La gran estafa americana. Ficha técnica ampliada y comentario post-Oscars.





__________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: American Hustle
País: Estados Unidos
Año: 20013
Duración: 138 minutos

Dirección: David O.Russell
Guión: Eric Warren Singer, David O.Russell
Casting: Mary Vernieu, c.s.a. y Lindsay Graham, c.s.a.
Dirección de Fotografía: Linus Sandgren, f.s.f.
Música: Danny Elfman; supervisor: Susan Jacobs
Edición: Jay Cassidy, a.c.e.,  Crispin Struthers y Alan Baumgarten. a.c.e.

Diseño de Vestuario: Michael Wilkinson

Productores: Megan Ellison, p.g.a., Charles Roven, p.g.a. y Richard Suckle, p.g.a., Jonathan Gordon
Productores  ejecutivos: Matthew Budman, Bradley Cooper, Eric Warren Singer, George Parra
Diseño de Producción: Judy Becker
Compañías: Columbia Pictures, Annapurna Pictures, Atlas Entertainment; Distribuidora: TriPictures

_________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Christian Bale: Irving Rosenfeld
Bradley Cooper: Richie DiMaso
Amy Adams: Sidney Prosser
Jennifer Lawrence: Rosalyn Rosenfeld
Jeremy Renner: Mayor Carmine Polito
Louis C.K.: Stoddart Thorsen
Michael Peña: Paco Hernández/ Sheik Abdullah
Jack Huston: Pete Musane
Alessandro Nivola: Anthony Amado
Shea Whigham: Carl Elway
Paul Herman : Alfonse Simone
Elisabeth Röhm: Dolly Polito
Saïd Taghmaoui: Irv's Sheik Plant
Adrian Martínez, Robert De Niro...

__________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

David O. Russel dirige “La gran estafa americana (American hustle)”, que cuenta en su reparto con Jennifer Lawrence, Bradley Cooper, Amy Adams, Christian Bale y Jeremy Renner. La película está basada en un hecho real en el que se destapó una trama de corrupción en la que estaban implicados mafiosos y políticos, el caso que se llamó Abscam.

________________________________________________________________________________________________________________

Premios:

Nominaciones para los Oscar 2014: 

  • Mejor película 
  • Mejor director 
  • Mejor actor: Christian Bale 
  • Mejor actriz: Amy Adams 
  • Mejor actor de reparto: Bradley Cooper 
  • Mejor guión original 
  • Mejor diseño de producción 
  • Mejor vestuario 
  • Mejor montaje 
________________________________________________________________________________________________________________

Otros Premios: 

2013: Globos de Oro: 3 premios, incluyendo Mejor película (comedia).7 nomin.
2013: Premios BAFTA: 10 nominaciones, incluyendo mejor película
2013: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película, guión, actriz sec. (Lawrence)
2013: Critics Choice: 13 nominaciones, incluyendo Mejor película
2013: American Film Institute: Top 10 - Mejores películas del año
2013: Satellite Awards: 8 nominaciones, incluyendo mejor película y director

_________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

En su momento analizamos el papel que ha jugado y sigue jugando el cine americano casi desde el principio de la grave crisis  económica que nos afecta, que comenzó en su propio terreno  y que no sólo está provocando un cambio de mentalidad  de modo silencioso e  imperceptible, como una enfermedad mortal que se detecta cuando ya no tiene remedio y  que sus cineastas han ido contemplando desde un tratamiento documental, grave y circumspecto, que describía el desmoronamiento del mundo de las finanzas y la repercusión de esta caída en los sectores secundarios y terciarios de la economía, así como sus terribles consecuencias en el empobrecimiento de las masas trabajadoras (Inside job, Charles Ferguson, 2010Wall Street: el dinero nunca duerme, Oliver Stone, 2010 o Margin Call, J.C.Chandor, 2011). Directores como el yugoeslavo  Danis Tanovic (En tierra de nadie) nos recuerda ahora en 'Un episodio en la vida de Iron Picker' que en la actualidad se da algo algo tan cotidiano e intolerable como que " si caes seriamente enfermo y eres pobre lo más probable es que la palmes" y cámara en mano, con vocación neorrealista y actores no profesionales nos muestra la desesperación de los parias cuando su cuerpo aúlla y necesita cura urgente, lo que  no solo está ocurriendo en su país, más o menos desarrollado, sino que la política neoliberal y neocom está amenazando a las naciones presuntamente más civilizadas de Europa " Los pobres cada vez lo tendrán más complicado para que el Estado les ofrezca gratuitamente sus cuidados médicos."


