Las dos caras de enero. Hossein Amini




_________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original:
País: Reino Unido; Co-Producción Reino Unido/Estados Unidos/Francia
Año: 2014
Duración: 96 minutos
Género: Drama

Dirección: Hossein Amini
Guión: Hossein Amini, basado en una novela de Patricia Highsmith
Casting: JMA Jay
Director de Fotografía: Marcel Zyskind
Música: Alberto Iglesias
Montaje: Nicolas Chaudeurme

Diseño de Vestuario:Steven Noble

Productores: Eric Fellner, Robyn Slovo y Tom Sternberg
Diseño de producción: Michael Carlin
StudioCanal en asociación con Anton Capital Entertainment, Lovefilm, Working Title, Track/Morague

__________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Kirsten Dunst: Colette MacFarland,
Oscar Isaac: Rydal,
Viggo Mortensen: Chester MacFarland,
David Warshofsky : Paul Vittorio,
Daisy Bevan: Lauren,
Yigit Özsener: Yahya

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

En 1962, una pareja americana formada por Chester MacFarland y la bella Colette disfrutan de unas vacaciones en Atenas. Mientras visitan la Acrópolis conocen a Rydal, un estudiante americano que tima a las turistas aprovechando sus conocimientos de griego. La pareja le invitará a cenar y él, enganchado por el carisma de Chester y la belleza de Colette, acepta. Pronto se verá involucrado en una serie de acontecimientos que no podría imaginar. Un homenaje explícito al cine de Alfred Hitchcock pone de relevancia las virtudes de este film, pero también sus limitaciones. Amini toma buena nota de las aportaciones de Anthony Minghella, René Clément y, por supuesto, el propio Hitch a la obra de Highsmith, pero se le ha olvidado contribuir con una visión personal. Estamos ante el notable trabajo de fin de curso de un alumno aplicado, nunca ante un debut deslumbrante.

_________________________________________________________________________________________________________________

Crítica:

Las dos caras de enero está protagonizada por la turbiedad moral, el miedo, el encubrimiento, la persecución, permanentes señas de identidad del tortuoso universo de esta escritora. Y como tantas veces, los personajes se mueven en una geografía y una lengua que no son las suyas. Cuenta el encuentro inicialmente cálido en Atenas entre un idílico y acaudalado matrimonio de turistas estadounidenses y un guía de su misma nacionalidad especializado en picaresca callejera, la justa para sobrevivir en un país extraño. Conociendo a la autora de la trama, intuimos que nada es lo que parece, que detrás de apariencias tan civilizadas late el misterio y el delito, que este encuentro casual se va a complicar sentimentalmente hasta límites peligrosos. (Aroma a cine de antes. Diario. El País')

" Un homenaje explícito al cine de Alfred Hitchcock pone de relevancia las virtudes de este film, pero también sus limitaciones. Amini toma buena nota de las aportaciones de Anthony Minghella, René Clément y, por supuesto, el propio Hitch a la obra de Highsmith, pero se le ha olvidado contribuir con una visión personal. Estamos ante el notable trabajo de fin de curso de un alumno aplicado, nunca ante un debut deslumbrante." (Noel Zeballos. Fotogramas).

"Adaptación bastante sosa de la novela de Patricia Highsmith en la que la emoción brilla por su ausencia. Poca química general en una producción en la que lo más destacado es su catálogo textil y de complementos para lucir bajo el sol europeo." ("Las dos caras de enero": Mi vida en ruinas. José Arce. La Butaca. net)

_________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Un film elegante con fuertes influencias de Alfred Hitchcock, en la forma de generar tensión con un tipo de música muy característico, el atuendo de la mujer, acorde al de las protagonistas del maestro, constituido por trajes muy básicos, de colores muy cálidos, y cabello rubio, que evoca a Grace Kelly o Tippi Hedren;  de Anthony Minghela en la luminosidad mediterránea que impregna con su luz a los personajes, ya sea en el Parthenon, ante la gran mezquita de Estambul o paseando por las calles de estos enclaves históricos tan reconocibles por el público, que nos traslada a aquel film interpretado por Jude Law y  Matt Damon, 'El talento de Mr.Ripley, también basado en una obra de Haighsmith.

Aunque se observan diversidad de opiniones, la película se disfruta y se vive con placidez, pero también con tensión, en torno a un tema que ya trató Paolo Sorrentino en 'Las consecuencias del amor', cinta en la que un agente en bolsa osó hacer un negocio fraudulento con dinero de las mafias. Un error de tal calibre hace imposible que encuentre un lugar donde esconderse de una organización supranacional y global. Aquí el tema se complica tras los errores que comete Chester McFarland, que se deja acompañar en su huida por un joven también norteamericano, involucrado por azar en un crimen, de familia pudiente, al que un enfrentamiento con el padre transformo en un pícaro que vive del engaño en una ciudad turística como Athenas, en la que se habla un idioma que pocos entienden, lo que le da una posición ventajosa. Una buena sorpresa, para un film que en principio, no genera muchas expectativas.

Comentarios