Llenar el vacío. Rama Burshtein




__________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Título original: Fill the void
País: Israel,
Año: 2012,
Duración: 90 minutos.

Dirección: Rama Burshtein.
Guión; Rama Burshtein.
Casting: Michal Koren.
Dirección de Fotografía: Assaf Sudry.
Música original: Yitzhak Azulay.
Decorados: Ori Aminov.
Montaje: Sharon Elovic.
Sonido Moti Hefetz Aviv Aldema.
Postproducción: Tammy Cohen

Diseño de Vestuario: Chani Gurewitz
Maquillaje: Eti Bennun

Productor: Assaf Amir
Compañías: Israel Film Fund, Reshet Broadcasting, Hot, Avi Chai Foundation y Sundance Institute.

___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Hadas Yaron,
Yiftach Klein,
Irit Sheleg
Chaim Sharir
Razia Israely
Hila Feldman,
Renana Raz,
Yael Tal,
Michael David Weigl

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Shira es la hija más joven de una familia judía ortodoxa de Tel Aviv. Prometida con un joven de su misma edad, a sus 18 años Shira se siente preparada e impaciente. Pero la muerte de su hermana mayor, Esther, al dar a luz a su primer hijo, trastocará por completo la vida familiar y el futuro de Shira, que se verá obligada a elegir entre los deseos de su corazón y el deber familiar. (Filmaffinity)

___________________________________________________________________________________________________________________

Premios (Filmaffinity):

2012: Festival de Venecia: Mejor actriz (Yaron) y Premio SIGNIS (mención especial)
2012: Independent Spirit Awards: 2 nominaciones, incluyendo Mejor primer guión
2013: Premios del Cine Europeo: Mejor fotografía

______________________________________________________________________________________________________________-----

Ctíticas:

Por primera vez en la historia de la humanidad (y más allá), una película ultraortodoxa trasciende los estrechos límites de la comunidad ultraortodoxa para llegar a sitios algo más heterodoxos como un festival de cine. Y contada la anécdota, se acabó el ultraortodoxo experimento.  (...)Lo que se alcanza a ver es una sociedad machista, furiosamente paternalista y anquilosada en un monolítico rosario de reglas, preceptos y supersticiones que, para la directora, no merecen reflexión alguna. Todos son felices en su acrítica y antiilustrada sumisión. Premiosa, cargante y simple. Por supuesto y por absurdo, gana la resignada resignación (o reducción) a lo absurdo. (Luís Martínez. Cine/Mostra de Venecida, Diario 'El Mundo).



Comentarios