Pina. Wim Wenders. Ficha técnica ampliada y comentario






_________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Pina.
País: Alemania, Francia, Reino Unido.
Año: 2011.
Duración: 100 minutos.

Guión y dirección: Wim Wenders.
Fotografía: Hélene Louvart , a.f.c. y Jörg Widmer, b.v.k.
Música. Score:  Thom Hanneich. Directores musicales: Matthias Burkert y Andreas Eisenschneider; supervisores: Milena Fessmann y Beckmann
Montaje: Tony Froschhammer; Departamento de edición:  Wolfgang Bergmann, Gabriele Heuser y Dieter Schneider
Director artístico: Peter Pabst; consultores:  Dominique Mercy y Robert Sturm
Diseño del set: Peter Pabst y Rolf Borzik
Coreografías: Pina Bausch

Diseño de Vestuario: Rolf Börzik y Marion Cito; supervisor: François Garnier

Productores: Wim Wenders, Erwin M. Schmidt, Gian Piero Ringel,
Productor ejecutivo: Jeremy Thomas
Productores asociados: Heiner Bastian, Stefan Roll Stephan Mallmann, Dr.Mohammad Zahoor
Productor en línea: Peter Hermann, Helen Olive
Diseño de producción: Peter Pabst
Distribución: Avalon.

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Regina Advento,
Malou Araudo,
Ruth Amarante,
Pina Bausch.

__________________________________________________________________________________________________________________

Premios (Filmaffinity):

2011: Oscar: Nominada al Mejor largometraje documental
2011: Premios del Cine Europeo: Mejor documental
2011: Premios BAFTA: Nominada a mejor película de habla no inglesa
2011: Festival de Berlín: Sección oficial (Fuera de competición)
2011: Satellite Awards: Nominada a Mejor largometraje documental
2011: Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor documental

__________________________________________________________________________________________________________________

Crítica:

Jordi Revert, (La Butaca.net) muestra un gran entusiasmo por el matrimonio de la más moderna tecnología de representación audiovisual con la más vieja de las formas de representación de historias para entretener al público de todos los tiempos, el teatro y la danza: "Por fin una película que explora realmente las posibilidades del 3D. “Pina” es un ensayo sobre el espacio y el volumen, en el que Wim Wenders, a través de la tecnología, consigue dar toda una nueva dimensión al arte de la danza (...) En lo que bien podría ser un ensayo sobre las dimensiones del arte, el director alemán trasciende toda consciencia de la disciplina —del cine, de la danza— y lleva a los bailarines de la Tazntheater Wuppertal a desarrollar sus coreografías en exteriores que van desde un entorno urbano al borde de un abismo montañoso, allí donde el espectador podrá mejor plantearse las líquidas fronteras entre arte, espectáculo y tecnología como mediadores de sus emociones."

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario.


Wim Wenders realiza un ejercicio importante, propio de un mago o un trilero,  en el que las artes tradicionales de representación se combinan con las propias derivadas de la revolución industrial y tecnológica de creación de magia e ilusión, como el cine y las modernas aportaciones telemáticas, entre las que ocupa un lugar destacado en el espectáculo de los últimos tiempos el 3D. 

Hoy, su incursión en las televisiones permite una revisión del film del realizador alemán. En cierta ocasión, cuando se produjeron las primeras irrupciones de la nueva tecnología en las producciones para la gran pantalla, alguien me dijo que el 3D era una nueva moda, mareante y excesivamente sensitiva, que pasaría pronto; respondí que la técnica había venido para quedarse, aunque sólo fuera para satisfacción de los niños pequeños y su aplicación en las preciosas películas de Pixar, mas el tiempo parece querer darme la razón, y ahora dos directores a los que admiro profundamente, Werner Herzog y Wim Wenders, se suman a la modernidad y utilizan los últimos avances de la tecnología con el objetivo de ponerlos al servicio de sus producciones, dotándolas de un espectacularidad buscada, que en 'Pina' rompe con la monotonía de los homenajes que, a modo de epitafio, realizan los bailarines que trabajaron con la diva muerta, que había convertido su propio cuerpo en una materia dúctil y moldeable al servicio de sus necesidades expresivas, virtuosismo que muestran imágenes de naturaleza oníricas.


En una película visualmente portentosa y excesiva, Wim Wenders aplica técnicas de extrañamiento, usa fondos neutros y voces en off, y la forma expresiva del documental que huye del realismo y busca localizaciones extrañas, escenarios dispares y diversos, como una casa con paredes de cristal, un desierto con un enorme cráneo, un metro aéreo...(Pina Kovacsics, La dignificación del 3D) ; el film es un homenaje a Pina Bausch, fallecida poco antes de comenzar el rodaje, que busca una respuesta del espectador acorde con sus expectativas, su formación y su sensibilidad. Estos hombres y mujeres que han aprendido a dominar su cuerpo como si fuera inmaterial, se lo deben todo a quien conocía su anatomía más que sus propios padres.

Gusten o no estas puestas en escena vanguardistas, que en más de una ocasión se basan en el contraste ostentoso de sexos, etnias, proporciones, a nadie deja de maravillar a dónde puede llevar la disciplina y la ejercitación, que los antiguos llamaban arte, al ser humano, potenciado por performances espectaculares. en los que la provocación y la expresión estética, apoyados en planos en ocasiones aberrantes, juegan un papel principal. Búsqueda en definitiva de la ostranenie desde la modernidad más absoluta. Las últimas imágenes nos muestran a la genial bailarina, coreógrafa en una imagen claramente fílmica, que se proyecta en una sala vacía de espectadores, que da paso de inmediato a un escenario de teatro oculto tras la gran pantalla que muestra a los actores a medida que ésta se levanta como un telón, mientras el color inunda la escena y las butacas se llenan de público, al que obliga a reflexionar sobre la esencia del espectáculo al que ha asistido.


Comentarios