Perdona si te llamo amor. Joaquín Llamas



___________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Título original:  Perdona si te llamo amor.
País: España.
Año: 2014.
Duración: 120 minutos.
Género: Comedia.

Dirección:  Joaquín Llamas.
Guión: Fran Araujo y Manuel Burque, basado en la novela de Federico Moccia.
Dirección de Fotografía: David Omedes.
Música: Arnau Bataller.
Montaje: Oriol Montaner.

Diseño de Vestuario: Rocío Pastor

Productores: Pedro Pastor, Ghislain Barrois y Álvaro Augustín.
Diseño de producción: Josep Rosell.
Compaías. Distribuidora: Emon


___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Irene Montalà: Elena,
Joel Bosqued: Fer,
Àlex Maruny: Satur,
Àlex Batllori: Jorge,
Jordi Rico: Felipe,
Adrià Collado: Enrique,
Cristina Brondo: Susana,
Jan Cornet: Marcelo,
Paloma Bloyd: Niki,
Daniele Liotti: Álex,
Lucía Guerrero : Erica,
Lucía Delgado: Diana,
Pablo Chiapella: Pedro.

__________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Álex, de 37 años, es un ejecutivo publicitario de éxito, atractivo, inteligente y brillante. Ansía conseguir por fin la estabilidad emocional. Sin embargo, es rechazado por su novia cuando le propone matrimonio. Incapaz de asumir el golpe, parece que su idílica vida comienza a desmoronarse. Precisamente en ese momento irrumpe en su camino sin previo aviso y como un vendaval Niki, estudiante de 17 años que no sólo consigue seducir y enamorar a Álex, sino dar un giro total a su vida.

___________________________________________________________________________________________________________________


Crítica:

Uno tiene que frotarse los ojos varias veces para al final poder entender que sí, que es lo que parece, que los españoles hemos hecho una versión de la película de Federico Moccia, de la que además es guionista y autor de la novela en la que se basa. Yerra Andrea G.Bermejo  (Cinemanía) cuando  descalifica el film del italiano, al que llama 'italianada' y afirma que la versión de Joaquín Llamas es mucho más fina, olvidando que si esta franquicia triunfó es porque su fundamento era la idiosincrasia italiana, los lugares en los que se inscribe la historia de amor y el especial atractivo de los actores, una serie de elementos capaces de atrapar a los adolescentes. Por otro lado Álex no es un joven cualquiera de 37 años, sino un hombre guapo, 'forrado' de dinero, que epata a las jovencitas; si en su lugar fuera un obrero de la construcción con un sueldo de 600 euros, puede tener por cierto que, aunque fuera agraciado, no tendría los mismos resultados. Álex es el 'príncipe azul' de los cuentos, y la consabida gravedad y finura del caballero español no juega a su favor en este caso, y la comparación entre Daniele Liotti  y Raoul Bova es, sencillamente, impertinente.

Jordi Costa da 'caña al mono' en 'Berlusconismo sentimental. Diario El País), cuando sentencia que: "La historia de amor entre un publicista maduro y una adolescente en estado de efervescencia amorosa sirve, pues, para dibujar una mentira sentimental en una Barcelona de anuncio televisivo, sin crispaciones sociales al fondo, ni conflictos morales." (¿Qué quería? ¿conflicto territorial?) .Jordi Batlle Caminal es un poco más moderado al afirmar que : "La nueva adaptación es prácticamente la misma película, voz en off incluida: un bomboncito tierno, blando, relleno de mermelada, para uso y disfrute de adolescentes en perpetuo estado primaveral. Bien filmada (la fotografía de David Omedes es bella y luminosa), pero epidérmica e inocua." (Perdona si te llamo amor. ¿Repetimos? La Vanguardia. com).

Nosotros concluímos: ¿Tan mal está de imaginación el cine español para sustituir una 'italianada' por una 'españolada'? A favor de los italianos: la idea es suya  y el contexto inigualable. Nos lo ponen muy mal para apoyar a la industria nacional, especialmente cuando se entretiene con juegos como éstos, que buscan el taquillazo y se dan contra la pared. ¿Por qué no ayudamos a quien realmente tiene algo que decir? Haberlos haylos, sólo hay que fijarse un poco. Una producción carpetovetónica, que no interesa más allá de los Pirineos, especialmente cuando se asocia con un modo de ser italiano. A Federico Moccia le hacen un favor: si hasta ahora había vendido más de dos millones de ejemplares de su novela, a partir de ahora puede aumentar sus beneficios en nuestro país.

Comentarios