencias filmadas con cámara en mano y una textura de grano grueso  dan a la cinta ese toque de autor que buscan algunos sectores de la sociedad a los que les gusta autoengañarse. Para ello Susanne Bier es la cineasta idónea, una mujer que nos habla de las tragedias humanas, de las que acompañan el devenir cotidiano del hombre, en las que éste siempre pierde algo, ya sea la inocencia que lo lleva a apoyar a los desfavorecidos de la Tierra, mientras su familia sufre en casa (En un mundo mejor), la enfermedad que trunca muchas ilusiones pero puede deparar otras,  (Todo lo que necesitas es amor), o el suceso que priva a una familia de uno de sus miembros, como el film que comentamos.. El hombre, que no puede domeñar su destino debe resignarse y  'aceptar lo bueno' que se le ofrece cada día, viene a decir en esta ocasión. Y eso, a muchos, puede resultarles insoportable.

.

Comentarios