Casi famosos. Cameron Crowe




Ficha técnica:


Título original: Almos Famous
País: Estados Unidos
Año: 2000
Duración: 118 minutos

Dirección: Cameron Crowe
Guión:  Cameron Crowe
Casting: Gail Levin
Dirección de Fotografía: John Toll, a.s.c.
Música:Score: Nancy Wilson; Varios; supervisor: Danny Bramson
Edición:  Joe Hutsing, a.c.e., Saar Klein; Patrick  Ballin
Supervisor efectos visuales: Ed Jones
Directores  artísticos:  Glay A. Griffith, Clayton R.Hartley; Virginia Randolph-Weaver
Decorador del set: Robert Greenfield

Diseño de Vestuario: Betsy Heimann

Productores: Cameron Crowe, Ian Bryce
Productor asociado: Scott M.Martin
Co-Productor: Lisa Stewart
Produción manager/Productores asociados: Martin P. Ewing, Steven P.Saeta
Compañías: Columbia Pictures, Sony Pictures Entertainment & Dreamworks Pictures presentan a Vinyl Films Production


Intérpretes:



Billy Crudup: Russell Hammond
Frances McDormand: Elaine Miller
Kate Hudson: Penny Lane
Jason Lee: Jeff Bebe
Patrick Fugit: William Miller
Zooey Deschanel: Anita Miller
Michael Angarano: Joven William
Noah Taylor: Dick Roswell
John  Fedevich: Ed Vallencourt
Mark Kozelek: Larry Fellows
Fairuza: Sapphire
Anna Paquin Polexia Aphrodisia
Olivia Rosewood: Beth de Denver
Jimmy Fallon: Dennis Hope
Philip Seymour Hoffman: Lester Bangs
Liz Stauber: Leslie
Bijou Phillips: Estrella Star
Alice Marie Crowe: Mrs. Deegan
J.J.Cohen: Roadie Scully
...



Sinopsis:



William Miller (Patrick Fugit) es un chico de 15 años que escribe críticas de discos para un periódico underground. Un día decide enviárselas a un periodista underground (Philip Seymour Hoffman) y consigue llamar su atención.  Tanto que se hace amigos y Bangs se convierte en su mentor cuando a William lo llaman de la revista Rolling Stone para enviarle con el grupo Stillwater en su gira de 1973. Es entonces cuando conoce a Penny Lane (Kate Hudson) la cual se convierte en su gran amiga. Él reponde con absoluta adoración por Penny mientras que ella se enamora del carismático guitarrista del grupo, todo ello marcado por un entorno de sexo, drogas y rock & Roll.



Comentario:



La interpretación de una historia como la que nos cuenta Cameron Crowe, (Jerry Maguire, 1996, Vanilla Sky, 2001...),  cuyo background es el rock & roll y las figuras míticas que lo hacen posible, en torno a las cuales pululan un gran número de jovencitas, gruppies unas, 'banderas' o seguidoras de las bandas otras, dependerá no sólo de la mayor o menor atracción que sintamos por la música que dominó todo el siglo XX y que sigue ejerciendo su influencia en el XXI, cohabitando con otros movimientos como el pop. la música indie  e incluso el blues, sino de las propias experiencias que nos ayuden a entender el mensaje múltiple que nos envía el realizador.

Los músicos famosos, o casi famosos, son mitos, a los que no conviene acercar demasiado los focos, ni hurgar en sus vidas cotidianas, sus celos, sus rencillas, sus relaciones personales, sus hábitos alimenticios, su entrega al alcohol y las drogas (otro mito) o su orientación sexual, por poner solo unos cuanto ejemplos. Y estos es precisamente lo que hace el protagonista, un pequeño periodista, William Miller, interpretado por Patrick Fugit, hijo de una profesora universitaria con los suficientes conocimientos como para saber que sus hijos se han de ir, tarde o temprano, de casa, pero que prefiere que lo hagan cargados con el mayor bagaje formativo y cultural que ella pueda darles y que le advierte al líder de los Stillwaters, cuando la trata con condescendencia, de que no está tratando con una mujer con una fregona en la mano. Y es que es de todos conocidos que todos los hombres y mujeres que pueblan la Tierra tienen madre, y una se pregunta dónde está la de Penny Lane, un año mayor que William, una 'bandera' que sigue al grupo en su gira y mantiene una relación sentimental con Russell (Billy Crudup) el guitarrista mítico del grupo. La respuesta es sencilla: muerta. Mientras vivía siempre deseo que su hija se casara con un caballero y por esta razón la llamó Lady. De este modo, sabemos, pues, que los duros roqueros tienen madres, esposas y amantes, de las que sólo se 'libran' mientras están de gira, rodeados de sus jóvenes fans, más o menos comprometidas con su historia. La madre de William lamenta el papel que le ha tocado jugar: "Yo no lo pedí, -afirma-, pero lo representaré."

