Joe, ciudadano americano. John G.Avildsen






___________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Joe
País: Estados Unidos
Año: 1969
Duración: 99 minutos

Dirección:  John G.Avildsen
Guión: Norman Wexler
Dirección de Fotografía: John G.Avildsen
Música. Compuesta y dirigida por Bobby Scott
Edición: George T.Norris

Productores: David Gil, Dennis Friedland y Christopher G.Dewey
Compañías. Cannon Productions

___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Peter Boyle: Joe Curran
Dennis Patrick: Bill Compton
Audrey Caire: Joan Compton
Susan Sarandon: Melissa Compton
K.Callan: Mary Lou Curran
Pat McDermont

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Un hombre de vida acomodada tiene una pelea con el novio de su hija, al que responsabiliza de la sobredosis que ha llevado a ésta al hospital. Mata al chico. Por si fuese poco, termina por confesar el crimen a un tipo rudo y molesto que conocerá en un bar. A partir de ahí, por temor de que hable, no tendrá más remedio que dejarle entrar en su vida.

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario:

Joe es  la tercera película de John G.Avildsen (Rocky, 1976, Salvad al tigre, 1973, Karate Kid, 1986...), y, a pesar de que pertenece al grupo de películas olvidadas por la escasa brillantez visual, a causa de los escasos recursos empleados en su realización, con una fotografía a cargo del propio director y unos efectos especiales muy rudimentarios, que la han relegado durante más de cuarenta años, es una cinta que merecer verse. La torpeza de su ejecución la convirtieron  ya en su momento en poco apta para un público exigente y acostumbrado a los mejores cineastas que disponían de una buena financiación o que arriesgaban en el uso de nuevas tecnologías y nuevos modos de representación, cuando Lucas estaba a punto de lanzar 'THX 1139' en 1971; unos fechan Joe en 1969 y otros en 1970, pero es un producto muy primitivo en su concepción estructural, la gramática visual y la edicción.

Los que fueron testigos directos de las revoluciones del mayor francés de 1968, o la Revolución del amor hippie en  1969, puede que no se sintieran a gusto con el retrato que se hacía de ellos, más que contracultural, delincuencial, aunque salen beneficiados en el contraste que se establece entre ellos y los magnos representantes de la  cultura de los rednecks, los cuellos rojos, generalmente procedente de los estados sureños, esclavistas y muy conservadores. Gente que vota al partido republicano y que se sienten amparados por el gobierno de Richard Nixon, al que llamaban Trick Dicky, La diferencia que hay entre Compton, el asesino del compañero-camello de su hija, y Joe, un resentido panadero que expresa a voz en grito la fobia que le producen los negros, los hippies, los universitarios y todos aquellos que incluye bajo la etiqueta de 'liberales', es que el segundo es un hombre primitivo, verdaderamente peligroso y capaz de llevar a cabo todo lo que proclama a voz en grito en sus discursos radicales que acaban agotando al resto de la clientela, no mucho más progresista que él, pero sí menos brutal.

Joe arrastra al padre herido en su dignidad de  hombre culto y de negocios, primero a descender a los infiernos e involucrarse en las orgías hippies, que tanto odia, atraído por el sexo y el alcohol; después, saciadas estas necesidades del modo más primario, una pequeña excusa como el robo de su cartera será una justificación suficiente para este ciudadano medio americano, al que sólo le falta el baño de sangre para sentirse satisfecho, se desmadre definitivamente, un arrebato que para Compton tendrá las consecuencias más inesperadas y graves. La historia de Avildsen se acerca bastante al cinema verité  y logra que el espectador se involucre y se interese por ella; no está tan claro con el público actual acostumbrado a otros modo de representación e incluso implicados personalmente en la realización de sus pequeñas producciones, algunas de bastante calidad y muy cercanas a sus aspiraciones.

Desde luego es una película de interés para el cinéfilo, interesado en conocer los orígenes de directores como Avildsen, y los primeros pasos de actores como Susan Sarandon y Peter Boyle (monstruo de 'El jovencito Frankenstein' de Mel Brooks, 1974), para los que Joe supuso  el inicio de su carrera en el cine, su primer trabajo de una larga serie que los ha conducido a la cima.

Comentarios