Oh Boy.Jan Ole Gerster



_____________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Oh Boy
País: Alemania
Año: 2012
Duración:  83 minutos

Dirección: Jan Ole Gerster
Guión: Jan Ole Gerster
Dirección de Fotografía: Philip Kirsamer
Música: Cherilyn Mac Neil y The Major Minors
Montaje: Anja Siemens
Dirección artística: Juliane Friedrich

Diseño de Vestuario: Ildiko Okolicsanyi

Productores:  Marcos Kantis, Martin Lehwald, Alexander Wadouh y Jörg Himstedt
Diseño de producción: Julianne Friedrich
Compañías:  Schiwago Filmproduktion, HR, ARTE

_______________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Tom Schilling. Niko Fisher,
Marc Hosemann: Matze,
Friederike  Kempter: Julika Hoffman
Justus von Dohnány: Karl Speckenbach,
Katharina Schüttler: Elli,
Michael Gwisdek: Friedrich,
Arnd Klawitter: Phillip Rauch,
Martín Brambach: Jörg,
Inga Brikenfeld: Hannah,
Ulrich Noethen: Walter Fisher.

________________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

"Niko Fisher (Tom Schilling) es un joven que no sabe qué hacer con su vida. Él mismo se define como un "pensador", aunque quienes lo rodean lo ven de una forma bien distinta. Su novia no lo entiende. Su padre está harto de pagarle unos estudios de derecho que ha decidido abandonar, y por eso le afea su indolencia, su incapacidad para terminar cualquier iniciativa que emprende: clases de trompeta, de piano, de esgrima, de capoeira. Si psiquiatra lo considera "mentalmente inestable" y, si bien no llega a tomarlo por peligrosa amenaza -eso sería el colmo-, le priva de su carnet de conducir dada su  propensión a la bebida." (Errar sin rumbo es parte de la condición humana. Joaquín Torán. Dirigido por... Abril, 2014).

________________________________________________________________________________________________________________

Críticas:

"En 'Oh Boy', la ciudad de Berlín se convierte en personaje. Sus luces y sus sombras acompañan a las personas que se cruzan durante un día entero en su vagar. Gente que intenta sobrevivir en su jungla diaria, como Niko." (Ibid.)

"Gerster regresa hasta la fuente primigenia, el cine de calle de la nouvelle vague y sus alrededores, especialmente las películas de Louis Malle que utilizaban la música jazz como sello de estilo y como pincelada de carácter, con Ascensor para el cadalso a la cabeza. En realidad, el casi sonámbulo recorrido por Berlín del protagonista de Oh boy no está muy lejos de aquel deambular del alcohólico ser de El fuego fatuo, de Malle, como uno de esas mentes que, sabedora de que las utopías no existen, prefería agarrarse a la certeza de la desesperanza." (Javier Ocaña. Los grises del treintañero. Diario 'El País')





Comentarios