David O. Russell comienza su película con un bonito  y significativo homenaje a 'El chico' de Charlot , al evocar  la niñez de Irving, el protagonista de su película que rompía cristales para que su  paupérrimo padre, incapaz de defenderse de la maldad ajena, los arreglara, lo que le marcó como carne de cañón para la delincuencia. Lo verdaderamente aterrador es que la película de Russell se ha hecho casi cien años después que la de Chaplin, mientras que los niños de principios del siglo XX y XXI parecen estar en el mismo lugar. Ni los medios de comunicación de masas tan potentes, ni la existencia de redes sociales tan poderosas, han impedido un retroceso de la sociedad con pocos precedentes en la historia, haciendo dudar a algunos científicos del axioma de que, a pesar de los contratiempos, el hombre siempre avanza.


La gran estafa americana (y europea) consistió en que éramos todos unos 'pringados' que soñábamos que vivíamos en un mundo que iba a disfrutar de un crecimiento sostenible y sin límites, quimera creada y mantenida por hombres como los de Russell, hasta que los lobos de Wall Street y sus voceros en algunas Universidades  decidieron que había llegado el momento de que la carroza  con sus lacayos y la ensoñación de la princesa recuperaran su verdadera esencia y volvieran de nuevo a ser ratones que vivían entre la inmundicia y de la caridad ajena. Otros soñadores empedernidos, prefirieron crear una utopía, (Marc Foster), y nos imaginaron transformados en 'Z' montando nuestra guerra mundial contra la avaricia. Así es el cine y ésta es su magia. Esto decíamos cuando se estrenó el film, y lo mantenemos, a pesar de que la Academia de cine haya decidido dar la espalda a esta película y a 'El lobo d Wall Street' de Scorsese. (quizás se sintieron concernidos), aunque el público olvidará pronto a los distinguidos con las estatuillas y recurrirá a estas cintas para intentar entender qué nos está pasando.

Pocas veces el diseño del vestuario ( Michael Wilkinson ) ha desempeñado un papel tan definitivo en la caricaturización de unos personajes  tan grotescos, presuntuosos, ambiciosos, ridículos y de un coeficiente intelectual  tan bajo, que han aprendido algo de la época en que la burbuja permitía la ilusión de un enriquecimiento rápido: buscar la notoriedad y la recompensa social, en forma de ascenso profesional y rendimiento económico, mediante la extorsión, la incitación a delinquir, y la implicación de políticos que les sirvieran de plataforma de lanzamiento personal. No importa tanto que la política esté corrupta, como que estos hombres se aprovechen de ella para prosperar, sin importarles destruir el buen nombre de políticos honestos. Los grandes pelotazos, las inmensas burbujas (la construcción, la deuda o la política energética...) los hace visibles allá donde se encuentren. Ahora comprando a precio de saldo los bienes de los desahuciados que creyeron en ellos o han sido arruinados por las políticas neoliberales de recortes. En la película atrapan a un buen hombre que cree beneficiar a su pueblo con la construcción de un gran negocio de juego  que resulta ser un fiasco en el que se ve involucrado. Muchos han perdido la inocencia, y lo triste es que deben desprenderse de la poca que les queda.

Comentarios