Crónica negra. Jean Pierre Melville


_____________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Un Flic
País: Francia
Año: 1972
Duración: 96 minutos

Dirección: Jean Pierre Melville
Guión:Jean Pierre Melville
Director de Fotografía: Walter Wottitz
Cámara: André Domage
Música: Michel Colombier; letras canciones: Charles Aznavour y la voz de Isabelle Aubret
Montaje: Patricia Nény
Decorados: Théo Meurisse
Sonido: Jean Nény

Diseño de Vestuario: Colette Baudot; ropa negra de Catherine Deneube: Yves Saint Laurent
Maquillaje ; Michel Deruelle

Director de producción: Pierre Saint Blancat
Estudios de Boulogne; distribución de video: StudioCanal

_____________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Alain Delon
Richard Crenna
Catherine Deneuve: Kathy
Riccardo Cucciolla
Michael Conrad
Paul Grauchet
Simone Valère
André Pousse
Jean Desailly

_____________________________________________________________________________________________________________


Sinopsis:

Durante el invierno, en una estación de esquí, la banda liderada por Simón (amigo del comisario Coleman) roba un banco. El dinero es para financiar un cargamento de droga.

_____________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Los únicos sentimientos que el hombre ha podido inspirar en un policía son ambigüedad y frustración. François-Eugène Vidocq

Con esta cita da comienzo Jean Pierre Melville a su  última película, cuyo protagonista es un policía, tan cercano y tan real, con sus virtudes y sus defectos, e incluso su mayor o menor inclinación a la corrupción por dinero o por amor, como cualquiera otro de los que alguno de nosotros pudiera conocer. Los críticos de Cahiers du Cinema, entusiasmados con el estilo, con la forma de hacer del director, lo propusieron como  prototipo de un movimiento que se inspira en él: la Nouvelle Vague. Cineastas como Jean Luc Godard y Claude Chabrol en  'A bout de souffle' y 'Landrú' respectivamente le dieron papeles en sus películas. En el film están presentes muchas de las características que definirán al nuevo cine francés, como el rodaje en exteriores con cámara en mano, primitivos travellings,  grúas, que cada uno se montaba como podía, (recordemos el memorable travelling final de 'Los cuatrocientos golpes' de François Truffaut, filmado desde el maletero de un coche utilitario). Pero además en esta película llama la atención el filtro azul que tiñe los fotogramas, tanto en escenas diurnas como nocturnas, en la filmación del oleaje o en los atascos de la ciudad, y el velo que se interpone entre los personajes y los espectadores...Estética que adoptará Wong Kar-Wai en 'Happy Together',premiada en Cannes 25 años después. La secuencia inicial es de gran belleza, de imagen limpia y minimalista que permite representar con cierto alejamiento el momento en que la Gran Depresión que nos abate estaba echando sus cimientos en las costas europeas, en las que surgían esos enormes bloque de apartamentos racionalistas, que albergaban en sus plantas bajas alguna que otra sucursal de banco que acercaba el negocio a empresario y clientes, cuyo aislamiento y escaso tránsito de coches y transeúntes en ciertas épocas del año, cuando comenzaban las lluvias y se desenpolvaban las gabardinas, las hacían muy vulnerables a los cacos.

Mujeres bellas, como la regidora de un cabaret, interpretada por Catherina Deneuce, y otras que adquieren la apariencia de muñecas inmóviles, -mujer asesinada o travesti colaborador y soplón de la policía-, compiten con hombres más bellos todavía, como el frío e hierático Alain Delon, perfecto representante del cine noir francés, llamado también polar. Los neones de las calles contribuyen a crear el clima en el que se desenvuelve un policía como el Comisario Coleman, que puede disparar impertérrito a un amigo pillado in fraganti y perdonar al mismo tiempo a la amante que ambos comparten, una mujer de la misma calaña que sus compañeros de la banda, asesina ni convicta ni confesa. La atracción de los cineastas europeos por el gran maestro del suspense, Alfred Hitchcock, que se materializó en la entrevista que le realizó François Truffaut, acompañado de Claude Chabrol, que se transformó en un libro sobre el cine del norteamericano, -'El cine según Alfred Hitchcock, 1966-,  está presente en un plano ascendente filmado con una grúa, que penetra en una habitación en la que se está preparando o se ha cometido un delito  que evoca el comienzo de 'La soga'/ 'Rope' (1948).

Pero los intercambios en la evolución de las formas de representación cinematográficas a un lado y  otro del Atlántico no cesan. El cine polar francés incorpora algunas secuencias con estrategias y maniobras  de sus gángsters inteligentes y desconcertantes; recordemos el aterrizaje del avión cargado con un cuantioso botín de 'El clan de los sicilianos' de Henry Vernueil (1969), cuyo score a cargo de Ennio Morricone y los enormes títulos de crédito de un rojo brillante influyeron en el cine de Tarantino; aquí la tensión se concentra en  la forma en que la banda saca la droga de un tren controlado por la policía, cuya llegada espera en París con el objetivo de atrapar a todos sus integrantes, en una operación basada en  la ayuda de un helicóptero.  Un cine que tuvo como protagonista a Alain Delón con mucha frecuencia, y que trató temas como la pena de muerte o la reinserción social, en películas tan importantes como 'Dos hombres en la ciudad de Jose Giovanni (1973). Interesante y necesaria.


Comentarios