Big Bad Wolves



___________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Título original: Big Bad Wolves
País: Israel
Año: 2013
Duración: 110 minutos

Guión y dirección: Aharon Keshales, Navot Papushado
Dirección de Fotografía: Giora Bejach
Casting: Limor Shmila
Música: Frank Hakim Ilfman
Montaje: Asaf Korman
Dirección artística: Arad Sawat

Diseño de Vestuario: Michal Dor
Maquillaje: Elinor Gigi Adoni

Productores: Avaham Pirchi,  Chilk Michaeli, Tami Leon, Moshe Ederi, Leon Edery
Compañías. Productoras: Cinema Project, The Rabinovich Foundation
Estudio: Filmax

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Lior Ashkenazi :Micki,
Rotem Keinan :Dror,
Tzahi Grad :Gidi,
Doval’e Glickman :Yoram.

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Una serie de brutales asesinatos entrelaza la vida de tres hombres: el padre de la última víctima, sediento de venganza; un detective de policía que opera en los límites de la ley; y un profesor de religión, principal sospechoso de los asesinatos, arrestado y luego liberado a causa de una negligencia policial.

__________________________________________________________________________________________________________________

Crítica:

A pesar de los halagos de Quentin Tarantino, la crítica ha rechazado con rotundidad un película a la que Justin Chang (Variety) ha llegado a denominar 'horripilante ejercicio de estilo', atacada fundamentalmente por los principios morales en que se sustenta y el desprecio a un público ante el que la prensa norteamericana cree que se muestran altivos, soberbios y con aires de  superioridad.

La crítica española se mantiene en la misma línea. José Arce (La Butaca), tras lamentarse del fiasco de un film procedente de una cultura de la que nos llegan poco productos intelectuales, sostiene que: "Planteada casi totalmente como un sórdido ejercicio de estilo ─está bien dirigida, sí─, la película hace mucho ruido para las pocas nueces que ofrece en realidad. Prácticamente la mitad de su metraje se enfoca a la preparación de lo que ha de ser un clímax largo, intenso y aterrador, pero cuando llega se queda a medio gas en su presentación y pesado desarrollo. Así que lo más destacable es la fresca naturalidad con la que se expone el sadismo y la violencia intrínsecos a la formación de los cuerpos de seguridad de un país en permanente estado de alerta. Y poco más." ("Big Bad Wolves": con la misma moneda).


Comentarios