En el otro extremo del espectro, los críticos, que consideran a los famosos gente guapa sin valores y creen que una buena crítica debe ser honrada pero a la vez despiadada. Unos y otros se retroalimentan: críticos experimentados como Lester Bangs (Philip Seymour Hoffman) advierte al jovencísimo aprendiz de periodista de que no confraternice con los miembros del grupo, no se deje arrastrar por su rollo, porque él no está en su onda, no se emborracha, trabaja y está constantemente en casa. Los críticos son los verdaderos artistas, su arte es duradero, no como el de aquellos que les dan de comer, porque son la escusa de su trabajo. Pero mientras los periodistas especializados que escriben en periódicos y revistas tratan de desentrañar valores permanentes, como la culpabilidad, el anhelo de amor disfrazado de sexo, o al revés, los músicos son gente mimada y superficial. Aconseja al casi-niño que escriba un artículo de fondo, y lo oriente de tal forma que aparezcan como una banda de mediocres, incapaz de asumir el éxito. Este personaje, el más cínico de la película, se erige en un fiel representante de los de su clase.

Un buen film que ha sabido ver a los músicos no sólo como mitos, sino como personas, sin desgastarlos demasiado. No ha podido evitar mostrar las rivalidades entre los hombres y mujeres que componen una banda por erigirse como líderes, y en una ocasión en la que el pequeño avión en el que viajan atraviesa una tormenta eléctrica y está a punto de morir hacen una confesión general de sus pecados, sus complejos de culpa, sus celos, sus pasiones, sus deslealtades..., porque, en definitiva son seres humanos, como somos los demás.

El film es, en cierta medida, autobiográfico, ya que Crowe, durante su adolescencia,  acompañó a grupos como The Eagles o Led Zeppelin. Algunas anécdotas de estos grupos las reencarna en  los Stillwater, como el que Russell Hammond  se lanzara a una piscina desde el tejado de una casa, emulando a Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin. (fanáticosporvivir.com)

Muchos han querido ver en el film una 'road movie' en busca de la identidad de un joven adolescente, con dos tutores que lo manejan a distancia: la madre que lo presiona con los estudios y el temor a las drogas y el sexo, y el periodista, su mentor, que le advierte de que en ese mundo él es y siempre será 'el enemigo', que jamás estará en la onda de los músicos, porque su tarea es estar sereno  y reflexivo, mientras que éstos, a los que su trabajo le obliga a observar y analizar, necesitan estar cargados de adrenalina, actuar sin pensar, dejarse llevar, para crear un buen espectáculo. El film comienza en el año 1969, época de revoluciones, y, a pesar de lo que se diga, el papel que representa Frances McDorman, el más 'desagradecido' de todos, es el de una mujer viuda que ha criado sola a sus hijos, una  madre dotada de una gran tolerancia en relación sus ellos a los que lleva de noche a los conciertos y pasa luego a recogerlos, y debe sufrir no sólo sus desplantes, sino que abandonen pronto el hogar, cuando apenas son unos críos: la chica apenas cumplidos los 18 años, y Willian realiza su gira iniciática siendo un menor de quince años. La única exigencia que impone la madre es la de que se gradúe. Penny Lane (nombre inspirado en la famosa canción de los Beatles) no había hecho nada nunca nada por iniciativa propia, a pesar de que nadie se lo impidiera; soñaba con ir a Marruecos, algo que sólo hace cuando rompe su relación con el guitarrista, animada por Willy que sigue con su 'profesión' de crítico musical, sin abandonar los estudios de derecho.

Un film que se disfruta no sólo por la buena música, una parte compuesta para la propia película por músicos célebres que se juntaron para la ocasión, sino por la aportación al conocimiento del ser humano en etapas muy sensibles de su vida, cuando se está formando como individuo. Si malo es tener quien te controle, no parece mejor carecer de cualquier ser querido que te apoye, y que no coincida con tu amante, con el que siempre se entablará otra lucha por el poder, que está a punto de llevarse por delante a Penny Lane. Su viaje a 'Marruecos' lo hará sola; William seguirá también solo su propio camino. que diverge del de ella.


 

Comentarios