El imperio de los sentidos.Nagisa Oshima



Ficha técnica:

Título original: Ai no Korida/ L'empire des sens
País: Japón
Año: 1976
Duración: 98 minutos

Dirección: Nagisa Oshima
Guión: Naghisa Oshima
Dirección de Fotografía: Hideo Hito
Música: Minoru Miki, interpretada por L'Ensemble Nipponia y cantantes tradicionales de Japón
Montaje: Keiichi Uraoka, Patrick Sauvion
Sonido: Tetsuo Yasuda, Alex Pront, Bruitage, Henri Humbert

Maquillaje: Effets Spéciaux, KIsao Nishimuro, Terumi Hosoishioji Tokemura,
Peluqueros : Photographe de Plateau, Kikue Osawa, Yukio Oyamada

Productor: Anatole Dauman
Director de Producció: Koji Wakamatsu
Co-Producción Argos Films (París), Oceanic (Paris), Oshima Productions (Tokyo)

______________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Eiko Matsuda
Tatsuya Fuji
Aoi Nakajima
Yasuko Matsui
Meika Seri
Kanae Kobyashi
Taiji Tonoyama
Kyoji Kokonoe
Naomi Shiraishi
Shinkichi Noda

_______________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Una pareja de amantes viven una intensa historia de amor, donde la pasión y el sexo se están convirtiendo en una obsesión. Las ansias de la mujer por poseer a su hombre crecen cada vez más, hasta el punto en que el amor y la muerte parecen unirse.


________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

El film de Nagisa Oshima, muy atento a las desequilibrios que produce el mal amor, el sentimiento insano y obsesivo de los amantes, que posteriormente  fue objeto de su film bélico 'Feliz Navidad, Mr.Lawrence' (1983), una prostituta y el marido de la madame del lupanar, que en teoría se encuentran en el momento y el lugar adecuado, donde la tolerancia a los intercambios sexuales es grande y no en situaciones como las que plantea Wong Kar-Wai, representa una durísima crónica de un hecho que se presenta como real, ocurrido en Japón en 1936,  y que relata las relaciones de poder que se establecen dentro de una pareja, con terribles consecuencias para el sometido, en este caso el hombre, objeto del deseo de la meretriz, que cada vez aumenta el nivel de su exigencia para alcanzar la plena satisfacción del mismo.

Juego psicológico más que físico, en el que es difícil imaginar el placer erótico en una situación tan extrema y sádica, en la que el hombre no siente placer haciendo daño a su compañera, pero ella consigue el éxtasis viendo sufrir a su amante, sintiendo el poder supremo que ejerce sobre él que la lleva al éxtasis. Un film insano, perverso y que te puede hundir en la miseria si estás deprimido. Que nadie espere, inspirándose en el título, un film erótico al uso; la suciedad, la porquería, el abuso de los subordinados construyen el decorado en el que los amantes se satisfacen, provocando la desaprobación de prostitutas, geishas y cantores tradicionales chinos que animaban las veladas de los que buscaban la satisfacción en el sexo.

Juegos eróticos peligrosos, que acaban obnubilando la razón de quienes se entregan a ellos y no se satisfacen nunca lo suficiente, iniciando una carrera suicida que los conduce al precipicio y a la ausencia de la razón que produce la locura.

Comentarios