Mi otro yo. Isabel Coixet. Crítica.











Llueve, así es el inicio de una película que aparenta terror y violencia partiendo de una pesadilla en un túnel y que, en realidad, es el juego psicológico de una adolescente, el fin de una infancia perfecta que interpreta Sophie Turner de manera distante. La pesadilla es la realidad, que va destapándose y encajando mientras se quiebran los cristales y deja de funcionar el ascensor. 
 
“Es más seguro ser lo que destruimos”  dice lady Macbeth, el papel de Fay en el instituto, el vínculo con lo que va a ir sucediendo: la deconstrucción, mientras descubre el pasado oculto y su presente desdoblado. 

El miedo es un poco raro y triste…, hay un momento kleenex y una primera vez en el amor. Pero Laylase desvela aunque ya estaba controlándolo todo con sus reglas: para salvar una vida hay que perder otra. En el túnel acaban los tormentos de papá y la confusión de Fay. Y, al final, lady Macbeth engaña hasta a su propia madre, excelentemente protagonizada por la frágil Claire Forlani, la única que entiende que las enfermedades más mortales no son las del cuerpo sino las del alma.

Si hasta ahora no entendías o no te gustaba el cine de Coixet esta es la película para volver a intentarlo. Un film muy british en las hechuras, movimientos de cámara y su montaje. Buen guión sin pastosidad en el ritmo, fácil de ver y entender, sin palomitas.



Mar Outsiders.

Estreno: 27 de junio de 2014.



Comentarios