Her. Spike Jonce. Ficha ampliada y crítica.







Ficha técnica:



Título original: Her
País: Estados Unidos
Año: 2013
Duración:

Dirección: Spike Jonze
Guión: Spike Jonze
Casting: Ellen Lewis y Cassandra Kulukundis
Dirección de Fotografía: Hoyte Van Hoytema, f.s.f., n.s.c.
Música: Arcade Fire; música adicional: Owen Pallett; sonido diseñado y música supervisada por Ren Klyce
Edición: Eric Zumbrunnen, a.c.e., Jeff Buchanan
Director artístico: Austin Gorg
Decoración del set: Gene Serdena

 Diseño de Vestuario: Casey Storm

Productores: Megan Ellison, p.g.a., Spike Jonze p.g.a., Vincent Landay, p.g.a.
Productores ejecutivos: Daniel Lupi, Natalie Farrell, Chelsea Barnard
Diseño de producción: KK Barrett
Compañías: Warner Bros. Pictures, Annapurna Pictures Production 


Intérpretes:



Joaquim Phoenix: Theodore Twombly
Amy Adams: Amy
Rooney Mara: Catherine
Olivia Wilde: Blind Date
Chris Patt
Matt Letscher
Portia Dubleday
Scarlett Johanson: Voz de Samantha
Spike Jonze: Voz de Alien Child 


Premios :


2013: Oscars: 5 nominaciones, incluyendo mejor película y guión
2013: Globos de Oro: Mejor guión. 3 nominaciones
2013: National Board of Review (NBR): Mejor película y director
2013: Critics Choice: Mejor guión original. 6 nominaciones
2013: Críticos de Los Angeles: Mejor película y diseño de producción. 5 noms
2013: American Film Institute: Top 10 - Mejores películas del año
2013: Satellite Awards: 2 nominaciones, incluyendo mejor guión original
2014: Festival de Rotterdam: Película de inauguración 


Sinopsis:


En un futuro cercano, Theodore, un escritor solitario, consigue un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial y diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para sorpresa de Theodore, se crea una relación romántica entre él y la voz femenina de este sistema operativo.


Crítica:


Lo primero que viene a la mente cuando comparamos este film de Spike Jonze y el que estrena casi a la vez su amigo Wes Anderson, es que si el del segundo ha levantado alguna que otra barrera de incomprensión, a pesar de su mirada nostálgica a un mundo en el que el hombre parecía dirigir su propio destino y hacer funcionar su imaginación basada en las imágenes que creaba en su interior, estimuladas por las lecturas o los juguetes pasivos de que disfrutaba,y generaba sus propias 'películas' mientras disfrutaba de su tiempo libre, cabe imaginar la frialdad que habrá recorrido los cuerpos de amplios sectores del público ante una película que la crítica ha catalogado de obra maestra y de brillante gag conceptual (Manohla Dargis, The New York Times). La cinta de Spike Jonze va dirigida a la nueva sociedad que surge de la revolución tecnológica, dejando atrás amplios sectores de espectadores que, por su edad o por su escaso interés por la tecnología, ya no pueden incorporarse al nuevo mundo, en el que el hombre, aislado en su hogar o su puesto de trabajo, apenas tiempo para las relaciones sociales, realidad que muchos creen que aún están a tiempo de rechazar. El tiempo les obligará a aceptar las nuevas condiciones que se están creando y que son incapaces de percibir.

Theodore es un hombre cuyo trabajo consiste en escribir cartas de amor para otros, que no tienen tiempo o capacidad para hacerlo, un nuevo yacimiento de empleo para intelectuales desplazados de sus antiguas tareas. Un día recibe una oferta de una empresa que le  proporciona un programa, OS1, de Inteligencia artificial, que incorpora una voz femenina de la que el hombre se enamora y a la que bautiza como Samantha. Pero, como ocurre con una relación sentimental no virtual, un programa puede también tener su fin, y no son pocos los que no quieren ni imaginar qué ocurriría con sus vidas si un día quebrara facebook por cualquier razón. Cualquier empleado de una empresa de telefonía y ordenadores podría transmitir la desazón de quien acude al punto de venta angustiado por el 'fallecimiento' de su teléfono móvil o su ordenador personal. La ausencia de pantallas, a excepción de la del ipod personal que acompaña a Theodore allá donde va, ya sea la cama de su habitación en un rascacielos, la playa o el lugar de trabajo, más luminoso, no sólo porque está filmado de día sino porque está acompañado de gente que alaba su trabajo y su sensibilidad, pretende dotar de normalidad al mundo artificial en el que se desenvuelve el personaje, un angustiado Joaquin Phoenix, que últimamente nos tiene muy acostumbrados a sus rarezas. Hay quien ha querido establecer una relación entre las escenas nocturnas, filmadas en Sanghai, y el recuerdo del antiguo affaire del director con la realizadora Sofia Coppola, que en 2003 realizó Lost in Translation, cuando todavía eran pareja. Otra coincidencia es el que en aquella película y en ésta la protagonista, la Eva incuestionable,  sea Scarlett Johanson


Tonio L.Alarcon decide despreciar el contexto en el que se sitúa la narración de Spike Jonce y volver la mirada al aspecto más convencional y literario de la soledad del hombre y la búsqueda de paliativos emocionales." Con Her, Spike Jonze ha logrado la que probablemente sea su obra más redonda y más completa, una exploración muy personal y muy sincera sobre las relaciones que utiliza una excusa de ciencia ficción para diseccionar, a la hora de la verdad, la dificultad del hombre contemporáneo para encontrar su lugar emocional." (No quiero sentirme solo.Dirigido por...Febrero, 2014). El crítico prefiere contemplarlo con el viejo yuppie evolucionado hacia el hipster, que escribe antiguas cartas de amor romántico, dictando a su ordenador vanguardista el contenido de estas misivas, a la vez que evoca su matrimonio fracasado. Disiento en la afirmación de que es una película de ciencia-ficción: si alguien decidiera poner voz a todas las informaciones de que disponen diferentes sitios de la red sobre nosotros (documento de identidad, operaciones bancarias, lugares elegidos para pasar las vacaciones, fracasos y éxitos amorosos, curriculum, notas académicas, hobbies, enfermedades...) no le resultará  difícil a cualquier compañía de las que operan en la red, crear una Samantha que diera satisfacción a todos nuestros deseos y entendiera todas nuestras preocupaciones, desde las financieras hasta las vitales. Es muy difícil para quien no entienda ésto empatizar con el protagonista de Her y entender su situación emocional. Dice Tonio L.Alarcón que cuando finalmente Theodore sube sólo a la azotea del rascacielos, acompañado de Amy (Amy Adams), que también había encontrado consuelo en OS1, mientras su pareja marchaba al Tibet a realizar meditación trascendental, había aprendido por fin a estar solo, a aceptarse como indivisuo a secas. Éste quizás sea el único argumento de la obra de la gran comedia humana, desde que Cicerón escribió su canto a la vejez, algo que aprende el hombre a medida que madura.


Spike Jonze dedica este film a sus amigos desaparecidos: James Gandolfini, Harris Savides, Maurice Sendak y Adam Yauch.

Comentarios