Roma ciudad abierta. Roberto Rosellini



Ficha técnica:


Título original: Roma Città Aperta
País: Italia
Año: 1945
Duración:  102 minutos

Dirección: Roberto Rosellini
Guión: Sergio Amidei, Alberto Consiglio. Con la colaboración de Federico Fellini
Dirección de Fotografía: Ubaldo Arata; Operador: V. Seratrice
Música: Renzo Rosellini; director de orquesta: L.Ricci
Montaje: Eraldo Da Roma

Director de producción: F. de Martino
Compañías. Minerva Films, Excelsa Film


Intérpretes:


Aldo Fabrizi:  Don Pietro/el sacerdote
Anna Magnani: Pina
V.Anichariccio: Marcello
N Bruno: Sacristán
A.Fabrizi: Don Pietro
H.Feist: Bergmann
F.Grandjacquet: Francesco
M.Michi: Marina
M.Pagliero: Manfredi/ Giovani Episcovo
E.Passanelli: El metropolitano
C.Sindici: El cuestor
A.Tolnay: el austriaco
Val Hulzen: Hartmann



Premios:


  • 1947: Nominada al Oscar por el mejor guión (Sergio Amidei)
  • 1946: NBR Award: Gaadora Mejor Actriz (Anna Magnani) y Mejor Película Extranjera.
  • 1946: Cannes: Ganadora Mejor Director (Roberto Rosellini)
  • 1946: Silver Ribbon: Ganadora por Mejor Película y Mejor Actriz (Anna Magnani)

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Una de las grandes películas de la historia del cine, obra maestra del neorrealismo italiano. Cuenta la historia de lapersecución de losnazis a uno de los jefes de la resistencia italiana.



Comentario:


Acercarse a un film de Roberto Rosellini, en concreto el que marcó el inicio de un nuevo modo de representación, el neorrealismo italiano, que salía a la calle  e intentaba captar con la cámara los intereses de las clases trabajadoras y sus aspiraciones más primarias, es siempre un ejercicio de comprensión del mundo en que vivimos y de cómo lo plasmaron los mejores cineastas de mediados del siglo XX. Es estremecedor ver la Plaza de España y la célebre escalinata por la que se accede a la Iglesia Trinidad de los Montes de Francesco de Santis, desde los tejados de casas obreras que comparten inmensos patios interiores con la embajada española, en las que se hacinan los miembros de la resistencia al nazismo y el fascismo y sus numerosas familias, con las que el público intimidará y conocerá sus angustias y penalidades, la prostitución de las mujeres jóvenes, la insoportable duración de una guerra, la imitación de los niños de las actividades de sus padres, la implicación de sectores religiosos progresistas, y, en definitiva, la aportación de grandes cineastas como Rosellini, Fellini, Visconti, Antonioni, Vittorio De Sica..., de sensibilidades políticas diferentes, unidos contra el genocidio que estaban llevando a cabo las fuerzas ocupantes, asociadas con los seguidores de Mussolini.

Los alemanes, de acuerdo con un plan al que denominaron Schrueder, que dividía la ciudad en catorce zonas con el objetivo de peinar la 'Ciudad Eterna' para limpiarla de resistentes, algunos de los cuales, paradójicamente,  pelearon por su liberación, y la consiguieron, en el emblemático barrio fascista de EUR, " creado en 1942 con motivo de la Exposición Universal que debería haberse celebrado en la Capital para celebrar el vigésimo aniversario de la “Marcha Fascista en Roma” (1922), cuyo nombre deriva precisamente de la Exposición,  famoso por su peculiar arquitectura inspirada en la ideología fascista." (www. turismoroma.it). En este barrio se encuentra el Palazzo della Civilità del Laboro, llamado 'El Coliseo Cuadrado', que preside una de las secuencias del film.

Las cámaras de Rosellini nos hacen partícipes de aquellos periódicos que, con el riesgo vital de sus artífices siguieron saliendo de la clandestinidad a las calles,  como L'Unità, Avanti! , Voce Operaria, L'Italia Libera, Risorgimento Liberale, Il Popolo, algunos de los cuales iniciaron su trayectoria en el siglo XIX y continúan su actividad actualmente; los alemanes acusaban a los italianos, fueran del partido que  fueran, sean estaban repletos de retórica. No está ausente, en esta obra maestra, la denuncia de los religiosos que colaboraron con los fascistas, a uno de los cuales, el que le asiste en su ajusticiamiento, le recuerda el sacerdote Don Pietro (Aldo Fabrizi) que "no es difícil morir bien, lo difícil es vivir bien.

Impresionan las imágenes de la muerte de Pina, (Anna Magnani),  a sangre fría y el ajusticiamiento del sacerdotes a la vista de sus escolares, rematado por un oficial que ya no cree en los ideales nazis, pero cree que nadie puede escurrir el bulto de las atrocidades cometidas. No puede aceptar que un miembro del pelotón de ajusticiamiento se abstenga de disparar, algo que contrasta con la miseria moral de los mandos.


Comentarios