Tren de noche a Lisboa. Ficha técnica ampliada y comentario.





______________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Night Train to Lisbon/Nachtzug nach Lissabon
País: Alemania/Suiza
Año: 2013
Duración: 111 minutos

Dirección: Bille August
Guión: Greg Latter y Ulrich Hermann, según la novela del suizo germanófono  Peter Bieri, seudónimo  Pascal Mercier, "Night train to Lisbon".
Casting: Jeremy Zimmermann
Dirección de Fotografía: Filip Zumbrunn. Color
Música, composición y dirección: Annette Focks
Montaje: Hasnjörg Weissbrich
Dirección artística: Dominique Steiner; Suiza: Susanne Jauch
Diseño del set: David Paredes

Diseño de Vestuario: Monika Jacobs
Maquillaje y peluquería: Jekaterina Oertel y Linda Devetta

Productores: Kerstin Ramcke, Peter Reichenbach y Günther Russ
Productores ejeutivos: Oliver Simon, Daniel Baur, Kevin Frakes, Eric Fischer
Productor asociado: Michel Lehmann, Michael Steiger, Andreas Knoblauch, Anne Walser
Co-productores: AAna Costa, Benjamín Seikel y Paulo Trancoso
Productor en línea: Dieter Stempnierwsky
Diseño de producción: Augusto Mayer
Compañías: k5International, en asociación con K5 Film y Palmastar Media Capital., presentan unaproducción de Studio Hamburg Filmprodukion, C-Films AG, Cinemate; distribución: Surtsey Films, en co-producción con  Cinemate S.A., C-Films (Deutschland) Gmbh, TMG-Tele München Group

________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

Jeremy Irons: Raimund Gregorius
Mélanie Laurent: Estefanía, joven
Jack Huston: Amadeu de Prado
Martina Gedeck: Mariana
Tom Courtneay: Joäo  Eça
August Diehl: Jorge O'Kelly, joven
Lena Olin: Estefanía
Christopher Lee:  Padre Bartolomeu
Charlotte Rampling: Adriana de Prado, vieja.
Bruno Ganz: George
Beatriz Batarda : joven Adriana
Marco D'Almeida: joven  Joao
Christopher Lee: Padre Bartolomeu
Adriano Luz: Mendez
Sarah Spale-Buhlman: joven Catarina
...

_________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Un profesor, Raimund Gregorius (Jeremy Irons ), siguiendo un irresistible impulso, toma un tren nocturno de Berna a Suiza utilizando un billete que ha conseguido de una manera extraña: el billete estaba dentro de una vieja edición de  una novela del escritor portugués Amadeu do Prado, que se hallaba en el bolsillo del impermeable rojo perteneciente a una muchacha desconocida a la que el propio Gregorius rescató de un intento de suicidio en lo alto de un puente sobre el río. La intención del hombre es devolver el impermeable, el libro y el billete  a la joven, pero, al llegar a la estación ferroviaria sube al tren y viaja a Lisboa,  donde emprende una doble búsqueda: la de la chica y la de la historia que se oculta en el pasado de Amadeu do Prado (Jack Huston), un escritor de izquierdas, víctima de  la represión de la dictadura de Salazar. (Tomás Fernández Valentí. El misterio de Amadeu do Prado. Dirigido por..., abril  2014).

__________________________________________________________________________________________________________________

Críticas:

El danés Bille August (Pelle el conquistador/Pelle erobreren, 1987, Oscar a la mejor película de habla no inglesa, guión de 'Las mejores intenciones de Ingmar Bergman/Den godan Viljan", 1992), "impasible al desaliento, estrena en España lo que puede entenderse como un exponente tardío de la fórmula del europudding, (...), adaptación en régimen de co-producción entre Alemania, Suiza y Portugal y rodada en lengua inglesa (...) El resultado hace gala de una corrección formal muy característica de este tipo de producción destinada a un público amplio, y se sitúa con facilidad entre lo más solvente ofrecido por August hasta la fecha..." (Tomás Fernández Valentín.El misterio de Amadeu do Prado. Dirigido por...Abril 2014).

La crítica en general no ha sido nada condescendiente y  tras tratar a la película de chatarra vieja, (David Rooney, The Hollywood Reporter), conferencia de historia (Farran Smith Nehme, New York Post) o folletín (Carlos Boyero, diario 'El País),  prácticamente aconseja al público huir y no acercarse a las salas de proyección, y no sólo con la aplicación de adjetivos que de tan manidos han perdido todo su significado, como previsible, sino con una carga semántica más profunda. Carlos Boyero hace oro tipo de análisis: "El arranque de Tren nocturno a Lisboa, dirigida por el ambicioso pero casi siempre plano Bille August es prometedor. Un solitario profesor de Berna salva del suicidio a una chica que desaparece ofreciéndole como única pista el libro que escribió hace muchos años un señor portugués, unas páginas con aroma a Pessoa, poéticas y filosóficas, que fascinan al profesor, por lo que abandona su trabajo y su ciudad para intentar descifrar en Lisboa el misterio de ese autor y los motivos de la chica para quitarse la vida. Pero el encanto inicial no dura mucho. La obsesiva búsqueda de este hombre derivará en múltiples historias con sabor a folletín que ocurrieron en esa ciudad cuando la dictadura de Salazar estaba agonizando..." (Carlos Boyero. Neorrealismo balcánico y prescindible cine independiente. DIario 'El País'). 

No obstante, Filmaffinity incorpora la opinión de un sitio web, Urbancinefile, que ofrece otro punto de vista y nos anima a contradecir la opinión publicada más general, al tiempo que nos invita a ir al cine a ver el nuevo film de Bille August.

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.     

Vivimos en una época preñada de graves contradicciones, en la que muchos hombres y mujeres sienten algo parecido a la reflexión que un médico-filósofo portugués, miembro de la resistencia formuló siendo muy joven y  cuya hermana, Adriana do Prado (Charlotte Rampling), recogió junto con otras elucubraciones del mismo tono en un pequeño opúsculo: "No sabemos cómo vivir el tiempo que ya no forma parte de nuestras vidas." Raimund Gregorius, un profesor de secundaria en un Instituto de Berna, interpretado, no por azar por Jeremy Irons, que enseña a sus alumnos que para los romanos el pensamiento y la acción eran lo mismo, (idiosincrasia, por otra parte muy norteamericana), situación que favorecía que un emperador fuera a la par filósofo, tan pronto como cae este librito en sus manos, refugiado en el bolsillo de un impermeable de una joven a la que acaba de salvar de un inminente suicidio, sin reflexionar sobre las consecuencias, se deja arrastrar por las pasiones que ha desatado en su interior el anónimo escritor y se lanza en pos de esa gran parte de vida que reside dentro de nosotros y que desperdiciamos cada día.

De esta forma, Bille August, apoyado en el guión de Greg Latter y Ulrich Hermann, basado en la novela del suizo germanófono  Peter Bieri, cuyo seudónimo es Pascal Mercier, se introduce de lleno en la recuperación de la memoria histórica portuguesa y en la denuncia de los crímenes y torturas realizados por un siniestro personaje al que llaman 'El Carnicero de Lisboa',  entre cuyas atrocidades se reseña la de romper los dedos de las dos manos a un pianista, al que deja incapacitado, no sólo para tocar el instrumento  al que había dedicado su vida, sino incluso para beber una taza de té, convertido en un muerto viviente para el resto de su vida.

"Aquí no hablamos de nuestra historía, dejamos la resistencia en la cuneta y seguimos adelante", le dice a Gregorius, el viejo profesor de Berna, un viejo integrante de la resistencia portuguesa, Joäo Eça, el pianista mutilado, interpretado por Tom Courtneay. Pero ese hueco que dejan las víctimas portuguesas y sus torturadores, se intenta rellenar por un cineasta danés, elegido por el realizador sueco, el propio Bergman,  para adaptar a la gran pantalla la bella historia de amor de sus padres, narrada en su novela 'Las mejores intenciones' y un escritor suizo, con un interesante elenco de actores con una larga trayectoria en este cine bergamiano, que sienten que los revolucionarios del sur de Europa, que padecieron larguísimas represiones vivieron vidas repletas de vitalidad e intensidad, sufrieron, amaron, se mortificaron con los celos, pero no dejaron que se desperdiciara esa vida que al protagonista se le escapa entre los dedos. Tras ella corre a Lisboa y allí, como Benjamin Espósito, el protagonista de 'El secreto de sus ojos' (Juan José Campanella, 2009), en un viaje paralelo, encontrará quien le ayude a dar sentido a su vida solitaria en su apartamento de Berna, cuyas horas transcurren vacías jugando al ajedrez consigo mismo; una oculista que le gradúa unas gafas y que le advierte de que 'los ojos lo revelan todo'. Una visión muy romántica de la resistencia del sur de Europa al fascismo, cuyos protagonistas han sido denostados e injustamente olvidados.

Amplios sectores de la población que se han entregado a la comida rápida, los relatos cortos y el cine de evasión,  ahora que le sobra tanto tiempo, bien porque están en paro o trabajan jornadas incompletas,  que no saben qué hacer con sus vidas, no se resentirían demasiado si se detuvieran un instante y reflexionaran, como hacían los jóvenes que adoraban a Ingmar Bergman, sobre una historia que todos deseamos de verdad que sea para siempre 'chatarra vieja'.


Comentarios